Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cómo mejorar tu rendimiento en la práctica de running

25/06/2014 Silvia Torres / Mujerhoy.com
Una mujer practica running en una zona rural © MujerHoy Una mujer practica running en una zona rural

Una mujer practica running en una zona rural

Mejorar el rendimiento en la práctica del running, el footing o del jogging es uno de los objetivos de muchos aficionados a este deporte, que se sienten bien practicándolo, pero que no acaban de cumplir sus objetivos. Éstos son algunos de los problemas que podrían estar sufriendo aquellas personas que sienten que no están logrando sus propósitos.

Problema 1. Entrenas demasiado y con mucha frecuencia

Si te sientes extenuado y sin aliento después de cada carrera es posible que te estés sometiendo a demasiada presión.

Es posible entrenar por encima de tus posibilidades, pero el precio es someter a tu cuerpo a unos niveles de estrés muy altos y no darle recursos para recuperarse.

Si corres muy rápido, es posible que estés abusando de tu cuerpo y de su capacidad de transportar oxígeno a los músculos. Si estás corriendo demasiada distancia, es posible que tu cuerpo esté agotado y necesites más tiempo para recuperarte y volver a rendir. Por estas razones, tu desempeño puede estar estancado o empeorar.

En casos más extremos, entrenar por encima de tus posibilidades, puede causar lesiones, perturbaciones del sueño, e incluso, depresión.

Solución: Empieza paso a paso. Lo primero es dosificar tu paso y tus energías, con ayuda de un entrenador o de un cronómetro. Lo segundo, administrar los kilómetros que corres. Lo mejor es construir un plan de entrenamiento gradual que te permita dosificar tus energía e ir mejorando tus marcas.

Problema 2. No estás comiendo 'el combustible' adecuado.

La dieta es esencial para proveernos de la energía que necesitamos para correr, pero además para ayudarnos a recuperar y construir músculo.

Los carbohidratos complejos ayudan al organismo a producir el glicógeno que libera energía a los músculos, mientras las proteínas son esenciales para ayudar a construir músculo y a producir hormonas. No se puede renunciar a ningún nutriente si el deporte que hemos elegido es correr.

Solución: Una dieta equilibrada. Se debe prestar atención a lo que comemos, y esta sería la proporción ideal: 60-65 por ciento de carbohidratos, 10-20 por ciento de proteínas, 10 por ciento de grasas saturadas, 10-15 por ciento de grasas insaturadas.

Problema 3. No haces descansos entre carreras.

Tienes que darle al cuerpo la oportunidad de recuperarse entre entrenamientos. Si estás entrenando demasiado, practicando otros deportes o muy estresado, es posible que tu organismo esté necesitando un descanso para poder mejorar su rendimiento.

Solución: Tómalo con calma. El descanso es una de las partes cruciales de cualquier entrenamiento que consigue éxito.

Problema 4. No estás durmiendo suficiente

El cansancio es otro factor que puede afectar tu rendimiento. Las fases de recuperación que tienen lugar durante el sueño no tienen ningún sustituto. Cuando no se duerme bien, el cuerpo no va a rendir ni la mitad de lo que lo haría en condiciones normales.

Solución: Relájate antes de ir a la cama. Intenta tomarte dos horas para bajar las revoluciones de tu cuerpo. Lee, escucha música o toma un baño. El objetivo es llegar a la cama más relajado y preparado para dormir.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon