Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

11 motivos por los que los hombres viven menos que las mujeres

24/04/2015


Son pocas las personas que pueden llegar a vivir tanto como Misao Okawa de Osaka, Japón, que falleció recientemente a los 117 años, pero, si eres mujer, tienes más chances de hacerlo realidad: en promedio, la mujer vive entre cinco y diez años más que el hombre. Y esto se debe a que, desde el nacimiento y en cada etapa de la vida, el hombre tiene más probabilidades de morir. Continúa leyendo y entérate de cómo la cultura, la genética, el trabajo y otros factores inciden en la longevidad, y qué puedes hacer para desafiar las estadísticas.

1. Una mayor tendencia a delinquir

Los hombres que llevan una vida delictiva tienen mayor probabilidad de morir en un altercado, homicidio o cualquier otra situación arriesgada y/o ilegal. A lo largo de los años y en todas las sociedades, los hombres suelen cometer más delitos, de casi todas las índoles, de acuerdo con el Bureau of Justice Statistics. “Es difícil determinar por qué, aunque es probable que se deba a la genética y a las expectativas socioculturales en relación a los roles de gneéro", sugiere el doctor Donald W. Black, profesor de psiquiatría de la University of Iowa Carver College of Medicine y consultor del sistema penitenciario de Iowa. "Esta observación queda confirmada en todo el mundo. Además, en hombres, es más común la muerte por suicidio, accidente y homicidio". Respetar las reglas y no violar las leyes probablemente te ayudará a vivir más tiempo.

© MICROSOFT

2. Un cuerpo más grande

Más grande no siempre es mejor cuando se trata de vivir más. "En promedio, las personas de más de 1.80 metros de altura viven menos que las que miden menos que 1.80 m", asegura el doctor Vincent Giampapa, un médico certificado de Nueva Jersey y jefe de medicina del CellHealth Institute, una compañía del mismo estado dedicada a ayudar a la gente a vivir más y mejor a través de un enfoque celular. Estudios sobre la mutación genética conocida como "el gen de Matusalén" (como el hombre más viejo mencionado en la Biblia) apoyan esta teoría. Esta mutación parece reducir el uso de la hormona del crecimiento y, por lo tanto, las personas que lo padecen suelen ser más pequeñas pero viven más tiempo que la media. Los individuos más altos o grandes dentro de la especie tienden a vivir menos tiempo, de acuerdo con un estudio publicado en Medical Hypothesis (2004). Esto se da no solo en humanos, sino en la mayoría de las especies animales, incluyendo peces, insectos, primates y perros.

3. Mayor susceptibilidad ante enfermedades

Los hombres tienen menos suerte, incluso desde el útero. "Incluso durante el primer año de vida, los hombres tienen una mayor tasa de mortalidad, y esto se mantiene a lo largo de toda la vida", dicta Sean Hagberg, jefe de ciencia de Rio Grande Neurosciences in Santa Fe, Nuevo México, y asistente de profesor de neurocirugía en la Universidad de Nuevo México. "Además, los hombres no se desarrollan tan rápido como las mujeres, neurológicamente, en lo que respecta a la inteligencia y demás". Los hombres también tienen más probabilidades de morir por heridas, suicidio, cáncer en las vías respiratorias, cirrosis y enfermedades cardíacas. "Que las mujeres vivan más que los hombres es algo que se da en todas las culturas, por lo que es probable que sea un efecto biológico real", determina Hagberg.

4. Enfermedades cardiacas

"Un nivel más alto de estrógeno en las mujeres las mantiene protegidas frente a las enfermedades cardiovasculares por unos 10 o 15 años más que a los hombres", asegura el doctor Larry Santora, cardiólogo del St. Joseph Health System in Orange, California. “Es sabido que el estrógeno aumenta el nivel de colesterol bueno (HDL) y reduce el malo (LDL). El estrógeno ayuda a dar flexibilidad a las arterias coronarias, lo que reduce el riesgo de inflamación o heridas relacionadas con la formación de placa y la ateroesclerosis". El estrés crónico en los hombres también aumenta el riesgo coronario, ya que tiene una incidencia directa sobre el aumento de la presión arterial, el colesterol y la insulina, todos factores que llevan al endurecimiento de las arterias. "Para estar al nivel de las mujeres, lo hombres tienen que reducir riesgos", añade el médico. Comienza a hacerte análisis de presión arterial y colesterol a los 20 y toma medidas frente a cualquier situación fuera de lo normal. Es mejor comer una dieta mediterránea, hacer ejercicio, no fumar y tener un peso saludable.

5. Los cromosomas

Los hombres tienen un cromosoma XY, mientras que las mujeres tienen XX. Si se manifiesta algún problema en el cromosoma X, es más probable que el otro cromosoma X de la mujer brinde la información necesaria para que se expresen buenos genes, según explica el cardiólogo Santora. Existen muchos trastornos del cromosoma X, como la hemofilia, la atrofia muscular espinal (que afecta el control de los músculos) y un trastorno neurológico llamado síndrome de Partington. "En términos de la genética, dos cromosomas X superan a la combinación XY en la mayoría de los casos", dice el neurólogo Hagberg. Los niños que nacen con problemas en el cromosoma X no suelen sobrevivir. Otro problema relacionado con el cromosoma X es el síndrome de Alport, que, en la mayoría de los casos, es benigno en mujeres, pero en hombres genera insuficiencia renal.

