Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

A espaldas de la dieta mediterránea

25/06/2014 EP
Alumnos en el campus de la Universidad de Alicante. ABC © ABC Alumnos en el campus de la Universidad de Alicante. ABC

Los universitarios españoles parecen seguir un patrón de alimentación totalmente distinto al de la dieta mediterránea, al menos los de la Universidad de Alicante. Así lo ha comprobado una investigación del Departamento de Enfermería Comunitaria y Medicina Preventiva de la Universidad de Alicante (UA) que ha visto que los alumnos del centro universitario «no se alimentan de forma saludable, ni siguen la dieta mediterránea, al contrario, es casi su inversa», con predominio de embutidos, carnes rojas, dulces y «pocas» frutas y hortalizas.

El informe denominado «¿Siguen patrones de dieta mediterránea los universitarios españoles?», coordinado por María del Rocío Ortiz Moncada, y publicado en la revista Nutrición Hospitalaria, refleja que «ningún» alumno de la UA «cubre el consumo de todos los grupos de alimentos en cantidad y frecuencia según indica la estructura de la dieta mediterránea». Este estudio ha formado parte del perfil epidemiológico nutricional y alimentario de la universidad alicantina, y ha sido tenido en cuenta para la creación en el centro del Gabinete de Alimentación y Nutrición (Alinua), que prestará atención nutricional a los alumnos del campus.

La investigación se ha realizado por medio de cuestionarios que evaluaban la frecuencia de consumo de alimentos entre 380 universitarios -244 mujeres y 136 hombres-. Los resultados muestra un consumo «muy deficiente» de cereales y derivados, así como «excesivo» en cuanto a carnes rojas, al ser detectado en más del 90 por ciento de la población universitaria. Al analizar el nivel de adecuación total al modelo de dieta mediterránea, el informe manifiesta que «ningún estudiante cubre un consumo óptimo o un consumo aceptable de todos los grupos de alimentos en su conjunto».

Alumnos en el campus de la Universidad de Alicante. ABC

Mejor las mujeres

Asimismo, los autores añaden que hay diferencias «estadísticamente significativas» entre mujeres y hombres en los índices de consumo de los diferentes grupos de alimentos, al tiempo que especifican que «la prevalencia de bajo peso entre las alumnas es mayor que la de los estudiantes, mientras que ellos presentan mayor sobrepeso u obesidad. Pese a que la población universitaria es un grupo aparentemente aventajado en cuanto al nivel educativo y el acceso a la información, existen factores socioambientales que les hace vulnerables en sus hábitos alimentarios», han indicado los responsables del trabajo, quienes han agregado que «deben reforzarse estrategias de salud pública dirigidas a este grupo de población que favorezcan su adecuación a una dieta saludable».

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon