Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Correr también protege nuestro cerebro

25/06/2014 E. ORTEGA
Correr también protege nuestro cerebro © ABC Correr también protege nuestro cerebro

Sobre los beneficios de correr se ha escrito mucho, pero también sobre sus riesgos. Correr, dice ahora un estudio publicado en «Neurology», además de ser muy bueno para nuestro corazón, también mejora nuestra salud cognitiva. En estudio afirma que «los adultos que corren regularmente pueden conservar sus habilidades de memoria y pensamiento en mejores condiciones cuando sean mayores». Según David R. Jacobs, de la Universidad de Minnesota, en EE.UU, «este trabajo es el más importante realizado hasta la fecha y recuerda los beneficios para la salud mental de actividades como correr, nadar, montar en bicicleta, etc.».

Correr también protege nuestro cerebro

El trabajo ha analizado a un total de 2.747 personas sanas con una edad media de 25 años que hacía ejercicio de forma regular a los que se controló el primer año y posteriormente 20 años después. Los investigadores realizaron pruebas cognitivas 25 años después del inicio del estudio para evaluar su memoria verbal, velocidad psicomotora (relación entre las habilidades de pensamiento y movimiento físico) y la función ejecutiva.

También realizaron una prueba de esfuerzo, similar a la prueba de esfuerzo cardiovascular, a los participantes: en la primera prueba, los participantes corrieron o caminaron en una cinta durante un periodo medio de 10 minutos. Veinte años después, esa cifra se redujo en un promedio de 2,9 minutos. Por cada minuto de más completo en la primera prueba, los voluntarios eran capaces de recordar correctamente 0,12 palabras más correctamente en la prueba de memoria de 15 palabras y de sustituir 0.92 más números con símbolos sin sentido en la prueba de velocidad psicomotora a los 25 años, incluso después de ajustar otros factores, como el tabaquismo, la diabetes y el colesterol elevado.

«Estos hallazgos probablemente nos ayuden a identificar más precozmente,, y por lo tanto a prevenir o tratar, a las personas con alto riesgo de desarrollar demencia», señala Jacobs.

Mejor de forma moderada

Pero cuidado, según otro trabajo presentado durante la reunión anual del Colegio Americano de Cardiología (American College of Cardiology), podría haber un punto en que correr no es tan beneficioso. Correr de forma moderada -dos o tres horas a la semana- parece ser lo mejor para la longevidad, pero no lo sería hacerlo «demasiado».

Los investigadores de este nuevo ensayo afirman que tanto las personas que no hacen ejercicio como los corredores de largas distancias tienden a tener una esperanza de vida más corta que los que corren de forma moderada. «Nuestro estudio no encontró ninguna diferencia que pudiera explicar la disparidad en la longevidad», afirma Martin Matsumura, del Instituto de Investigación Cardiovascular de la Red de Salud de Lehigh Valley en Allentown, en EE.UU..

Matsumura y sus colaboradores evaluaron los datos de más de 3.800 personas que corrían habitualmente, con una edad media de 46 años y que participaban el Masters Running Study. Casi el 70 por ciento informaron que corrían más de 32 Km. a la semana.

Los voluntarios proporcionaron información sobre el uso de los analgésicos llamados AINE (antiinflamatorios no esteroides, como el ibuprofeno y el naproxeno), que se han relacionado con problemas cardiacos, además de la aspirina, conocida como protectora cardiaca. Los corredores también informaron sobre los factores de riesgo cardiaco conocidos, como la hipertensión, el colesterol alto, la diabetes, antecedentes familiares de enfermedades cardiacas y un historial como fumador.

Ninguno de estos factores explicó el hecho de los corredores de largas distancias tuvieran una vida más corta, dijeron los investigadores. Entonces, ¿cuánto correr? «No digo a los pacientes que no corran», dijo Matsumura. Pero sí dice a los corredores de largas distancias que se informen sobre las nuevas investigaciones acerca del vínculo entre la esperanza de vida y correr largas distancias.

Según los expertos, la «cantidad perfecta» para que correr sea beneficioso para la salud es un paso entre lento y moderado, aproximadamente 2 o 3 veces a la semana, para un total de entre 1 y 2.5 horas. «Si quiere correr un maratón, corra uno y táchelo de su lista de deseos. Pero como regla general, no».

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon