Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Top Stories Salud ES

Las claves por las que la manzana y el té prolongan la vida

Logotipo de Alimente Alimente hace 6 días Patricia Matey
Foto: iStock © Externa Foto: iStock

El viejo refrán anglosajón ‘an apple a day keeps the doctor away (una manzana al día mantiene al médico lejos de ti) ha vuelto a confirmarse por la ciencia. Llegan nuevas evidencias que certifican su papel protector frente al cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

Foto: iStock © Proporcionado por Titania Compañia Editorial S.L. Foto: iStock

Según la Fundación Vivosano, la manzana es el fruto del Manzano, árbol de la familia de las Rosáceas. En esta familia se encuentran arbustos silvestres o cultivados como el endocrino, las rosas u otros árboles como el almendro o el cerezo. El manzano es un árbol caduco de hasta 15 metros con tallos grises y ramas jóvenes pubescentes. Se piensa que lo más probable es que proceda de la especie Malus Siversii Ledeb cuyo origen es de hace 15.000 años en el centro de Asia.

El secreto de su gran poder radica en su actividad antioxidante, que se debe fundamentalmente a su alto contenido en fenoles y flavonoides. Se sabe, además, que se trata de una de las frutas con más capacidad para luchar contra los radicales libres.

Según la revista Nutrición Hospitalaria, los flavonoides son “pigmentos naturales presentes en los vegetales y que protegen al organismo del daño producido por agentes oxidantes, como los rayos ultravioletas, la polución ambiental, sustancias químicas presentes en los alimentos, etc”.

El organismo humano no puede producir “estas sustancias químicas protectoras, por lo que deben obtenerse mediante la alimentación o en forma de suplementos. Están ampliamente distribuidos en plantas, frutas, verduras y en diversas bebidas, como el té, y representan componentes sustanciales de la parte no energética de la dieta humana”.

Son muchas las evidencias acumuladas que constatan su verdadero papel preventivo en las las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, las dos causas más frecuentes de mortalidad en los países desarrollados. Así, una investigación llevada a cabo por científicos italianos de la Universidad de Perugia, recogida en Public Health Nutrition, en la que se revisaron 20 estudios demuestra que “el consumo de la mencionada fruta está asociado a un riesgo reducido de cáncer en diferentes sitios anatómicos”.

Respecto a las enfermedades del corazón, avalan su valía trabajos como el llevado el llevado a cabo por científicos del Brigham and Women's Hospital and Escuela de Medicina de Harvard. Apoyados en el gran Estudio de Salud de la Mujer (un estudio que se inició en 1993 con 39, 876 mujeres hasta 2004 para aumentar el conocimiento de medidas preventivas tanto en enfermedad oncológica como en patologías cardiacas y otros trastornos crónicas), los científicos constataron que aquéllas que ingirieron las cantidades más altas de flavonoides tuvieron una reducción del 35% en el riesgo de eventos cardiovasculares, tal como recoge la revista American Journal of Clinical Nutrition.

Ahora, investigadores daneses han vuelto a constatar que el consumo de productos ricos en estas sustancias, como las manzanas y el té, protege contra el cáncer y las enfermedades del corazón, particularmente para los fumadores y los grandes bebedores, según una nueva investigación de la Universidad Edith Cowan (ECU) publicada en ‘Nature Communications’

Foto: iStock © Proporcionado por Titania Compañia Editorial S.L. Foto: iStock

El nuevo ensayo

Los científicos, de la Facultad de Ciencias Médicas y de la Salud de la ECU, analizaron datos de la cohorte Danesa de Dieta, Cáncer y Salud que evaluó la alimentación de 53.048 daneses durante 23 años.

Descubrieron que las personas que habitualmente consumían cantidades de moderadas a altas de alimentos ricos en flavonoides, tenían menos probabilidades de morir de cáncer o enfermedades cardíacas.

No hay solución rápida para los malos hábitos

El investigador principal, el Dr. Nicola Bondonno, ha asegurado que “aunque el estudio encontró un menor riesgo de muerte en aquellos que comieron este tipo de alimentos señalados, el efecto protector parecía ser más fuerte para aquellos con alto riesgo de enfermedades crónicas debido al consumo de cigarrillos y en los que ingerían más de dos bebidas alcohólicas estándar al día".

"El efecto protector parecía ser más fuerte para aquellos que fumaban o bebían"

"Estos hallazgos son importantes ya que destacan el potencial para prevenir ambas patologías al alentar el consumo de alimentos ricos en flavonoides, particularmente en personas con alto riesgo de sufrirlas”, ha insistido.

Según el experto, "también es relevante tener en cuenta que la ingesta de estos compuestos no contrarresta todo el aumento elevado de riesgo de fallecer asociado al tabaco y alcohol. Con mucho, lo mejor que puede hacer por su salud es dejar de fumar y reducir el consumo de alcohol".

Sabemos que este tipo de cambios en el estilo de vida puede “ser muy desafiante, por lo que alentar a una mayor ingesta de flavonoides podría ser una forma novedosa de aliviar el mayor riesgo, al tiempo que alienta a las personas a dejar ambas dependencias”.

Foto: iStock © Proporcionado por Titania Compañia Editorial S.L. Foto: iStock

¿Cuánto es suficiente?

Los participantes que consumieron alrededor de 500 mg de flavonoides totales cada día tuvieron el menor riesgo de muerte por tumores o enfermedad cardíaca.

"Es importante consumir una variedad de compuestos flavonoides diferentes que se encuentran en distintos alimentos y bebidas a base de plantas. Esto se puede lograr fácilmente a través de la dieta: una taza de té, una manzana, una naranja, 100 g de arándanos y 100 g de brócoli proporcionarían un amplia gama de estos compuestos y más de 500 mg de flavonoides totales ", han comunicado los investigadores.

El director del ensayo dijo que si bien la investigación había establecido una asociación entre el consumo de las sustancias y un menor riesgo de fallecer la naturaleza exacta del efecto protector no estaba clara, pero es probable que sea multifacética.

Se ha demostrado que los flavonoides “son antiinflamatorios y mejoran la función de los vasos sanguíneos, lo que puede explicar por qué están asociados con menores probabilidades de muerte por las patologías mencionadas”. El siguiente paso para la investigación será observar más de cerca qué tipos de cánceres y de enfermedades cardíacas estaban más protegidos por los flavonoides.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Alimente

image beaconimage beaconimage beacon