Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Top Stories Salud ES

¿Quieres tener el corazón sano? Desayuna y hazlo bien

Logotipo de Alimente Alimente 19/03/2019 Sandra Sánchez
Desayuno energético. (iStock) © Externa Desayuno energético. (iStock)

El periodista y escritor estadounidense John Gunther dijo que toda felicidad comienza con un buen desayuno. La felicidad no sabemos con certeza, pero la salud sí. Sotirios Tsalamandris, cardiólogo y profesor de la Universidad Nacional Kapodistrian de Atenas (Grecia), dirige un doble estudio sobre este tema, apoyado por la Sociedad de Cardiología Helénica y que se acaba de presentar en la reunión anual del Colegio Americano de Cardiología.

El objetivo, aportar más luz sobre cómo los hábitos de vida que seguimos tienen una repercusión directa en nuestra salud vascular. Como el doctor Tsalamandris señala, "el estilo de vida es un factor de riesgo infravalorado de las enfermedades cardiovasculares. Nuestros estudios enfatizan esos factores que tienen impacto en los problemas del corazón y muestran la necesidad de tomar medidas preventivas". Estas, además, son como veremos sencillísimas.

"Es tan importante qué se desayuna habitualmente como qué patrón alimenticio se sigue"

Esos factores estudiados son dos: cómo desayunamos y cuánto vemos la televisión (y quien dice televisión quiere decir permanecer de forma sedentaria frente a cualquier tipo de pantalla). La investigación griega se ha centrado en 2.000 personas adultas de la región de Corintia, de entre 40 y 99 años, siendo la edad media de 63 años. Entre ellas había participantes sanos, otros con riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y otros con alguna de estas enfermedades ya diagnosticada. Respondieron a distintos cuestionarios detallados sobre hábitos de alimentación y actividad física y se sometieron a dos tests no invasivos para evaluar el estado de sus arterias y ver el riesgo de aterosclerosis y de accidente cerebrovascular.

Foto: iStock. © Proporcionado por Titania Compañia Editorial S.L. Foto: iStock.

Para realizar el trabajo sobre el desayuno, los participantes se dividieron en tres grupos, según la cantidad de energía calórica diaria que obtenían de la primera comida del día: energía alta (cuando el desayuno aportaba más del 20% de las calorías diarias), baja energía (entre el 5 y el 20% de las calorías diarias) o ausencia de desayuno (cuando se lo saltaban o era tan mínimo que suponía menos del 5% de las calorías diarias). Doscientas personas tomaban un desayuno altamente energético, casi 900 lo tomaban más ligero y unas 680 no desayunaba.

Así, los científicos han comprobado que aquellos que desayunan fuerte tienden a tener unas arterias notablemente más sanas que los que lo hacen de forma más ligera y que los que no tomaban nada a primera hora. Como señala el doctor Tsalamandris, "un desayuno completo y energético debería formar parte de un estilo de vida saludable. Que el desayuno suponga más del 20% de la ingesta calórica diaria puede tener una importancia similar o incluso superior que el patrón alimenticio de una persona, esto es, que siga una dieta mediterránea, una baja en grasas u otra de otro tipo".

Ingredientes a incluir en el desayuno

¿Qué entiende este estudio por desayuno energético? ¿Cuál es el que ha demostrado ser saludable para el corazón? Los ingredientes más comunes de los participantes que tomaron un desayuno más completo son: leche, queso, cereales, pan y miel. Los desayunos más frugales contenían mayoritariamente café o leche desnatada, pan con mantequilla, miel o fruta.

Yendo a los datos concretos, la investigación mostró que la circulación arterial fue anormal en el 15% de los que se saltaron el desayuno, el 9,5% de los que consumieron un desayuno de baja energía y el 8,7% de los que desayunan más fuerte. Además, se encontró más placa en las arterias carótidas del 28% de las personas que se saltan el desayuno, el 26% de las que lo toman con pocas calorías y el 18% de las que desayunan de forma más potente.

Foto: iStock. © Proporcionado por Titania Compañia Editorial S.L. Foto: iStock.

Esta investigación demuestra una asociación directa entre desayunar fuerte y tener una mejor salud cardiovascular, pero no se adentra en las causas. Sin embargo, basándose en estudios previos, los científicos ofrecen dos explicaciones posibles: una es que la gente que desayuna bien tiende a tener también otros patrones de vida saludables (entre ellos, no fumar o hacer ejercicio físico con regularidad) frente a los que no desayunan; y la segunda estaría en los beneficios para el corazón provenientes de los ingredientes específicos de este tipo de desayuno, especialmente los lácteos.

Saltarse el desayuno se asocia con una incidencia de infarto más del 20% superior frente a los que sí lo toman

Ya en 2015 un trabajo del Hospital General de Valencia, el Hospital Clínico Universitario de Valencia y el Hospital Universitario de San Juan de Alicante comprobó que la mitad de los pacientes que ingresaron en sus centros por síndrome coronario agudo tenían un patrón dietético de desayuno incorrecto. Y un dato igualmente apabullante es el que ofrece una investigación realizada por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard y publicada en 'Circulation': omitir el desayuno se asocia con una incidencia de infarto entre el 21 y el 27% superior a quienes sí desayunan.

Foto: iStock. © Proporcionado por Titania Compañia Editorial S.L. Foto: iStock.

Una segunda parte del nuevo estudio realizado en Grecia ha analizado el tiempo que los participantes pasaban sentados semanalmente frente a la televisión. Y comprobó que aquellos que le dedicaban más tiempo a la pequeña pantalla (más de 21 horas a la semana) tienen casi el doble de riesgo de sufrir problemas cardiovasculares que los que pasaban frente a ella menos de siete horas a la semana. Como indica Tsalamandris, "aquí hay un mensaje claro: 'Apaga la tele y levántate del sofá'. Incluso las actividades que suponen un gasto energético bajo, como salir con amigos o realizar las tareas de la casa, pueden tener un alto beneficio para la salud comparado con pasar el tema sentado mirando una pantalla".

Las enfermedades cardiovasculares suponen la primera causa de muerte en el mundo occidental, nuestro país incluido. Y en gran medida son evitables. Solo en este estudio encontramos dos claves bien sencillas que conviene convertir en hábitos: desayunar bien y llevar una vida más activa. La Fundación Española del Corazón (FEC) aboga por llevar a cabo políticas en este sentido, siguiendo el ejemplo de Finlandia. En el país nórdico, desde los años 70 del pasado siglo se han puesto en marcha acciones sociales que van desde la creación de programas que promueven la vida más saludable en colegios y oficinas a luchar con contundencia contra el tabaco. Y en estas décadas dichas políticas de prevención han conseguido reducir hasta un 80% su tasa de mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Alimente

image beaconimage beaconimage beacon