Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dieta crudívora

01/01/2015

¿Qué es?

Una dieta crudívora se suele definir como aquella en la que al menos el 75 % de los alimentos se consumen crudos o sin procesar y nunca se calientan por encima de los 47°C (116° F). Se trata de una filosofía y de un estilo de vida que también puede conducir a una pérdida de peso. Las dietas crudívoras se han promocionado desde principios del siglo XX como una forma de desintoxicación y de mantener la salud. Desde la década de los ochenta, se reivindica que muchas de estas dietas suponen una cura para el cáncer. Los partidarios creen que los alimentos contienen nutrientes, microorganismos y enzimas que ayudan al proceso digestivo y cuya efectividad queda anulada al cocinarlos. De hecho, algunos de sus defensores consideran que los alimentos crudos son alimentos “vivos” y que los cocinados son tóxicos. La mayoría de “crudívoros” son vegetarianos o veganos que prefieren consumir alimentos orgánicos sin procesar, calentar ni cocinar, y además cultivar sus propios alimentos.

¿Qué ventajas tiene?

La pérdida de peso normalmente es inevitable si se sigue una dieta crudívora ya que es baja en grasas, proteínas y calorías. Suele formar parte de un estilo de vida que incluye el deseo de purificarse y de acercarse a la naturaleza. Se dice que la dieta crudívora aporta:

  • control del peso
  • mayor energía
  • mejor digestión
  • un sistema inmunológico más fuerte
  • mayor lucidez mental y creatividad
  • una piel más saludable
  • menor riesgo de cardiopatías y otros problemas de salud crónicos
  • ¿Cuáles son los riesgos y las precauciones que deben tomarse?

    Los alimentos crudos—en concreto las carnes, el marisco y los huevos—, pueden estar contaminados por bacterias y parásitos que mueren durante la cocción. Algunos alimentos que no son seguros o son venenosos sí se consumen crudos, por ejemplo:

  • el trigo sarraceno
  • las hojas de ruibarbo y tallos que no estén tiernos
  • judías y brotes crudos
  • la piel verdosa de las patatas
  • Las dietas crudívoras suelen ser pobres en proteínas y vitaminas, sobre todo en vitamina B12. Los veganos tienen un mayor riesgo de sufrir deficiencias nutricionales.
  • Los alimentos crudos deben introducirse de forma gradual en la dieta, ya que el cambio repentino de hábitos alimenticios puede ocasionar dolores de cabeza, náuseas, antojos y depresión.
  • A pesar de que consumir alimentos crudos ahorra el tiempo de preparación, se requiere una minuciosa planificación de las comidas para obtener un equilibrio adecuado de vitaminas y minerales en una dieta limitada. De todas formas, muchos alimentos crudos tienen que dejarse en remojo, molerse, cortarse, mezclarse o manipularse de algún modo.
  • La preparación de los alimentos a menudo requiere el uso de licuadoras, robots de cocina, exprimidores y deshidratadores.
  • Los crudívoros pueden llegar a convertirse en fanáticos y corren el riesgo de padecer un desorden alimenticio conocido como ortorexia nerviosa, un término acuñado por Steven Bratmanto para describir “la fijación patológica con comer alimentos ‘adecuados’ ‘puros’ o ‘superiores’.”
  • ¿Cómo funciona?

    Son pilares de una dieta crudívora:

  • frutas y verduras frescas
  • semillas
  • frutos secos
  • legumbres (judías y guisantes secos)
  • cereales integrales
  • frutas y verduras secas
  • zumos de frutas y verduras no pasteurizados
  • leche de coco fresco
  • algas y vegetales marinos
  • pasto de trigo
  • brotes
  • productos lácteos y leche no pasteurizados
  • huevos crudos
  • agua purificada o embotellada
  • Algunas dietas crudívoras distinguen entre alimentos “vivos” crudos o sin cocinar que contienen más enzimas porque se han “activado”. Por ejemplo, una almendra sin germinar es una almendra cruda, pero una almendra en agua que ha empezado a germinar se considera viva.

    ¿Cómo es una comida normal?

    Una cena crudívora diseñada por Brandi Rollins, autora de Raw Foods on a Budget (Alimentos crudos sin salirnos del presupuesto), consta de:

  • ensalada de invierno con lechuga, manzana, pera, ajo y aguacate
  • aliño de mostaza de Dijon o molida a la piedra, vinagre balsámico, aceite de oliva virgen extra, zumo de limón, sal marina y miel, agave o estevia sin procesar
  • buñuelos de coco crudo rallado, nueces crudas, vainilla, canela molida, sal marina, dátiles medjool y agave sin procesar
  • ¿Qué opinan los expertos?

    No existen estudios a largo plazo significativos y bien diseñados sobre las dietas crudívoras.

  • Numerosos expertos se muestran escépticos ante el hecho de que estas dietas puedan aportar una cantidad equilibrada y adecuada de proteínas, vitaminas y minerales para mantener una buena salud a largo plazo.
  • No hay pruebas científicas sobre la teoría de las enzimas de la digestión promovida por algunos crudívoros.
  • Algunos nutrientes, como los carotenoides de las zanahorias o el licopeno de los tomates, se absorben mucho más fácilmente si proceden de alimentos cocinados que si proceden de alimentos crudos.
  • Aunque la Sociedad Americana del Cáncer y el Instituto Nacional del Cáncer respaldan las dietas ricas en verduras y hortalizas, no existen pruebas de que una dieta crudívora pueda prevenir o curar el cáncer.
  • Es innegable que las dietas crudívoras reducen muchos de los riesgos asociados con las enfermedades cardiovasculares, como la obesidad y los altos niveles de colesterol y triglicéridos.
  • Para obtener más información, visita http://www.living-foods.com.

    Gestión anuncios
    Gestión anuncios
    image beaconimage beaconimage beacon