Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

¿Qué es el 'core' y por qué es importante para hacer ejercicio?

25/06/2014 Mujerhoy.com
© MujerHoy

Una mujer joven hace abdominales en un gimnasio

En los últimos años, hay una palabra que se ha incorporado al vocabulario 'fitness' que seguro que ya has oído en más de una ocasión. Se trata de 'core' (núcleo), pero... ¿a qué se refieren los monitores y especialistas en deporte cuándo dicen que hay que trabajar el 'core'? Aquí te damos la explicación.

'Core', vocablo inglés que significa núcleo y que será clave a partir de ahora para definir tus objetivos en 'fitness'... Y es que detrás de esta sencilla palabra de cuatro letras se encierran los músculos que definen nuestro cuerpo: abdominales, caderas/glúteos y espalda baja... Todo eso forma el 'core'.

El fortalecimiento del 'core' es esencial para los deportistas, ya sean a nivel 'amateur' o profesional; que se dedican al 'runnning' o al ejercicio con peso. ¿Cuántas veces has sentido que tu cuerpo no acompañaba a tus piernas durante una carrera? Bien, pues el 'core', en mayor o menor medida, es responsable de ello.

El problema del 'core' es que está muy poco valorado y no caemos en la cuenta de entrenarlo lo suficiente. ¿Cuándo fue la última vez que le dedicaste tiempo a tus abdominales? ¿Y a la espalda? Eso por no hablar de los músculos de las caderas... Todo ello redunda en que ésta parte de nuestro cuerpo no esté lo suficientemente entrenada respecto al resto.

La importancia del 'core' es clave para lograr armonía y el balance en nuestro cuerpo. Entre los beneficios de entrenar el 'core' están: un mejor equilibrio y estabilidad, menor gasto energético y por tanto mayor rendimiento, una mejor actitud corporal y menor dolor articular. Todo son beneficios.

Para conseguir una completa armonización deberás incluir en tu rutina semanal todos estos músculos que forman parte del 'core'...

- Abdominales: En primer lugar, hay que entrenarlos. En segundo, no hay que hacerlo 'a lo loco'. Uno de los errores más comunes a la hora de ejercitar nuestros abdominales es repetir uno tras otro hasta la extenuación. Hay que hacerlo desde varios ángulos (¿has trabajado los oblícuos y los hipopresivos?) y tratar a los abdominales como un músculo más: se recupera antes, sí, pero no quiere decir que no se canse. Trata a tus abdominales como un músculo igual (o más) de importante que tus glúteos, por ejemplo.

- Espalda baja: No se entenderían los músculos de la espalda sin los abdominales... Trabajar la parte baja de la espalda nos dará el contrapunto perfecto a nuestros abdominales. Para ejercitar nuestra espalda baja tenemos mil variantes de peso muerto que nos darán buenos resultados. Además, su fortalecimiento reducirá los dolores que te acompañan.

- Glúteos y caderas: Tal vez piensas que por salir a correr tus glúteos ya están lo suficientemente ejercitados. Otro error. 'Ataca' tus glúteos desde todos los ángulos posibles y no tengas miedo a buscar nuevos movimientos para tus caderas. Te sorprenderá la variedad de ejercicios que puedes hacer.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon