Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿El alcohol hace más tontos a los adolescentes?

25/06/2014 pilar quijada
¿El alcohol hace más tontos a los adolescentes? © ABC ¿El alcohol hace más tontos a los adolescentes?

¿El alcohol hace más tontos a los adolescentes?

"Cada vez que te emborrachas te vuelves un poco más tonto" es el eslogan la nueva campaña que ha lanzado la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción, para disuadir a los más jóvenes del consumo de alcohol. La edad media para probarlo se sitúa en los 13,7 años, “pero no hay que olvidar que esa es la media, algunos empezaran incluso antes”, resalta Fernando Cadaveira, catedrático de Psicobiología de la Universidad de Santiago de Compostela y Coordinador el grupo de investigación de Neurociencia Cognitiva y Afectiva (Necea). Con su equipo investiga las consecuencias neurocognitivas del consumo intensivo de alcohol (binge drinking) en jóvenes. La conclusión es clara: “El patrón de consumo intensivo en jóvenes de inicio temprano afecta a su cerebro a nivel estructural y funcional”, señala este experto.Este consumo intensivo entre los más jóvenes es preocupante y supone la ingesta de grandes dosis de bebidas alcohólicas en un corto periodo de tiempo, en general durante el fin de semana. Una práctica que ha aumentado dramáticamente entre los adolescentes y jóvenes en la última década y que se ha convertido en un problema de salud en los países occidentales. Sin embargo, la influencia del alcohol sobre el desarrollo del cerebro ha empezado a estudiarse hace poco. Aún así las investigaciones publicadas señalan que el consumo “por atracón” deja su huella en el cerebro de los adolescentes.Se trata de “una mezcla un poco diabólica. Se unen la tolerancia, la buena integración social y cultural del alcohol, el clima que permiten hacer botellón en la calle, con un patrón distinto de la forma de beber mediterránea, que también era excesivo, pero regular y distinta. Este es más anglosajón, con consumos concentrados en poco tiempo, 2 o 3 horas, incluso con sentido instrumental: para entrar en ambiente, que tienen mucho que ver con la manera de integrarse en la diversión”, explica Cadaveira.Algunos efectos no se hacen esperar, como desinhibición inmediata que provoca y que hace posible un mayor consumo. En este mayor consumo influye también el hecho de que los efectos sedantes y de pérdida de equilibrio son menos acusados en los adolescentes que en los adultos, lo que supone que tienen más tiempo para consumir alcohol. A largo plazo también tiene consecuencias. Entre los cambios estructurales, un menor volumen en el hipocampo, una estructura especialmente plástica, y por tanto vulnerable, fundamental en la memoria y el aprendizaje, según han podido comprobar en un estudio llevado a cabo con universitarios. Los efectos eran detectables al año de iniciar el estudio. También se altera la corteza prefrontal, la parte más evolucionada de nuestro cerebro donde residen “las funciones más humanas”. Esta zona se encarga del control de la conducta “a muchos niveles. Por ejemplo es esencial para corregir el comportamiento cuando estamos equivocados, o el control motor. Es la responsable de que cuando “me apetece algo pueda contenerme, si me perjudica. Estas funciones sufren con el alcohol. Como efecto agudo de una noche y como capacidad cognitiva a la larga”. Y esas consecuencias sobre el comportamiento son insidiosas, advierte, se producen poco a poco y, por tanto, difíciles de detectar. Otros grupos de investigación han encontrado un aumento de la impulsividad, y disminución de la atención, que impide concentrarse en lo que tenemos entre manos, ambos relacionados con el efecto del alcohol sobre la corteza prefrontal. Efecto sobre la memoria Los efectos sobre la memoria también son palpables, según la investigación llevada a cabo entre los universitarios de Santiago de Compostela. Los participantes leen una historia y después se les pide que la recuerden de forma inmediata o media hora más tarde. “Los que consumen alcohol de forma intensiva tienen peor memoria que los que no beben. Y eso ya en la primera evaluación, al año de empezar el estudio. Esto persiste al menos a medio plazo. Incluso en personas jóvenes que han dejado de beber, el rendimiento siguen siendo más bajo en recuerdo demorado”, explica Cadaveira. También tienen mayor dificultad para reconocer una cara. Y es que, aclara este especialista, “una de las anomalías en el hipocampo que más llama la atención en relación al consumo de alcohol es que la neurogénesis se detiene. Y eso es perjudicial para seguir registrando datos”. También la memoria de trabajo, que reside en la corteza prefrontal, se altera con el alcohol. Este tipo de memoria nos permite tener en mente datos para finalizar lo que estamos haciendo y para planificar tareas. Además, la atención se desvía hacia la búsqueda del consumo de alcohol, igual que ocurre con otras drogas. “Sabemos poco de la reversibilidad de los efectos, aunque se puede anticipar que quienes mantienen desde jóvenes un patrón de consumo intensivo incrementan el riesgo de tener serios problemas de adultos, explica. Más depresión El alcohol provoca alteraciones del ánimo. Según algunos estudios, el riesgo de depresión entre quienes practican el “binge drinking” es seis veces mayor. La alternancia de la euforia que induce la bebida con el bajón que acompaña a los días sin consumo afectaría al hipocampo, donde el alcohol puede inhibir el nacimiento de nuevas neuronas, que se asocia con la depresión y la pérdida de memoria. De hecho, los adolescentes que empiezan a beber pronto tienen un hipocampo más pequeño que aquellos que no beben. Este efecto neurotóxico estaría mediado por el Factor Neurotrófico Dependiente del Cerebro (BDNF), que promueve la neurogénesis y la plasticidad neuronal en condiciones normales, pero el consumo abusivo de alcohol inhibiría su producción. En este sentido, el alcohol se comportaría en forma contraria al ejercicio, que potencia el BDNF y de ahí el efecto saludable de la actividad física para el cerebro. Y el perjudicial del alcohol. Dos caras de una misma moneda: el BDNF, un neuroprotector natural. Las chicas consumen más alcohol que los chicos y se emborrachan más, a pesar de que los chicos consumen con más frecuencia. Y es que en ellas, el alcohol tiene un efecto mayor, ya que por lo general tienen menor peso corporal y más grasa corporal, lo que hace que a igual cantidad de alcohol, la concentración en sangre sea mayor. Y por tanto también el efecto sobre el cerebro es más acusado, según algunas investigaciones. ¿El alcohol te hace más tonto?Los efectos neurocognitivos del alcohol son preocupantes, incide este experto: problemas de memoria, de reconocimiento de caras, de atención, estructurales... “Tengo que decir, que sí. Que es cierto. Pero el mensaje que lanza [el eslogan] es el mensaje grueso”. En su opinión hay que desenmascarar los efectos insidiosos del alcohol, que actuarían como el colesterol o la hipertensión, minando la salud. “El alcohol hace que tu cerebro sufra. En ese sentido podría decirse que te hace más tonto”.Sobre la posibilidad de aumentar la edad de consumo legal, antes de hablar de eso Cadaveria asegura que se conformaría con que se cumpliera la legislación. Es ilegal antes de los 18 años, pero los jóvenes pueden reunirse sin dificultad en la calle y obtener bebidas alcohólicas. Y lo hacen cinco años antes de lo permitido, con 13,7. “Y hay que asumirlo, en primer lugar los padres. Ahora hay una tolerancia social que lo favorece. Me conformo con que lleguemos a los 18 y después hablamos de los 21. Es un desafío importante. Los estudios que comparan los efectos en animales y humanos muestran claramente las diferencias entre los 13 y los 18 años, las mismas cantidades tienen efectos menos perjudiciales al aumentar la edad”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon