Desde el pasado 21 de mayo y hasta nueva orden, los ciudadanos españoles mayores de 6 años -salvo casos excepcionales- tenemos la obligación de utilizar mascarilla cuando nos encontremos en la vía pública y no sea posible guardar de forma constante y efectiva el distanciamiento social, con el fin de evitar la propagación del COVID-19.

Lo novedoso de la medida, tras cientos de mensajes contradictorios desde el inicio de la pandemia, y la falta de cultura en su uso de nuestro país, está provocando que la mayoría de ciudadanos se planteen multitud de cuestiones al respecto. 

Desde aquellas relacionadas directamente con las propia media adoptada por el gobierno y sus contradicciones, como si es obligatorio su uso para hacer deporte, hasta cuestiones más mundanas como donde comprar mascarillas baratas, cómo saber si es falsa o simplemente cómo utilizarlas de forma correcta.

Como ya sabrás existen diferentes tipos, entre ellas las más demandadas son las de tipo de reutilizable, ya sean de tela u otros materiales. Éstas pueden lavarse, y ser utilizadas de nuevo pero ¿cuál es la forma correcta de lavar una mascarilla? ¿cada cuanto tiempo hay que lavarlas? ¿cómo debes guardarla hasta el siguiente uso?

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. las de tela que se usan durante la pandemia de coronavirus deben lavarse regularmente, esta información es bastante relativa, lo ideal es lavarla todos los días después de su uso.

Es un poco engorroso, pero es sin duda lo más aconsejable para prevenir el COVID-19 y otras enfermedades. La parte positiva es que para lavar la mascarilla podemos utilizar la lavadora como si de otra prenda de ropa se tratase.

Las lavadoras son una forma segura de lavar la mascarilla que puede ser incluida como un elemento más de la colada. Eso sí, al tratarse de una prenda que estará en contacto una piel tan sensible como es la de la cara puede que sea conveniente un cambio de detergente, por uno especial para pieles sensibles que no irrite la piel

Una buena opción son los productos que suelen utilizarse para lavar la ropa de los bebés, con menos sustancias irritantes, sin perfumes, y que puedes encontrar en centros comerciales como Mercadona.

Una vez lavada puede secarla en el tendedero, mejor en interior, o meterla en la secadora. El secado por calor extremo es sin duda la opción más recomendable, el problema es que en España no es un electrodoméstico muy común por nuestro clima mediterráneo.

Pero claro, a no ser que tengas familia numerosa, no es común poner una lavadora todos los días. En estos casos puedes recurrir al lavado a mano, solo con agua y jabón, no es necesario lejía u otros productos que podría irritar tu piel.

Utiliza para ello un jabón para prendas delicadas. Si las has utilizado para hacer deporte o trabajado con ella durante varias horas pueden frotarla con agua y con el detergente durante unos minutos antes de aclararla. Si la has utilizado para un sencillo paseo puede ser suficiente con dejarla sumergida en agua jabonosa durante unos minutos antes de aclararla bien y ponerla a secar.

Una vez seca es recomendable guardar la mascarilla reutilizable en una bolsa de papel limpia. Es importante que quede aislada pero que pueda transpirar, por lo que se recomienda evitar las bolsas de plástico, sobre todo las típicas para bocadillos con cierre hermético.