Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Abogan por reducir el consumo de sal para prevenir enfermedades cardiovasculares

25/06/2014 ABCSalud

Reducir el consumo de sal parece se una vía para prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Un nuevo informe, publicado en Journal of the American Heart Association, apoya la recomendación de la Asociación Americana del Corazón de limitar el consumo diario de sodio (sal) a menos de 1.500 miligramos (1,5 gramos) con el fin de disminuir el riesgo de tener una presión arterial alta y de sufrir una enfermedad cardiovascular, incluido el accidente cerebrovascular.

El informe se basa en una revisión exhaustiva de investigaciones recientes de laboratorio, con animales, estudios observacionales y clínicos que consolidan la afirmación realizada en 2011 por la asociación sobre los beneficios de restringir el sodio a menos de 1.500 miligramos por día. «Nuestra recomendación es simple en el sentido de que se aplica a toda la población, no sólo a los grupos de riesgo», señala Nancy Brown, directora ejecutiva de la Asociación Americana del Corazón-. Las personas de todas las edades, independientemente de los factores de riesgo individuales, pueden mejorar la salud de su corazón y reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular con la restricción de su consumo diario de sodio a menos de 1.500 miligramos.

Algunos informes recientes han llevado a la confusión sobre los niveles de sal diarios más saludables para todos los grupos de la población. «Nuestra revisión detallada de estos estudios identificaron graves deficiencias metodológicas que limitan el valor de dichos informes en la revisión del consumo de sodio», explica el profesor de Salud Pública Global de la Universidad de Tulane (EE.UU.), Paul K.Whelton.

«Nuestro objetivo debería ser buscar maneras efectivas de implementar, no cambiar, la política actual de la Asociación Americana del Corazón en la ingesta de sodio», subraya este experto.

Presión arterial

A su juicio, la población no debería dejarse llevar por esos estudios que hablan de que reducir la ingesta de sodio no mejora la salud cardiovascular. La reducción del consumo de sal puede ayudar a combatir la presión arterial alta, que es una causa importante de enfermedad cardiovascular.

Sin embargo, en EE.UU. la mayoría de adultos y niños ingieren sodio muy por encima de sus necesidades fisiológicas y recomendaciones de las guías médicas, con un consumo medio diario de más de 3.400 miligramos por día. Sólo los individuos, principalmente aquellos con trastornos específicos, raros, que han sido recetados por sus médicos para que hagan lo contrario, no deben reducir su consumo de sodio a 1.500 miligramos diarios.

La mayoría de la sal que consumimos viene en productos elaborados

España

En España, se calcula que el consumo medio de sal es de 9,7 gramos por persona al día, casi el doble de la cantidad recomendada por la OMS (menos de 5 gramos por persona al día), y se estima que más del 80% de la población consume más sal de la recomendada. Se sabe que la reducción del consumo de sal es una de las formas más sencillas, eficaces y coste-efectivas de reducir la prevalencia actual de las enfermedades cardiovasculares y, por estas razones, se ha convertido en una prioridad para las autoridades de salud pública. Por eso, en España se impulsó en 2009 el Plan de Reducción del Consumo de Sal con el objetivo de acercarnos lo más posible a la ingesta de sal diaria recomendada por la Organización Mundial de la Salud. La OMS estima que aproximadamente el 62% de las enfermedades cerebrovasculares y el 49% de la enfermedad isquémica cardiaca es atribuible a la presión arterial elevada (definida por cifras de presión arterial superiores a 140/90 mmHg).

La mayor parte del sodio que consume el público está oculto en los alimentos procesados y preparados. La Asociación Americana del Corazón aboga por mejorar el etiquetado nutricional en lo que respecta al contenido de sodio y poner límites para toda la población y en particular en las escuelas. Los autores del estudio añaden la necesidad también de realizar actividad física regular, controlar la presión arterial y el azúcar en la sangre, evitar el tabaco y llevar una dieta saludable.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon