Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Top Stories Salud ES

Mitos y verdades sobre el cacao: cómo y por qué debes incluirlo en tu dieta

Logotipo de El Confidencial El Confidencial 06/10/2017 El Confidencial

Es uno de los alimentos más presentes en nuestro día a día. Ya sea como alimento puro y duro o como complemento gastronómico, no hay prácticamente nadie que no tome cacao y que no muestre cierta devoción por él.

Con este auge, prolongado a lo largo de los siglos, el cacao se ve expuesto a un sinfín de percepciones, no todas ciertas, sobre los beneficios o perjuicios de su consumo en la dieta diaria. Y eso es lo que nos hemos propuesto: arrojar luz sobre varios de los factores que más de cerca afectan al consumo de cacao en nuestra sociedad. Estas son cinco cosas que quizá no sepas sobre uno de los alimentos más consumidos del mundo.

1. Valor nutricional

En su composición original, el cacao desgrasado tiene un 35% de fibra, un 23% de proteínas, un 14% de hidratos de carbono, un 6% de minerales y un 22% de otros componentes.

Precisamente la presencia de la fibra es una de sus bazas más importantes. Según el estudio 'Los polifenoles, compuestos de origen natural con efectos saludables sobre el sistema cardiovascular', la fibra insoluble no puede descomponerse ni absorberse en nuestro intestino delgado, con lo que tiene el efecto de saciarnos y ayuda a regular el tránsito intestinal.

Además, las dietas ricas en fibra también contribuyen a mejorar los niveles de glucosa y de colesterol, según la 'Guía técnica del cultivo de cacao manejado con técnicas agroecológicas'.

Por otro lado, el cacao contiene vitaminas del grupo B y es rico en minerales como el magnesio, cobre y manganeso. También contiene sustancias naturales como la teobromina y la cafeína, esta última en una proporción muy baja. A pesar de su semejanza química, la teobromina no tiene los efectos estimulantes sobre el sistema nervioso central que presenta la cafeína.

Composición del cacao. © Proporcionado por El Confidencial Composición del cacao.

2. Efectos sobre la salud

Varios estudios han demostrado que el consumo regular de cacao reduce la tensión arterial en personas hipertensas: es el caso de 'Short term effects of cocoa consumption on blood pressure', de 'Cocoa and human health: from head to foot' o de 'Cocoa polyphenols and their potential benefits for human health', entre otros. También la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha reconocido el papel de este alimento en el mantenimiento de la elasticidad de los vasos sanguíneos.

Además, estudios como 'Alliance of Cocoa Producing Countries', que han analizado en personas de ambos sexos el impacto del consumo del cacao sobre el colesterol malo o LDL (el responsable de la arteriosclerosis), demuestran que este alimento es capaz de reducirlo de forma significativa.

De hecho, la teobromina y los flavonoides que aporta el consumo de cacao elevan el colesterol bueno o HDL, responsable de eliminar el exceso de colesterol malo que se deposita en las arterias y que causa la arteriosclerosis.

Por otro lado, un reciente estudio de la Universidad de Wageningen ha comprobado que el consumo regular de epicatequina, un flavanol muy abundante en el cacao, podría reducir en casi un 40% el riesgo de mortalidad por enfermedades coronarias. Este trabajo se suma a las evidencias que ya existen sobre los beneficios de la epicatequina sobre la función cardiovascular.

© Proporcionado por El Confidencial

3. Incidencia en el metabolismo

Por su alto contenido en flavonoides, el cacao posee propiedades beneficiosas que ayudan a reducir el aumento de peso y mantener un peso saludable en personas con dietas ricas en grasas. Así lo sostiene el Observatorio del Cacao y lo corrobora el informe 'Oligomeric cocoa procyanidins possess enhanced bioactivity compared to monomeric and polymeric cocoa procyanidins for preventing the development of obesity, insulin resistance, and impaired glucose tolerance during high-fat feeding'.

Además, los componentes del cacao también pueden regular el metabolismo hormonal, concretamente de los corticoides, lo que supondría una ayuda adicional para evitar los problemas de salud causados por la obesidad.

De hecho, un estudio científico realizado en mujeres con diferentes grados de sobrepeso corroboró que el consumo diario de derivados del cacao natural tiene efectos antiobesidad y contribuye a reducir el riesgo de complicaciones.

Así pues, la incorporación de este alimento en la dieta, junto con una actividad física regular, podría reducir el riesgo de sufrir diversas enfermedades en personas obesas.

© Proporcionado por El Confidencial

4. Mitos: diabetes, acné, excitación...

Existe un sinfín de mitos en torno al consumo de cacao: que provoca diabetes, que excita demasiado, que hace que te salga acné... Vamos a desmontar algunos de ellos.

Para empezar, la diabetes. Lo cierto es que, según estudios como 'Diabetes and chocolate: friend or foe?', el consumo regular de cacao, junto con una dieta equilibrada, no altera negativamente las cifras de glucosa en personas con sobrepeso e incluso puede ayudar a controlar mejor el riesgo de diabetes, entre otras enfermedades.

Por otro lado, el cacao tampoco provoca excitación. Y es que este alimento, en realidad, contiene cantidades de cafeína muy bajas: mientras una taza de cacao soluble aporta 0,01 mg de cafeína, una taza de café aporta entre 40 y 50 mg de esta sustancia.

Por último, en cuanto al acné, el debate ni siquiera existe. No hay un solo estudio científico que vincule el consumo de cacao con la aparición de acné. No es más que una leyenda urbana.

© Proporcionado por El Confidencial

5. Tipos de cacao

No todos los cacaos son iguales, ni mucho menos. Es necesario diferenciar entre el cacao natural y el sometido a tratamientos químicos como la alcalinización (alteración del color, el sabor y la solubilidad, añadiendo una solución alcalina).

De hecho, varios estudios científicos demuestran que la alcalinización supone perder hasta el 60% de los flavonoides que contiene el cacao natural, que son los responsables en gran medida de sus efectos antioxidantes y de sus otras propiedades. Pero ¿cómo podemos diferenciarlos?

1) Por el color. Mientras el cacao natural es marrón claro, el alcalinizado presenta un color marrón-rojizo claro o marrón-rojizo muy oscuro.

2) Por su PH. Mientras en el cacao natural el PH oscila entre el 5 y el 6, el alcalinizado puede alcanzar el 8,5 de PH.

3) Por su solubilidad. El cacao natural, al mezclarlo con líquidos, no se moja fácilmente y hace pequeños grumos. El alcalinizado tiende a disolverse más fácilmente.

Cacao. © Reuters Cacao.
Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de El Confidencial

image beaconimage beaconimage beacon