Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Top Stories Salud ES

El lado bueno del queso (sí, puedes seguir comiéndolo aunque no vas a adelgazar)

Logotipo de Woman Woman 11/01/2017
© Proporcionado por Grupo Zeta

Tiene mala fama por ser rico en grasas y sodio. Una loncha de cheddar puede contener hasta 9 gramos de grasa y 180 miligramos de sodio. Además es rico en grasas saturadas y colesterol. Por eso durante mucho tiempo los quesos han sido un elemento prohibido en las dietas de adelgazamiento. Según explica Arne Astrup, del departamento de Nutrición, Ejercicio y Deporte de la Universidad de Copenhagen en Dinamarca, las investigaciones más recientes han mostrado que las moléculas que componen el queso funcionan en un modo que benefician la salud. Estos son algunos de sus beneficios.

Su alto contenido de proteínas, calcio y vitamina B12

Su contenido en proteínas es casi igual al de grasas y el organismo lo emplea en construir las estructuras de las células. El calcio, por su parte, es útil para la densidad de los huesos, al tiempo que la vitamina B12 ayuda a que los glóbulos rojos se forme de un modo apropiado y al buen funcionamiento del sistema neurológico.

Tiene cierta función cardioprotectora

Según un estudio publicado en 2016 en la revista 'Journal of the American Heart Association' asegura que el queso no tiene un efecto perjudicial para el corazón sino todo lo contrario porque se asocia con la reducción de riesgo de ictus y un menor riesgo cardiovascular. Además comer cantidades moderadas de queso es predictor de una vida larga. El queso ha demostrado tener menores niveles de colesterol LDL (el llamado malo) frente a la mantequilla.

No eleva la tensión arterial a pesar de su alto contenido de sodio

Aún los científicos están intentando averiguar por qué, que creen que otros ingredientes del queso, como el calcio y algunos ácidos grasos, podrían atenuar el efecto perjudicial del exceso de sal.

Contiene bacterias fermentadas

Estas bacterias tienen unos efectos beneficiosos en el intestino y que parecen mejorar el metabolismo. Se necesitan más investigaciones para acabar de desentrañar los misterios del queso, pero la buena noticia para los quesoadictos es que si se come moderadamente aparentemente no hay perjuicio para la salud, e incluso puede haber algunos beneficios.

En resumen, ahora se puede comer queso sin sentirse culpable.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Woman

image beaconimage beaconimage beacon