Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dieta para embarazadas

01/01/2015

¿Qué es?

Una dieta para embarazadas debe aportar todos los nutrientes que necesitan la madre y el feto en desarrollo, y carecer de todas aquellas sustancias que pueden dañar a ambos. La mayor parte de los nutrientes necesarios pueden obtenerse con una dieta de calidad, variada, equilibrada y rica en nutrientes, vitaminas y minerales.

¿Qué ventajas tiene?

Mantener una buena alimentación durante el embarazo es fundamental para la salud de la madre y del bebé. Para las mujeres con un peso saludable antes del embarazo, el aumento de peso medio de 11–16 kilos (25–35 libras) puede reducir el riesgo de complicaciones durante el embarazo y el parto, o de que el bebé nazca con peso escaso. Los suplementos de ácido fólico (folato) (800 microgramos/día) antes y durante el primer trimestre reducen el riesgo de anomalías en el tubo neural, como por ejemplo la espina bífida, en un 70 % aproximadamente.

¿Cuáles son los riesgos y las precauciones que deben tomarse?

  • No se debe limitar la ingesta de calorías durante el embarazo, ya que podría implicar una alimentación inadecuada tanto para la madre como para el feto.
  • Las mujeres que ganan mucho peso durante el embarazo tienen más probabilidades de padecer sobrepeso u obesidad tras el parto.
  • El riesgo de anemia por deficiencia de hierro es mayor durante el embarazo.
  • Las embarazadas deben minimizar el riesgo de intoxicación alimentaria.
  • Las pequeñas comidas frecuentes de fruta y cereales, junto con la ingesta de abundante líquido, pueden contribuir a reducir las náuseas (“náuseas matinales”).
  • Además, realizar pequeñas comidas y evitar los alimentos picantes y grasos pueden aliviar los problemas digestivos, sobre todo durante el tercer trimestre.
  • Las mujeres con estreñimiento o hemorroides deben aumentar el consumo de fibra procedente de cereales integrales, además de procurar una ingesta de líquidos adecuada y realizar ejercicios de baja intensidad.
  • Los antojos y las aversiones hacia ciertos alimentos son comunes y normalmente desaparecen tras dar a luz.
  • Deben evitarse los suplementos minerales o vitamínicos en altas dosis.
  • Una elevada ingesta de vitamina A (retinol) puede producir anomalías congénitas. Las embarazadas deben evitar el consumo de hígado, de productos elaborados a partir de hígado como el paté, los alimentos con vitamina A añadida y los suplementos con vitamina A.
  • El consumo de alcohol durante el embarazo aumenta el riesgo de anomalías congénitas y del poco peso del bebé al nacer. Del mismo modo, una ingesta elevada de alcohol puede causar el síndrome de alcoholismo fetal.
  • La ingesta excesiva de cafeína (más de 300 miligramos/día) se ha asociado a abortos y al poco peso del bebé al nacer.
  • El consumo de pescado—de una a dos porciones de pescado azul a la semana—puede reducir el riesgo de parto prematuro y de peso escaso del bebé. No obstante, algunos pescados están contaminados con mercurio, dioxinas y bifenilos policlorados (PCB). Algunas especies que se deben evitar durante el embarazo son el tiburón, el marlín, el pez espada, la caballa gigante y el blanquillo.
  • ¿Cómo funciona?

    Aunque las necesidades varían en cada mujer, la Academia de Nutrición y Dietética recomienda consumir en torno a 300 calorías más al día durante el segundo y el tercer trimestre, y unas 500 calorías diarias adicionales si la embarazada es adolescente. Si el aumento de peso tiene lugar con normalidad, es probable que la ingesta energética sea la adecuada.

  • Los cereales integrales que contienen más vitaminas, minerales y fibra, así como los alimentos con hierro y folato añadidos, deben tener más presencia en la dieta.
  • Consumir cinco raciones diarias de fruta y verdura aporta importantes nutrientes como vitamina C, beta-caroteno, folato, potasio y fibra.
  • El consumo moderado de proteína procedente de fuentes bajas en grasas también aporta vitaminas y minerales.
  • El consumo de una a dos raciones semanales de pescado azul, como la sardina o el salmón, garantizan un suministro adecuado de ácidos grasos omega 3.
  • Los productos lácteos bajos en grasa en cantidades moderadas son buenas fuentes de proteína, calcio y vitamina D.
  • Grasas, aceites y dulces se pueden consumir con moderación. Las grasas saludables se encuentran, por ejemplo, en los aguacates, los frutos secos y el aceite de oliva.
  • La necesidad de un aporte mayor de ciertos nutrientes, como el hierro o el calcio, se puede suplir incrementando ligeramente la ingesta general de alimentos, en concreto de aquellos con un alto contenido nutricional. Esto se debe a que el organismo absorbe y utiliza estos nutrientes de forma más eficiente durante el embarazo.

  • Muchos médicos recomiendan suplementos minerales o multivitamínicos durante el embarazo, aunque la toma de suplementos que no sean folato y vitamina D no suele ser necesaria.
  • Normalmente, a las embarazadas se les aconseja tomar suplementos de 30 miligramos de hierro ferroso y consumir alimentos ricos en hierro, como carne roja magra, legumbres secas, verduras de hoja de color verde oscuro y cereales enriquecidos en el desayuno.
  • Las embarazadas vegetarianas y veganas deben consumir alimentos ricos en vitamina C y en hierro para mejorar la absorción de este último.
  • Entre los alimentos ricos en ácido fólico figuran las verduras de hoja de color verde oscuro, las naranjas, las legumbres secas, las lentejas, los cereales para desayuno y la harina con ácido fólico añadido.
  • Las recomendaciones de calcio oscilan entre 1.000 y 1.300 miligramos al día.
  • La vitamina D es necesaria para la absorción de calcio—600 UI al día es la recomendación habitual.
  • ¿Qué opinan los expertos?

    Una dieta saludable y equilibrada, el aporte adecuado de folato y no consumir de alcohol durante el embarazo son directrices ampliamente reconocidas.

    Para obtener más información, visita la página de información del Departamento de Agricultura de Estados Unidos “Health & Nutrition Information for Pregnant & Breastfeeding Women” (Información nutricional y de salud para embarazadas y lactantes) y la página de información de la Clínica Mayo “Pregnancy Week by Week” (El embarazo semana a semana).

    Gestión anuncios
    Gestión anuncios
    image beaconimage beaconimage beacon