Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Por qué cuando estamos estresados nos apetecen alimentos más calóricos?

25/06/2014 EP
¿Por qué cuando estamos estresados nos apetecen alimentos más calóricos? © ABC ¿Por qué cuando estamos estresados nos apetecen alimentos más calóricos?

El 40 por ciento de las personas incrementa su consumo de alimentos calóricos en situaciones de estrés y nerviosismo, según han asegurado este jueves el coordinador del Grupo de Trabajo de Obesidad de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), Albert Lecube, y la secretaria general de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), Susana Monereo, con motivo de la celebración del XVIII Día Nacional de la persona obesa.

Y es que, el estrés funciona como un ritmo circadiano e interactúa con otros sistemas para regular una gran variedad de funciones endocrinas, inmunológicas, metabólicas y cardiovasculares. Así, más allá de la influencia que pueden tener los niveles de insulina, el estrés produce la activación del eje hipotálamo-hipofisario-glándula adrenal, favoreciendo la producción de corticoides por las glándulas adrenales.

De hecho, en el cerebro hay receptores para esta hormona que al ser estimulados actúan como factores de transcripción o regulando la expresión de algunos genes. «El estrés es una causa de ganancia ponderal. Cuando estamos en una situación estresante tenemos tendencia a comer aquellos alimentos llamados de 'recompensa', que son los que nos dan un mayor placer, ya que son ricos en azúcares y grasas», ha comentado Lecube, para avisar de que la población de mayor riesgo son los niños y adolescentes debido a que su cerebro no está del todo desarrollado y, por tanto, adquieren unos hábitos alimenticios que, en un futuro, pueden provocar sobrepeso u obesidad.

Ahora bien, la secretaria general de SEEDO ha recordado que los alimentos calóricos sólo producen un «bienestar» por un periodo corto de tiempo, por lo que cuando una persona está estresada y consume compulsivamente comida de alto contenido graso para «paliar» su estrés, a los pocos minutos de dicha ingesta vuelve a padecer ese nerviosismo. «El mejor tratamiento es el orden, comer bien, no estar todo el día picando, dormir adecuadamente y practicar diariamente ejercicio», ha comentado Monereo, para recordar que el 62 por ciento de la población española tiene problemas de peso y que, de ellos, el 22 por ciento padece obesidad.

¿Por qué cuando estamos estresados nos apetecen alimentos más calóricos?

En este sentido, la especialista ha rechazado las llamadas «dietas milagro» ya que este tipo de alimentación «acaba siempre en obesidad». No obstante, el coordinador del Grupo de Trabajo de Obesidad de la SEEN ha reconocido que aquellas personas que, inicialmente, antes de sufrir el estímulo estresante, tienen sobrepeso u obesidad leve son más propensas a incrementar su ingesta calórica y, por ende, su peso. Por el contrario, aquellas con un peso inicial de normalidad o con bajo peso suelen responder a las situaciones de estrés no modificando su ingesta.

Efecto contagio en los hijos

«Estas observaciones permiten sugerir que la diferencia entre unos y otros que justificara esta distinta respuesta podrían ser las concentraciones de insulina, mayores en aquellos con mayor índice de masa corporal», ha recalcado Lecube, para advertir de que los padres que están estresados se lo suelen contagiar a sus hijos provocando que éstos coman más alimentos calóricos y azucarados.

Como consecuencia de todo ello, la SEEN y la SEEDO han celebrado el XVIII Día Nacional de la persona obesa bajo el lema «Dile No al OBESTRÉS», con el fin de concienciar a la población sobre los riesgos que tiene la obesidad y el sobrepeso. En este sentido, Lecube ha recordado que se trata de unas enfermedades que, más allá de los problemas estéticos que puedan ocasionar, están asociadas con la aparición de otras patologías como, por ejemplo, la diabetes.

Además, provocan estigmas sociales, condicionan la calidad de vida de las personas y disminuyen la supervivencia. «Teniendo en cuenta que en España hay un incremento constante y alarmante año tras año de las cifras de sobrepeso y obesidad, creemos que la población no está suficientemente concienciada y que, por tanto seguimos comiendo mal. Por ello, y aunque las circunstancias no nos acompañen debemos hacer un esfuerzo para comer mejor y seguir el dicho de que hay que desayunar como reyes, comer como príncipes y cenar como pobres», ha zanjado Monereo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon