Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

15 excusas para hacer deporte que ya no te valen

25/06/2014 MujerHoy
© MujerHoy

Mujer montando en bici, un buen ejercicio para mantenerse en forma.

1. "No tengo tiempo”. Es una de las excusas más utilizadas y de las menos válidas. “Hay infinidad de ejercicios que puedes hacer mientras estás frente al ordenador. Por ejemplo, contraer abdominales y glúteos. Ese simple movimiento ayuda a tonificar. Realiza tres series de 20 e irás notando el efecto”, explica José Antonio Lumbier, técnico en fitness. También puedes hacerte con un pedaleador (en El Corte Inglés, por 60 €), lo colocas bajo la mesa y, mientras trabajas, mueves las piernas. Y, por supuesto, puedes usar las clásicas medidas de subir las escaleras andando o caminar en lugar de tomar transporte público. Y si no quieres notar el esfuerzo, hazte con unas zapatillas Easytone de Reebok. Incorporan dos almohadillas en la suela que crean inestabilidad al andar, lo que provoca que tengas que mantener el equilibrio, activando los músculos de los glúteos. Su precio, entre 80 y 100 €.

2. “El gimnasio me agobia”. El deporte te encanta, pero eso de meterte en una sala con un montón de máquinas alrededor, no te motiva. Tú lo que querrías es salir a correr por las calles de San Francisco o pedalear por el Alpe d’Huez para terminar bajando pulsaciones dando un paseo por el Cañón del Colorado. Buenas noticias: ya es posible hacerlo, ¡virtualmente! La última generación de máquinas de fitness te permite correr o caminar frente a una pantalla, adaptando el terreno, la distancia que quieres hacer e, incluso, escuchar el sonido ambiente. Virtual Active es el nombre de la máquina y puedes echarle un vistazo en www.matrixfitness.com.

3. “Estoy muy cansada”. Si tu vida ya es bastante agitada y no igualaría tu ritmo ni un atleta olímpico, entonces lo tuyo son actividades algo más relajadas, como el pilates, el yoga o el stretching, ideales para tomar conciencia de tu cuerpo y tonificar. También tienes el tai chi o el chi kung, que es una rama del tai chi, y donde se aprende a controlar la energía a través de la respiración (Escuela Superior de Chi Kung en Madrid, telf.: 91 448 18 38; Asociación Catalana de Chi Kung, telf.: 93 450 06 71).

4. “Es demasiado caro”. Andar o correr es gratis, y el ejercicio aeróbico es el mejor para mantenerse en forma. Una opción son los polideportivos municipales, bastante asequibles: por ejemplo una actividad, tres veces por semana, sale por unos 30 €. Y si no, siempre puedes recurrir al DVD de Cindy Crawford o Jane Fonda (12 €), robar la Wii a tus hijos y empezar a aficionarte a su juego de gimnasia (Wii fit, 50 €) o descargarte los vídeos gratis de spinning, pilates, yoga o step que ofrece www. telegim.tv, como tener el gimnasio en casa.

5. “Sin esfuerzo, por favor”. Tampoco es necesario ahogarse mientras corres. El tiro con arco, por ejemplo, es una estupenda terapia antiestrés que requiere concentración, buen pulso, una mente despejada y una posición lo más estática posible (Real Federación Española de Tiro con Arco, telf.: 91 577 36 33). El golf también es tranquilo: hacerse un campo de 18 hoyos puede llevarte un mínimo de cuatro horas mientras paseas (un curso de golf, por ejemplo, en el campo de Llanes, Asturias, cuesta unos 60 €, con el material y el profesor incluido)

6. “Voy a ser mamá”. Estar embarazada no es estar enferma. Si el desarrollo del embarazo es normal, tu vida no tiene por qué cambiar. Sólo debes tener en cuenta algunas recomendaciones: los tres primeros meses es mejor que estés alejada de las actividades físicas, pero después puedes volver a hacer deporte, evitando aquellos que impliquen impacto o que te opriman la tripa. Además, debes evitar las subidas fuertes de frecuencia cardíaca y desarrollar las actividades en un intensidad media. La natación y el yoga son ideales.

7. “¡Hacer ejercicio no es sexy!”. Hacer abdominales parece propio de las esclavas del glamour, pero ¿qué me dices de bailar un tango? Apúntate a clases de bailes de salón y lograrás un cuerpo atractivo. O puedes probar el Pole dancing. ¿Recuerdas a Demi Moore en “Streaptease”? Ésa puedes ser tú. Se trata de baile en barra vertical, donde no sólo descubres movimientos seductores, sino que endureces todo el tren inferior (piernas y glúteos). Pruébalo en La Casa Oro, en Madrid (telf.: 680 169 115).

8. “De casa no me muevo”. Bueno, pues si Mahoma no va a la montaña, será la montaña quien tenga que ir a Mahoma. O lo que es lo mismo: busca un entrenador personal. Eso sí, es un poco caro. “El precio suele estar entre unos 45 o 50 € la hora –indica Enrique Torres–. Tú le dices el objetivo y él se encargará de todo: elaborará una dieta personalizada, preparará el entrenamiento y hasta llevará el material necesario”.

9. “Me aburro enseguida”. Mucha gente asocia hacer deporte con ir al gimnasio. Pero las posibilidades son enormes. Pádel, voleibol y los deportes de pelota en general son divertidos, fomentan el trabajo en equipo y evitan caer en una rutina. Otra opción es decantarse por opciones menos convencionales como el piragüismo (Alberche Kayak Club en Madrid, telf.: 650 643 712), rafting y barranquismo (Alcorce Aventura en Jaca, telf.: 97 435 64 37), escalada (Federación Cántabra de Deportes de Montaña y Escalada, telf.: 94 275 52 94), buceo (Cala Blanca Sub, Lanzarote, telf.: 928 519 040) o senderismo (Parque Nacional de Aigüestortes en Lleida, telf.: 902 101 110).

10. “Tengo complejos”. Puede ser por dos motivos: porque no te guste tu cuerpo y te provoque inseguridad que otros te vean; o bien porque no realices actividad física habitualmente y creas que no vas a estar a la altura. ¡Borra de tu cabeza esos pensamientos! Se trata de empezar paso a paso: un poco de cinta, ir andando al gimnasio, bici, eso te irá dando fondo. Y el resto vendrá solo. Cuando menos te lo esperes, serás tú quien luzca unas mallas bien ajustadas mientras quemas la bici.

11. “Lo sé, ¡soy una snob!”. Si tu lema es “antes muerta que sencilla” entonces lo tuyo son deportes de nombres imposibles y cargados de sofisticación. ¿Qué te parece kettlebells? Importada desde Rusia, esta disciplina te ayuda a quemar 200 calorías en 20 minutos. Se trata de unas pesas especiales que se mueven al ritmo de tu cuerpo, implicando a muchos más músculos que los levantamientos de pesas convencionales (gimnasio BCNMA de Barcelona, telf.: 93 485 22 01). Y, ¿no suena interesante el TRX? Se trata de entrenamiento en suspensión, es decir, en un arnés, que trabaja la fuerza haciendo suspensiones. Y tiene cabida todo lo que se te ocurra. Si te interesa, pregunta en Tecno Sport Condition (telf.: 93 274 97 80).

12. “¿Fuerza de voluntad?”. Si quedar para ir al gimnasio con las amigas acaba convirtiéndose en una tarde de cañas, entonces deja que sea otro el que te ponga en el buen camino. José Antonio Lumbier propone en estos casos actividades en grupo: “Lo mejor es apuntarse a clases en grupo: spinning, aerobic... Es más apetecible ir, acabas socializando y además te pones en forma”. Otra opción es hacerse con un entrenador personal en el propio gimnasio.

13. “No me gusta la rutina”. Si éste es tu problema, lo mejor es quitarse la espinita del deporte de vez en cuando. ¿Cómo? Muy fácil. En vacaciones. Planea salidas de fin de semana o puentes con un objetivo deportivo. El ecoturismo está de moda y es de lo más saludable. Puedes informarte en www. mundoexplora.es (telf.: 96 392 40 97), www.nubanet (telf.: 917 454 747) o www.planetaazul. com.

14. “Lo mío es pensar”. Se pueden realizar actividades que requieran una fuerte dosis de concentración y, a la vez, mantenerse en forma. ¿Has probado el senderismo con orientación? Se trata de aprender a utilizar planos, brújulas, leer el terreno, calcular distancias... Es muy estimulante, se practica al aire libre y te permite disfrutar del campo de otra manera (Federación Española de Orientación, www.fedo.org, telf.: 91 695 21 08).

15. “¡Puaj!, odio el sudor”. ¿Cómo conseguir no mojar la camiseta mientras quemas 500 calorías? Muy fácil: teniéndola mojada desde el principio. Así que, ¡al agua! La natación se lleva el premio gordo de las actividades aptas para todos. Pero incluso en el agua se puede innovar, y ya es posible practicar el aquacycling (bicicleta en piscina), el aquagym (los ejercicios que harías en el gimnasio, pero sumergida) o el aquarunning (correr dentro del agua).

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon