Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cinco errores en la vuelta al gimnasio tras un largo descanso

25/06/2014 S. Torres / Mujerhoy.com
© MujerHoy

Varias mujeres practican ejercicio en una clase de aerobic en un gimnasio

¿Has vuelto al gimnasio tras una larga ausencia? ¡Prepárate! Ahora comienza el reto. Si no quieres pasar a engrosar la lista de aquellos que abandonan el gym en los tres primeros meses del año, toma nota y aplícate estos consejos.

1. No te culpes por el tiempo perdido. No importa si has faltado un mes o tres al gimnasio sentirse culpable solo te va a desmoralizar. Tampoco te presiones demasiado a la hora de entrenar por encima de tus posibilidades porque tus músculos van a sufrir y vas a tener que tomarte otro descanso, esta vez muy justificado. Empieza de cero y ve cogiendo el ritmo poco a poco. Póntelo fácil.

2. No empieces a entrenar para un maratón. Acabas de empezar otra vez, aunque algún compañero te convenza de que es un buen modo de motivarse para seguir en el gym, desde aquí creemos que no. Simplemente te vas a agotar, te puedes lesionar y acabar otra vez en el sofá. No sobre entrenes y sé honesto contigo mismo respecto a tus verdaderas posibilidades físicas.

3. No esforzarse lo suficiente. Es la otra cara del fenómeno. Poner el piloto automático y no entrenar lo suficiente. Pensar que con hacer acto de presencia en la sala de máquinas ya es suficiente para estar en forma no es una buena práctica y no resulta motivador.

4. No alimentarse bien. Tu cuerpo necesita combustible antes y después del entrenamiento para recuperar energía. Sin comer estarás cansado y de mal humor, y tampoco rendirás a tu nivel. Además, el metabolismo se ralentizará y acabarás ganando peso.

5. Volver a los (viejos) malos hábitos. Si el aburrimiento fue lo que te hizo alejarte del gimnasio, no vuelvas a las mismas clases. Cambia de entrenador, cambia de clases o de actividades y dale una vuelta a tus hábitos de entrenamiento. Si vuelves a repetir los errores, acabarás otra vez poniendo excusas para no ir al gimnasio.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon