Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

«Yo no compro ni como nada que sea light»

25/06/2014 ANA MELLADO
«Yo no compro ni como nada que sea light» © ABC «Yo no compro ni como nada que sea light»

Este cardiólogo británico ha sido uno de los primeros en romper una lanza a favor de las grasas saturadas. Aseem Malhotra pidió en la revista médica British Medical Journal que se deje de pensar en los alimentos con alto contenido en grasas saturadas como responsables de los altos niveles de colesterol y del desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

«Los verdaderos enemigos son las grasas “trans” de la comida precocinada y bollería industrial», advierte en esta entrevista.

«Yo no compro ni como nada que sea light»

-Concretamente, ¿dónde encontramos las grasas saturadas?

-En la mantequilla, las carnes grasas y embutidos, el aceite de palma, los quesos grasos, la leche entera y derivados. Nos los han pintado como culpables de las enfermedades cardiovasculares, cuando no es así.

-¿Cuáles son entonces los verdaderos enemigos del corazón?

-Los alimentos procesados, los carbohidratos refinados (harina blanca, como el pan blanco y pasta blanca) y el azúcar. Por ejemplo las carnes procesadas, como hamburguesas o salchichas o la bollería industrial, cuyo consumo está muy extendido son el problema. El mensaje es simple. Coma alimentos reales, de verdad. Suecia se ha convertido en el primer país occidental en cambiar las pautas nutricionales, basándose en una revisión de 16.000 estudios, que reveló que una dieta rica en grasa y baja en carbohidratos y azúcares, contribuye a la pérdida de peso y mantener el colesterol bajo. Las mejores grasas son aquellas ricas en Omega 3 propias pescado azul, frutos secos o aceite de oliva. Como consecuencia de esa guerra declarada a las grasas saturadas, en los países occidentales se ha dado una fiebre antigrasa y una obsesión por los productos desnatados. Yo no compro ni como nada que se venda como «light» o bajo en grasa y eso es lo que les recomiendo a mis pacientes porque a menudo para suplir la falta de grasas saturadas que son la que confieren sabor a los alimentos, se añaden grades cantidades de azúcar, con lo cual es más dañino.

-En la disyuntiva de mantequilla o margarina, ¿cuál gana?

-Un nuevo análisis de los datos inéditos del estudio «Sydney Heart», que se llevó a cabo a finales de los años 60, reveló que cuando los pacientes con enfermedades coronarias reemplazaron la mantequilla por una opción supuestamente más saludable como la margarina, la mortalidad cardíaca aumentó. Volvemos a lo mismo, la mantequilla presenta grasas saturadas, para sustituirlas proponen la margarina rica en grasas trans, que son las realmente perjudiciales.

-Y el eterno, «come fruta y verdura», ¿continúa vigente?

-Por supuesto la verdura y la fruta son fundamentales en la dieta. Pero atención porque no valen zumos, ya que presentan una alta concentración de azúcar, o sopas ya preparadas. Ocurre lo mismo con los cereales, atiborrados de azúcar. Yo desayuno porridge (gachas de avena) sin azúcares añadidos y me mantiene activo durante horas. Aunque el azúcar es adictivo y soy bastante goloso, me di cuenta de que una vez que corté por completo durante dos semanas, no me volvió a atraer tanto y me siento mejor. Hace poco corrí una media maratón sin consumir azúcar añadido. Hay que huir de las bebidas azucaradas por completo. Una cocacola contiene 9 cucharaditas de azúcar y no aporta ningún valor nutricional. En mi opinión estas bebidas son tan poco saludables como fumar..

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon