Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Comer pescado de bebé reduce el riesgo de asma

25/06/2014 Agencias

La preocupación por las alergias a los mariscos lleve a algunos padres y médicos a retrasar la introducción de pescado en la dieta de los bebés

Los bebés que comen pescado entre los seis y los doce meses de vida tienen menos riesgo de padecer asma en el futuro que los que no lo hacen, según un estudio desarrollado por investigadores del Centro Médico Erasmus de Rotterdam (Países Bajos). Así, según la autora principal de este trabajo que se publica en Pediatrics, Jessica Kiefte-de Jong, consumir estos alimentos en el segundo semestre de vida «se asocia con una menor prevalencia de sibilancias».

A esta conclusión ha llegado la experta tras estudiar la reacción a su consumo de más de 7.000 niños nacidos entre 2002 y 2006 en esta ciudad holandesa. En concreto, afirma que «la exposición temprana a ciertos ácidos grasos del pescado protegen contra el desarrollo de asma». Por ello, lamenta el hecho de que la preocupación por las alergias a los mariscos lleve a algunos padres y médicos a retrasar la introducción de pescado en la dieta de los bebés.

Menos jadeos

Para el estudio se administró pescado en los primeros seis meses a 1.281 niños, en los siguientes seis meses a 5.498 menores y al llegar al año a 431 infantes. Tras cumplir cuatro años todo ellos, se ha observado que «entre el 40 por ciento y el 45 por ciento de los padres de estos últimos ha relatado que sus hijos jadean», dato que contrasta con el porcentaje presentado por el segundo grupo, que se planta en un 30 por ciento.

Todo lo anterior hace a los investigadores deducir que éstos «tienen cerca de un 36 por ciento menos de riesgo de sibilancias». Además, sostienen que el porcentaje de los que consumieron pescado en sus primeros seis meses vitales «es similar» al de los que lo hicieron tras cumplir un año. La explicación de que el pescado represente un factor de protección para los bebes en la franja de edad indicada está en que, explica el jefe de la Unidad de Pediatría Pulmonar del Hospital General para Niños de Boston (EE.UU.), T. Bernard Kinane, durante esta etapa «es cuando el sistema inmune se está educando».

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon