Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dieta macrobiótica

01/01/2015

¿Qué es?

La dieta macrobiótica forma parte de una filosofía y un estilo de vida que incorpora los conceptos de equilibrio y armonía de la filosofía oriental y que cree en la dieta de la medicina tradicional china. No está diseñada para perder peso, aunque a menudo las personas que optan por esta dieta lo consiguen.

¿Qué beneficios aporta?

  • Los defensores de la dieta proclaman sus ventajas, como la prevención de los síntomas de la menopausia, cáncer, infartos y apoplejías. No hay datos científicos que avalen estos beneficios.
  • ¿Qué riesgos plantea y qué precauciones deben tomarse?

  • Cualquier persona que planee iniciar una dieta macrobiótica debería consultar antes a un médico.
  • La dieta macrobiótica es muy restrictiva y puede generar déficits vitamínicos o nutricionales.
  • Planear la dieta de forma apropiada con un médico o un dietista cualificado ayudará a garantizar que se satisfacen las necesidades nutricionales.
  • ¿Cómo funciona?

    La dieta macrobiótica ha ido cambiando con el paso de los años. Originalmente, recomendaba pasar por etapas de eliminación de alimentos hasta conseguir una dieta consistente únicamente en arroz integral y agua. Estas directrices, poco seguras desde un punto de vista nutricional, se han ido sustituyendo por un enfoque más moderado y equilibrado. Actualmente, la dieta macrobiótica se compone de un conjunto dinámico de directrices que varían en función de la ubicación geográfica, la temporada, la disponibilidad de productos locales e incluso la hora del día.

  • La piedra angular de la dieta se basa en el concepto oriental de que todo tiene energía o fuerza que es yin o yang. El yin representa lo femenino, el frío, la oscuridad y la energía interior. El yang representa lo masculino, el calor, la luz y la energía exterior.
  • Sus defensores creen que para gozar de una buena salud mental y física y de una vida armónica, las fuerzas del yin y el yang deben estar equilibradas, y este equilibrio tiene que reflejarse en la comida.
  • En la dieta macrobiótica, algunos elementos tienen preferencia, mientras que otros son rechazados o están totalmente desaconsejados. Los cereales integrales no refinados, como el arroz integral, la cebada, el mijo, la avena integral y los granos de trigo son alimentos aconsejados.
  • Los alimentos integrales procesados, como la harina, no están aconsejados y deben utilizarse esporádicamente o eliminarse de la dieta por completo.
  • Es preferible la verdura de hoja verde, como la familia del repollo y los tubérculos.
  • Algunas hortalizas, como los espárragos, las berenjenas, los pimientos, las espinacas, las patatas y los tomates, deben evitarse. Se consideran productos solanáceos y los defensores de las dietas macrobióticas creen que causan inflamación.
  • Las frutas tropicales (como los plátanos, la piña o el mango) y los frutos secos tropicales están prohibidos para las personas que viven en climas templados, porque no son productos locales.
  • La dieta permite pequeñas porciones de pescado blanco (como platija, bacalao, halibut y lenguado) dos o tres veces por semana.
  • Las legumbres secas deben consumirse esporádicamente, mientras que los productos de soja se aceptan de forma general.
  • Las carnes rojas, la mayoría de los productos lácteos, los huevos, los colorantes artificiales, el arroz blanco, las palomitas de maíz, el café, el chocolate, el alcohol y la mayoría de los productos al horno están totalmente desaconsejados.
  • La dieta macrobiótica es una dieta rica en carbohidratos y baja en proteínas con un alto contenido en fibra. Se estima que una dieta macrobiótica se compone de un 50%-55% de cereales integrales, un 20%-30% de verdura fresca, un 10% de algas y cerca de un 10% de alubias, lentejas, soja y pescado.
  • Los alimentos aceptados deben consumirse siguiendo estas directrices:

  • Hacer dos o tres comidas diarias.
  • Consumir solo comida orgánica.
  • Elegir productos locales o que procedan de un radio de 650 kilómetros de casa. Evitar el consumo de alimentos importados.
  • Ajustar la energía de los alimentos a la energía de las estaciones y la hora del día.
  • Cocinar los alimentos al fuego, sin usar cocinas eléctricas ni microondas.
  • Utilizar utensilios de hierro fundido, cerámica o acero inoxidable.
  • Cocinar frecuentemente con métodos en los que se usen líquidos (por ejemplo, platos cocinados a presión, hervidos, al vapor, sopas y guisos) en lugar de utilizar métodos en seco (horno y parrillas).
  • No comer ningún alimento procesado y que contenga aditivos.
  • No tomar complementos alimenticios.
  • ¿En qué consiste una comida típica?

    Una comida macrobiótica podría ser:

  • arroz integral con shiso en polvo
  • zanahorias poco cocinadas
  • col poco cocinada
  • sopa de miso
  • ¿Qué opinan los expertos?

  • No hay pruebas científicas que determinen que la dieta macrobiótica tiene los beneficios que afirman sus defensores, como la prevención del cáncer.
  • Tampoco existen pruebas de que una dieta macrobiótica pueda curar enfermedades o afecciones.
  • Los nutricionistas y otros expertos han expresado su preocupación por el hecho de que las dietas macrobióticas no proporcionan todas las vitaminas y minerales necesarios para la salud.
  • Por lo general, una dieta saludable es que la que incluye muchos cereales integrales, fruta y verdura, junto con cantidades moderadas de productos lácteos bajos en grasa y proteínas magras.
  • Para obtener más información, visita http://www.kushiinstitute.org (en inglés).

    Gestión anuncios
    Gestión anuncios
    image beaconimage beaconimage beacon