Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Desvelan los mecanismos protectores de la fibra frente a la diabetes y la obesidad

25/06/2014 S. GUTIÉRREZ
Desvelan los mecanismos protectores de la fibra frente a la diabetes y la obesidad © ABC Desvelan los mecanismos protectores de la fibra frente a la diabetes y la obesidad

Desvelan los mecanismos protectores de la fibra frente a la diabetes y la obesidad

Se sabe desde hace años que la dieta rica en fibra nos protege frente a la obesidad y la diabetes, pero lo cierto es que había pocas pistas sobre los mecanismos implicados en este proceso. Hasta ahora; un equipo de investigadores del CNRS, el INSERM y la Universidad Claude Bernard de Lyon 1, en Francia, parecen haber desvelado finalmente cómo se produce este efector protector. La respuesta parece residir en la flora intestinal y en la capacidad del intestino para producir glucosa entre los comidas. Estos resultados, publicados en la revista «Cell», también aclaran el papel del intestino y de sus microorganismos asociados en el mantenimiento de la glucemia y, según los expertos, darán lugar a nuevas recomendaciones dietéticas para prevenir la diabetes y la obesidad.

Muchas frutas y verduras dulces son ricas en las denominadas fibras fermentables. Desafortunadamente dichas fibras no se pueden digerir directamente por el intestino sino que son fermentadas por las bacterias intestinales en ácidos grasos de cadena corta, como propionato y butirato, que pueden ser asimilados por el organismo. El efecto protector de estas fibras es conocido para los investigadores: los animales alimentados con una dieta rica en fibra tienen menos grasa y son menos propensas a desarrollar diabetes que los animales alimentados con una dieta sin fibra. Sin embargo, el mecanismo detrás de este efecto hasta ahora ha sido un misterio .

El equipo dirigido por el investigador del CNRS Gilles Mithieux se preguntó si este mecanismo podría estar relacionado con la capacidad del intestino para producir glucosa El intestino grueso es capaz de sintetizar este azúcar y liberarlo en la corriente de la sangre entre las comidas y durante la noche. Pero la glucosa tiene propiedades particulares: se detecta por los nervios en las paredes de la vena porta (que recoge la sangre procedente del intestino), que a su vez envía una señal nerviosa al cerebro. Como respuesta a este proceso, el cerebro desencadena una serie de efectos protectores contra la diabetes y la obesidad: por ejemplo, la sensación de hambre se desvanece el gasto de energía en reposo aumenta y, por último, pero no menos importante, el hígado produce menos glucosa.

Para determinar la conexión entre las fibras fermentables y la producción de glucosa por el intestino, los investigadores trabajaron con ratas y ratones sometidos a dietas enriquecidas con fibras fermentables o con propionato o butirato. A continuación, observaron una fuerte inducción de la expresión de genes y enzimas responsables de la síntesis de la glucosa en el intestino y vieron que el intestino de estos animales utiliza propionato como precursor para aumentar la producción de glucosa. De esta forma, los ratones alimentados con una dieta rica en grasa y azúcar, pero suplementada con fibras, engordaron menos que los ratones de controles y, además, parecían estar protegidos frente el desarrollo de la diabetes gracias a un aumento de la sensibilidad a la insulina.

Los investigadores repitieron el experimento con ratones cuya capacidad para producir glucosa en el intestino había sido suprimida mediante ingeniería genética. En este caso no se produjo un efecto protector: los ratones engordaron y desarrollaron diabetes. Por lo tanto, dicen, es la producción de glucosa en el intestino a partir de propionato y butirato lo que está detrás de los efectos positivos de las fibras fermentables en el organismo .

Además de desvelar este mecanismo hasta ahora desconocido, este trabajo arroja luz sobre el papel de la flora intestinal que, mediante la fermentación de la fibra dietética, proporciona al intestino los precursores para producir glucosa. También demuestra la importancia del intestino en la regulación de la glucosa en el cuerpo y, por último, estos resultados pueden servir para desarrollar nuevas pautas nutricionales y para resaltar las nuevas dianas terapéuticas con el fin de prevenir o tratar la diabetes y la obesidad.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon