Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Beber mucha agua no adelgaza

25/06/2014 CRISTINA GARRIDO
Beber mucha agua no adelgaza © ABC Beber mucha agua no adelgaza

Beber mucha agua no adelgaza

Empieza la primavera y con ella, el buen tiempo y la «operación bikini», el caldo de cultivo perfecto para que volvamos a ver por la calle a esa gente que no se separa de su botellita de agua ni para ir al baño. Usted quizás ya lo sepa, pero para aquellos que siguen pensando que por beber el líquido elemento a todas horas van a conseguir el cuerpo perfecto, va dirigido este mensaje: el agua no adelgaza. Tampoco engorda, aunque la beba durante las comidas, porque tiene ¡cero calorías!

Necesitamos el agua para vivir, pero con tres litros al día es suficiente. La mitad, un litro y medio, la ingerimos bebiendo, mientras que el resto la obtenemos gracias a los alimentos. Por ejemplo, una pieza de fruta o verdura puede contener hasta un 90% de agua y un filete de ternera, un 60%.

La única manera de bajar de peso es gastar más calorías de las que ingerimos y eso solo se consigue reduciendo la ingesta calórica y/o aumentando la actividad física. «Lo que si es cierto es que en las dietas de adelgazamiento al reducir la ingesta de alimentos, reducimos la ingesta de agua, por lo que hay que beber más para compensar», explica a ABC la doctora Marta Garaulet, catedrática de Fisiología y Nutrición de la Universidad de Murcia y profesora visitante en la Universidad de Harvard (EE.UU.).

Otro de los mitos que circulan es que si se bebe el agua durante la comida, engorda. Como ya hemos dicho, esto es imposible porque no tiene calorías, pero hay una explicación para esta creencia. «Si no bebes agua mientras comes, el organismo hará la digestión cogiendo agua corporal, pero las dietas no pueden basarse en esta pérdida de agua. En cuanto bebes se recupera. Es un truco fisiológico nada sano», advierte la doctora Garaulet.

Otra explicación de este bulo es que cuando se toma el agua separada de las comidas «se retrasa el vaciamiento del estómago y puede favorecer la sensación de saciedad, pero no está comprobado que contribuya a la pérdida de peso», añade la doctora Irene Bretón, endocrinóloga en el Hospital Gregorio Marañón y miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.

La grasa no se orina

Alguna campaña publicitaria de agua embotellada también sugirió en su día que ésta arrastra la grasa corporal, pero tampoco tiene base. «Por la orina nunca se elimina grasa por mucha agua que bebas o por mucha piña que tomes», apunta la doctora Garaulet. Y estas afirmaciones valen tanto para el agua del grifo como para el agua embotellada, sea o no mineral. Elegir cuál bebe, depende más de una cuestión de gustos o necesidades.

En España, el agua del grifo es potable y «tiene una composición nutricional completa. Además los minerales y el calcio no se obtienen solo del agua, también de los alimentos», explica la doctora Bretón. Lo que es cierto es que en algunas regiones tiene demasiada cal y su sabor no agrada o no sienta bien a todo el mundo, y, en esas circunstancias, el agua envasada es una alternativa. «En estos casos, los consumidores deberían exigir a su ayuntamiento que se garantice un agua del grifo de más calidad porque existen tratamientos para que no sepa a nada», asegura a ABC Rubén Sánchez, portavoz de Facua.

En definitiva, beba agua para manternerse hidratado, pero ni se aguachine ni se arruine. No hace milagros.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon