Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Dormir poco conduce a comer más y engordar

25/06/2014 Agencias
El sueño podría ser clave en predecir el alzhéimer. FOTOLIA © ABC El sueño podría ser clave en predecir el alzhéimer. FOTOLIA

Dormir pocas horas durante la noche lleva a comer más y, por lo tanto, engordar, según concluye un estudio dirigido por la Universidad de Colorado Boulder (EE.UU.), publicado en The Proceedings of the National Academy of Sciences. «El simple hecho de dormir menos, por sí solo, no va a llevar al aumento de peso. Pero cuando la gente está falta de sueño, les lleva a comer más de lo que realmente necesita», explica Kenneth Wright, director de sueño de la Universidad de Colorado CU-Boulder.

El estudio, realizado en colaboración con la UC Anschutz Medical Campus, sugiere que dormir lo suficiente puede ayudar a combatir la epidemia de obesidad. «No creo que dormir más por sí mismo que va a conducir a la pérdida de peso. Los problemas con el aumento de peso y la obesidad son mucho más complejos que eso, pero podría ayudar. Si podemos incorporar un sueño saludable a los programas de pérdida y de mantenimiento de peso, nuestros hallazgos sugieren que puede ayudar a las personas a obtener un peso saludable, pero se necesita más investigación para probarlo», dice Wright.

El sueño podría ser clave en predecir el alzhéimer. FOTOLIA

Investigaciones previas han demostrado que la falta de sueño puede conducir al aumento de peso, pero las razones de kilos de más no estaban claras. En el nuevo estudio, los investigadores muestran que mientras se permanece despierto más tiempo se requiere más energía, por lo que la los participantes en el estudio comieron alimentos más para compensar las calorías adicionales quemadas.

«Suite del sueño»

Los científicos monitorizaron a 16 jóvenes, adultos delgados y saludables que vivieron durante dos semanas en el Hospital de la Universidad de Colorado, que está equipado con una «suite del sueño», en la que se proporciona un ambiente tranquilo y regulado, y un cuarto sellado que permite a los investigadores medir la cantidad de energía que utilizan los participantes en base a la cantidad de oxígeno que inhalan y de dióxido de carbono que exhalan.

Durante los tres primeros días, los participantes pudieron dormir nueve horas por noche y comer alimentos controlados para que sólo ingirieran las calorías que necesitan para mantener su peso con el fin de establecer medidas de referencia. Pero después de los primeros días, se dividieron en dos grupos: uno que pasó cinco días con sólo cinco horas durmiendo y otro que estuvo cinco días con nueve horas de sueño, ambos grupos con oferta de comidas más grandes y acceso durante todo el día a bocadillos, fruta, yogur, helados y patatas fritas.

Después del período de cinco días, los grupos cambiaron. En promedio, los participantes que dormían hasta cinco horas por noche quemaron un 5 por ciento más de energía que los que dormían hasta nueve horas por noche, pero consumieron un 6 por ciento más calorías. Los que durmieron menos horas también tendían a comer porciones más pequeñas, pero comían más bocadillos tras la cena, por lo que la cantidad total de calorías que consumieron en tentempiés por la tarde era más grande que las calorías que componen cada comida individual.

El trabajo se suma a la creciente evidencia que demuestra que comer en exceso en la noche puede contribuir al aumento de peso. «Cuando la gente tiene sueño restringido, nuestros resultados muestran que comen durante la noche biológica cuando su fisiología interna no está diseñada para tomar esa comida», explicó Wright.

Wright y sus colegas también encontraron que los hombres y las mujeres respondieron de manera diferente: los hombres ganaron algo de peso, incluso con un sueño adecuado, cuando podían comer todo lo que querían, mientras que las mujeres simplemente mantuvieron su peso cuando tenían sueño adecuado, independientemente de la cantidad de comida disponible. Tanto hombres como mujeres aumentaron de peso cuando sólo se les permitió dormir durante un máximo de cinco horas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon