Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Cuatro buenas razones para saltarte el gimnasio

25/06/2014 Mujerhoy.com

¿Buscas excusas para saltarte el gimnasio?

No busques excusas para saltarte el gimnasio. Practicar ejercicio de forma regular mejora tu estado de ánimo, tu forma física y hasta puede contribuir a alargar la vida. Algo muy distinto a lo que sucede cuando haces ejercicio cuando te viene en gana. Te contamos las únicas cuatro razones que realmente podrían excusarte de ir al gimnasio.

Estás lesionada. Si has sufrido una lesión en el gimnasio es recomendable que te des un descanso y dejes de entrenar. Es el único modo de mejorar y volver a tu rendimiento habitual. Si no das a tu cuerpo el tiempo que necesita para recuperarse solo estarás complicando la situación y a largo plazo necesitarás más tiempo para volver al gimnasio. También puedes modificar tu rutina de ejercicios por otra que no impacte en la zona dañada, pero esto tendrías que diseñarlo con tu médico y un entrenador personal para asegurarte de que estás haciendo lo adecuado.

Estás resfriada o tienes gripe. Si tu intención es ir moqueando al gimnasio, lo mejor es que te quedes en el sofá bajo la manta, sobre todo si tienes fiebre, dolor de garganta y sientes que tus pulmones están congestionados. Entrenar con fiebre te hace más vulnerable a la deshidratación y no ayuda a mejorar tu estado general de salud. Lo mejor es que permitas al organismo que se concentre en su curación.

Has acabado de correr una maratón. Si han completado una competición muy dura tu cuerpo necesitará descansar. Puede que tus endorfinas estén disparadas y creas que puedes seguir esforzándote, pero créeme lo mejor que puedes hacer es saltarte el gimnasio y quedarte en casa.

No has dormido bien en toda la semana o tienes 'jet lag'. En ambos casos, el ejercicio solo servirá para agotarte más. Además, la falta de sueño aumento tu apetencia por alimentos calóricos que te harán engordar. Lo mejor es que intentes dormir y que vuelvas a l gimnasio cuando el cerebro esté más descansado. Además, cuando estás realmente agotado tampoco estás en condiciones de entrenar a plena capacidad y corres el peligro de sufrir lesiones.
 

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon