Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dieta para personas con TDAH (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad)

01/01/2015

¿Qué es?

La dieta para personas con TDAH pretende mejorar los síntomas del trastorno de déficit de atención e hiperactividad a través de cambios en la dieta. El TDAH se define como un trastorno en el que se entremezclan comportamientos de falta de atención, hiperactividad e impulsividad graves e inadecuados desde el punto de vista del desarrollo, y que impiden un funcionamiento normal en casa y en la escuela.

En 1981, dos investigadores británicos, I. Colquhoun y S. Bunday, descubrieron tras realizar un exhaustivo estudio de niños con TDAH que muchos de ellos mostraban signos físicos de deficiencia de ácidos grasos esenciales (AGE), entre ellos, sed excesiva, poliuria y sequedad en la piel y en el pelo. Estos investigadores fueron las primeras autoridades en proponer la falta de ácidos grasos como un factor en el desarrollo del TDAH. El creador de una dieta para personas con TDAH más famoso fue el Dr. Benjamin Feingold (1899-1982), Jefe de la sección de Alergología del Centro Médico Kaiser Permanente. Para él, el TDAH y otros trastornos del comportamiento provenían de reacciones negativas a sustancias en los alimentos. Si bien la investigación en curso ha ido evidenciando la importancia de una buena nutrición para el proceso de aprendizaje, la memoria y el comportamiento, los resultados de los estudios recientes muestran pruebas contradictorias en cuanto a la posibilidad de que ciertos cambios en la dieta puedan mejorar los comportamientos asociados al TDAH.

¿Qué beneficios aporta?

  • La dieta para personas con TDAH recomienda el consumo de distintos alimentos sanos para ayudar a garantizar la ingesta regular de todas las vitaminas, minerales y nutrientes necesarios para gozar de una buena salud.
  • Esta dieta se destina a menudo a niños con TDAH. Una nutrición adecuada es especialmente importante para niños en etapa de crecimiento. Se ha demostrado que una nutrición pobre conlleva una menor capacidad de concentración en la escuela y supone un obstáculo para el aprendizaje.
  • La dieta afirma mejorar la atención, la concentración y otros comportamientos asociados al TDAH.
  • ¿Qué riesgos plantea y qué precauciones deben tomarse?

  • Antes de comenzar una dieta nueva, es importante consultar con el médico o con el nutricionista. Esto es particularmente importante si la persona que seguirá la dieta es un niño, ya que los niños presentan necesidades nutricionales propias.
  • En caso de consumir suplementos nutricionales, deberá hacerse siempre siguiendo las instrucciones del fabricante y en la dosis prescrita. No deben suministrarse suplementos o vitaminas a los niños sin consultar antes con su médico.
  • Las vitaminas o suplementos pueden tener serias incompatibilidades con los medicamentos.
  • Según los informes, la ingesta de suplementos de aceite de pescado junto con medicamentos estimulantes, puede exacerbar el comportamiento hiperactivo en algunas personas con TDAH.
  • Los suplementos de aceite de pescado pueden reducir el tiempo de coagulación de la sangre, por lo que no se deben ingerir en caso de seguir un tratamiento con medicamentos anticoagulantes.
  • ¿Cómo funciona?

    La dieta para personas con TDAH pretende proporcionar la cantidad correcta de sustancias, consideradas positivas, para combatir los efectos del TDAH.

    Ácidos grasos

    • Las grasas desempeñan un papel estructural y funcional clave en el cerebro y en el sistema nervioso central, y por ello, se les atribuye un factor fundamental en el desarrollo del TDAH.
    • Los dos ácidos grasos considerados especialmente importantes son el EPA y el DHA, no solo por las funciones que llevan a cabo en el cerebro y en el cuerpo, sino también porque son relativamente escasos en la dieta de muchas personas.
    • La dieta sugiere también la ingesta de una proporción más pequeña de grasas omega-6 con respecto a grasas omega-3 (concretamente, ácido linoleico [AL] con respecto a ácido alfalinolénico [AAL], respectivamente), no superior a 5:1 (1 gramo de omega-3 por cada 5 gramos de omega-6).
    • Entre los alimentos ricos en LA se incluyen algunas verduras y aceites de semillas, como el aceite de girasol, cártamo, soja, palma, cacahuete y sésamo, todos recomendados en cantidades adecuadas junto con aceites ricos en ALA, como aceite de colza, linaza y nuez.
    • Por su riqueza en grasas monoinsaturadas buenas, se recomienda también consumir aceite de oliva, a pesar de su escaso contenido en ácidos ALA.
    • Otras fuentes de ácidos ALA son las verduras de hoja verde, como rúcula, berro y espinaca, y hierbas aromáticas frescas, como albahaca, cilantro, menta y perejil.
    • Entre las fuentes buenas de ácidos EPA y DHA encontramos el pescado graso, como salmón, trucha, caballa, sardina, arenque y anchoas, especialmente ricos en estos ácidos grasos.

    Cinc

    • El cinc desempeña varias funciones importantes en el organismo, entre ellas el metabolismo de neurotransmisores y ácidos grasos, por lo que una deficiencia de cinc puede intervenir en el desarrollo del TDAH.
    • La dieta para personas con TDAH recomienda el consumo de alimentos ricos en cinc, como marisco, hígado, piñones, anacardos y cereales integrales.

    Hierro

    • La deficiencia de hierro puede estar asociada al desarrollo del TDAH en los niños. Unos niveles bajos de ferritina (una proteína almacenadora de hierro) en la sangre pueden conllevar síntomas más severos de TDAH y mayor déficit cognitivo.
    • Esta dieta recomienda aumentar la ingesta de hierro a través de alimentos ricos en este mineral, como carne roja, cereales fortificados para el desayuno, legumbres (por ejemplo, garbanzos y lentejas) y albaricoques deshidratados.
    • En algunos casos, puede ser recomendable un suplemento adicional de hierro; la toma de suplementos deberá ser consultada previamente con el médico.

    Antioxidantes

    • La dieta recomienda consumir distintos alimentos ricos en antioxidantes, como frutas y verduras, frutos secos, infusiones, aceites, pescado y marisco, hígado, huevos, setas y lentejas.
    • El consumo de la cantidad diaria mínima recomendada de cinco porciones de fruta y/o verduras debería proporcionar las cantidades de antioxidantes dietarios complementarios, especialmente si se consume una amplia gama de colores y variedades.

    Aditivos alimentarios sintéticos

    Se cree que hay ciertos colorantes alimentarios sintéticos, aromatizantes y conservantes que contribuyen a un empeoramiento del TDAH. En esta dieta se eliminan los aditivos a continuación:

    • Tartrazina (E102)
    • Amarillo de quinoleína (E104)
    • Amarillo 2G (E107)
    • Amarillo ocaso (E110)
    • Azorrubina (E122)
    • Amaranto (E123)
    • Ponceau 4R (E124)
    • 128
    • Azul brillante (E133)
    • Verde S (E142)
    • Caramelo (E150)
    • Negro brillante BN (E151)
    • Marrón FK (E154)
    • Marrón HT (E155)
    • Litol-rubina BK (E180)
    • Ácido benzoico (E210)
    • Benzoato de sodio (E211)
    • Dióxido de azufre (E220)
    • Sulfito de sodio (E221)
    • Bisulfito sódico (E222)
    • Metabisulfito de sodio (E223)
    • Metabisulfito de potasio (E224)
    • Sulfito de calcio (E226)
    • Sulfito ácido de calcio (E227)
    • Sulfito ácido de potasio (E228)
    • Vainillina

    ¿En qué consiste una comida típica?

    Una comida típica en la dieta para personas con TDAH puede consistir en una amplia gama de alimentos, siempre que sean por lo general saludables y no estén muy procesados. Una comida podría incluir, por ejemplo:

  • Un sándwich de ternera con lechuga y tomate, en pan de trigo integral
  • Leche desnatada
  • Palitos de zanahoria
  • ¿Qué opinan los expertos?

  • A pesar de que se ha investigado mucho con respecto a la dieta y al TDAH, no existe consenso en cuanto a que los cambios en la dieta supongan cambios en los síntomas del TDAH.
  • El consenso sí es general en cuanto a que las deficiencias dietarias pueden conllevar un control insuficiente del comportamiento, así como problemas en el aprendizaje, la memoria y la atención. Seguir una dieta saludable y equilibrada puede ayudar si los problemas proceden de las deficiencias en la dieta.
  • La dieta para personas con TDAH no incluye ejercicio. Por lo general, se estima que realizar ejercicio de manera habitual conlleva mejoras en muchos comportamientos, así como en la salud en general.
  • No existe evidencia concreta de que los aditivos alimentarios generen TDAH. No obstante, los alimentos sin aditivos tienden a ser más saludables y contienen más nutrientes y menos grasas y azúcares. Retirarlos de la dieta puede resultar beneficioso si con ello se mejora la calidad general de los alimentos consumidos.
  • Para obtener más información sobre la dieta para personas con TDAH, visita la Asociación Feingold de Estados Unidos en http://www.feingold.org. Para obtener más información sobre el TDAH, visita la Asociación del Trastorno de Déficit de Atención de Estados Unidos en http://www.add.org (en inglés).

    Gestión anuncios
    Gestión anuncios
    image beaconimage beaconimage beacon