6. Un estilo de vida menos saludable

Fumar, comer y beber alcohol en exceso e contener el estrés genera un aumento en la presión arterial y el riesgo cardíaco. "Esta diferencia de estilos de vida entre hombres y mujeres es cada vez menor, sobre todo porque antes no era bien visto que las mujeres bebieran y fumaran", asegura Leslie Martin, profesora de salud pública de Loma Linda University en Riverside, California y coautora de "The Longevity Project (2011)," un estudio sobre longevidad de 80 años. Las investigaciones de Martin también revelan que los hombres y mujeres que quedaron primeros en los ránkings de "masculinidad" (que se arriesgan más, adoptan pasatiempos y profesiones típicas de hombres) viven menos años. "Los hombres más femeninos tienen más protección y las mujeres masculinas tienden a vivir menos años". Martin cree que esta puede deberse a una mayor cantidad de testosterona y la atracción por actividades más riesgosas.

7. Más amenazas al sistema inmunológico

Un motivo por el cual los hombres no viven tanto como las mujeres está directamente relacionado con el sistema inmunológico, como asegura Giampapa del CellHealth Institute: “Las mujeres viven más que los hombres en general porque nacen con telómeros más largos (los extremos de los cromosomas). Estos son básicamente nuestro relog biológico. "La gente que nace con telómeros más largos suele vivir más años; y las células que este produce su sistema inmunológico funcionan mejor y por más tiempo. "La función inmunológica se mantiene sana o empieza a desmejorar dependiendo de cuán seguido tenga que enfrentarse a una amenaza", dice Giampapa. En general, los hombres están más expuestos a amenazas inmunológicas, heridas, estrés y cirugías, y esto afecta el sistema inmunológico cada vez más. "Reducir el nivel de estrés con meditación, una dieta rica en alimentos con bajo índice glucémico y buenas relaciones personales pueden tener una incidencia positiva en los telómeros y eso es particularmente bueno para los hombres".

8. "Las tareas del hogar no son para los hombres"

El papel del hombre en las tareas del hogar y la crianza de los hijos ha ganado protagonismo en las últimas tres décadas, pero el rol tradicional de la mujer como cuidadora puede haber contribuido a que la mujer viva más años a lo largo de la evolución, según comenta el doctor Hagberg. “La mujer tiene genes que le permiten madurar de forma selectiva, lo que ayuda a la supervivencia de la especie. El desarrollo más robusto de la mujer en comparación con el hombre, seguramente esté relacionado con la selectividad". Es más importante tener recursos y madurez de la parte femenina, en cuando a la supervivencia de la especie. Está relacionado con un proceso de selección que data de cuando aparecieron los primeros humanos.

9. Un metabolismo mayor

Que los hombres tengan más masa muscular que las mujeres deriva en un mayor metabolismo, ya que se necesita consumir más calorías para mantener el músculo; y esto genera a un ritmo mayor a la hora de quemar calorías. Si bien esto permite que los hombres pierdan peso con mayor facilidad, este ritmo más alto también implica que "quema" células madres más rápido también, comenta Giampapa, haciendo referencia a las células que se pueden dividir y diferenciarse con distintos tipos de células, además de reproducirse. "Es como que un auto vaya a 110 km/h en lugar de a 50km/h. No irás mas lejos con un mismo tanque de gasolina si vas más rápido. Los hombres queman su grupo de células madres con mayor rapidez”. Y las heridas frecuentes y cirugías producidas por practicar deportes de riesgo o vivir al límite también quema las reservas más rápido. "Si bien existe una tendencia, de todas formas, pueden poner los números a tu favor si llevas un estilo de vida saludable y hacer ejercicio", asegura Giampapa.

10. Profesiones de riesgo

El empleo también tiene un papel muy importante entre los factores que reducen la esperanza de vida de los hombres. De acuerdo con un informe de 2012 del Bureau of Labor Statistics los tres empleos más peligrosos (piloto de avión, pescador y leñador) son desarrollados predominantemente por hombres. Con 200 muertes por cada 100.000 empleados de tiempo completo, los trabajadores de la industria pesquera tienen 60 veces más probabilidades de morir por heridas en el trabajo que el promedio de pilotos e ingenieros de vuelo de Estados Unidos. Le siguen los granjeros, techadores, trabajadores de hierro estructural y acero y recolectores de basura y materiales reciclables. Entre las ocupaciones más seguras figuran: la educación (0.3 muertes por 100.000 empleados) y operaciones de capacitación, empresa y finanzas (0.4 muertes por caada 100.000 empleados).

11. Menos lazos afectivos

Las mujeres interactúan más que los hombres y esto tiene relación con una vida más larga, asegura el psicólogo Martin. “Las mujeres tienden a formar redes sociales más fuertes e interactúan con otros con mayor regularidad. Estas relaciones sociales inciden directamente en la longevidad femenina". En promedio, las mujeres suelen ser más expresivas y hablan más con amigios. Esto les ayuda a reconocer problemas y fortalecer relaciones. Los hombres, en cambio, no suelen compartir pensamientos o sentimientos profundos con igual facilidad que las mujeres. "Pero esto está cambiando", dice convencido Martin. "Pero estos cambios toman tiempo y muchos hombres no se sienten cómodos con esto. Los hombres se ven más presionados a guardarse los sentimientos".


Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon