Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Alimentos orgánicos

01/01/2015

El National Organic Standards Board (NOSB) de Estados Unidos define la agricultura orgánica como “un sistema ecológico de gestión de la producción que promueve y aumenta la biodiversidad, los ciclos biológicos y la actividad biológica del suelo. Se basa en el uso mínimo de recursos externos a las granjas, y en prácticas de gestión que restablecen, mantienen y mejoran la armonía ecológica.” La producción orgánica utiliza “materiales y procedimientos que mejoran el equilibrio ecológico de los sistemas naturales, e integra las partes del sistema agrícola en un todo ecológico”, aunque dichos procedimientos “no pueden garantizar que los productos estén totalmente libres de residuos” de pesticidas, herbicidas y otros aditivos o contaminantes. No obstante, “se utilizan métodos para minimizar la contaminación procedente del aire, el suelo y el agua. Los manipuladores, procesadores y minoristas de alimentos orgánicos se rigen por normas que mantienen la integridad de los productos de la agricultura ecológica. El objetivo principal de la agricultura orgánica es optimizar la salud y la productividad de las comunidades interdependientes de los organismos vivos del suelo, las plantas, los animales y las personas”.

Certificación y etiquetado de los alimentos orgánicos

Conforme a las normas establecidas por el Department of Agriculture (USDA) de los Estados Unidos, los alimentos orgánicos deben proceder de granjas certificadas por una agencia estatal o privada, acreditada por la USDA. Los alimentos etiquetados como 100 % orgánicos deben contener solo ingredientes producidos de forma orgánica, excluida el agua y la sal. Los alimentos etiquetados como orgánicos deben contener al menos un 95 % de ingredientes producidos de forma orgánica. Los alimentos etiquetados como “fabricados con ingredientes orgánicos” deben contener al menos un 70 % de ingredientes orgánicos. El ganado se puede certificar como orgánico si se ha criado con alimentos orgánicos durante más de un año.

Otras disposiciones relacionadas con el etiquetado son:

Seguridad y valor nutritivo de los alimentos orgánicos

Por lo general los alimentos orgánicos no contienen menos grasas o sodio, ni más vitaminas, minerales o fibra que el mismo alimento obtenido mediante métodos convencionales. No obstante, los métodos agrícolas orgánicos pueden mejorar la fertilidad del suelo, lo cual puede dar lugar a concentraciones mayores de algunos minerales y fitoquímicos en los alimentos orgánicos.

No existe ninguna evidencia de diferencias notables en cuanto a apariencia, sabor o textura, entre los alimentos orgánicos y los de producción convencional. Los alimentos orgánicos pueden ser más susceptibles de sufrir contaminación microbiana. Algunos brotes de enfermedades de transmisión alimentaria debidas a las bacterias Salmonella enteriditis, Listeria monocytogenes y E. coli O157:H7 se han asociado al consumo de productos de origen orgánico.

Los alimentos orgánicos pueden ser más caros que los producidos de forma convencional. No obstante, a medida que el mercado de productos orgánicos crece, es probable que su coste siga bajando.

Ganadería orgánica

Por lo general, la agricultura orgánica se considera respetuosa con el medio ambiente. La agricultura orgánica reduce la cantidad de sustancias químicas con nitrógeno que se filtran hacia las fuentes de aguas subterráneas; reduce el deterioro del suelo mediante la rotación de cultivos, y minimiza la exposición de los trabajadores agrícolas a compuestos potencialmente perjudiciales. No obstante, el uso de estiércol animal puede aumentar el riesgo de enfermedades de transmisión alimentaria. Por otra parte, estos métodos pueden hacer que los nutrientes estén más disponibles para los cultivos subsiguientes, así como aumentar la productividad de los cultivos y ahorrar recursos hídricos.

Uso de pesticidas

No es posible garantizar que los alimentos orgánicos estén libres de pesticidas, aunque los agricultores orgánicos utilicen solo pesticidas presentes en la naturaleza. Los alimentos orgánicos pueden contener residuos de pesticidas que se hayan difundido de una granja a otra, o pesticidas residuales presentes en el suelo o el agua, aunque ciertamente las cantidades de estos residuos son mayores en los alimentos producidos de forma convencional. Se ha demostrado que dosis elevadas de algunas de estas sustancias químicas provocan cáncer en animales de laboratorio, aunque por lo general las bajas concentraciones que se detectan en algunos alimentos están claramente por debajo de los límites establecidos. La contaminación ambiental debida a pesticidas de degradación lenta puede dar lugar a la bioacumulación en la cadena alimentaria y a residuos persistentes en la grasa corporal. Estos residuos pueden aumentar el riesgo de determinadas formas de cáncer. Los estudios han demostrado que las concentraciones en los tejidos son bajas y la evidencia no es, por tanto, concluyente.

Las prácticas alimentarias sensatas pueden reducir de forma importante los residuos de pesticidas en los alimentos. Tales prácticas incluyen lavar y frotar los productos frescos, pelarlos cuando sea posible, y quitar la grasa de la carne y la piel de las aves y el pescado.

Recomendaciones generales

Desde un punto de vista científico, los alimentos orgánicos no son más seguros ni nutritivos que cualquier alimento producido de forma convencional. Las principales organizaciones sanitarias sostienen que las ventajas para la salud de consumir una dieta rica en frutas, verduras y cereales integrales supera de forma importante cualquier riesgo de consumo de pesticidas, herbicidas o fertilizantes residuales. Según el American Institute for Cancer Research, no hay ninguna evidencia convincente de que comer alimentos que contengan trazas de sustancias químicas o medicamentos utilizados en los animales de granja aumente el riesgo de cáncer. La agricultura orgánica ofrece a los consumidores una opción más a la hora de adquirir alimentos. No obstante, también proporciona cierta seguridad sobre dónde y cómo se produjo un alimento.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon