Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Edulcorantes artificiales

01/01/2015

Los edulcorantes artificiales pueden ayudar a gestionar el peso, prevenir la caries dental y controlar el nivel de glucosa en sangre en los diabéticos. También se ha sugerido que los edulcorantes bajos en calorías pueden estimular el apetito, pero la mayoría de las evidencias no apoyan esta hipótesis. Algunas investigaciones concluyentes demuestran que los edulcorantes artificiales no tienen ningún efecto sobre el metabolismo de los carbohidratos, el control de la glucosa en sangre a corto o largo plazo ni la secreción de insulina, y que, por consiguiente, son una alternativa excelente al azúcar para los diabéticos. Existen preocupaciones sobre la salud en relación con el uso de estos productos, a pesar de que la aprobación por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) de los edulcorantes artificiales incluye un análisis exhaustivo de los datos científicos para satisfacer sus requisitos de seguridad. Todos los edulcorantes "reconocidos generalmente como seguros" (GRAS, por sus siglas en inglés) se han sometido a extensos ensayos de seguridad y la FDA los ha revisado cuidadosamente.

Cinco edulcorantes artificiales aprobados por la FDA (GRAS)

El acesulfamo-k se descubrió en 1967 y fue aprobado para el uso en Estados Unidos en 1988. Su nombre comercial es Sunette. Es doscientas veces más dulce que la sacarosa y es estable cuando se calienta, por lo cual resulta adecuado para cocinar. No obstante, si se utiliza en grandes cantidades deja un regusto amargo. No se descompone en el cuerpo y no aporta ninguna caloría. La FDA ha realizado más de noventa estudios científicos y el Comité Mixto de Expertos en Aditivos Alimentarios de la FAO (JECFA, por sus siglas en inglés) también ha avalado la seguridad del acesulfamo-k.

El aspartamo se descubrió en 1969 y fue aprobado para el uso en Estados Unidos en 1981. Su nombre comercial es NutraSweet. El aspartamo también es doscientas veces más dulce que el azúcar y no es adecuado para aplicaciones que requieran altas temperaturas, ya que al calentarse pierde su dulzor. Contiene cuatro calorías por gramo pero, debido a su intenso dulzor, la cantidad de energía que aporta es inapreciable. Se sintetiza a partir de ácido aspártico y fenilalanina, dos aminoácidos esenciales. Algunas personas con fenilcetonuria (PKU, por sus siglas en inglés), una alteración metabólica hereditaria rara que consiste en un error de metabolismo de nacimiento, deben controlar su ingestión de fenilalanina de cualquier fuente, incluido el aspartamo, y por este motivo todos los productos en Estados Unidos que contienen aspartamo están etiquetados con un aviso que lee lo siguiente: "Este producto contiene fenilalanina". Debido a que es imposible saber si un feto tiene PKU, se recomienda a las mujeres embarazadas no utilizar aspartamo. La FDA afirma que el aspartamo es el aditivo alimentario probado más a fondo de todos los enviados jamás a este organismo.

El neotame se descubrió en 1990 y fue aprobado para el uso en Estados Unidos en 2002. Este análogo del aspartamo es ocho mil veces más dulce que el azúcar y se puede utilizar para cocinar y hornear. Aunque el neotame sea un derivado del aspartamo, no se metaboliza en forma de fenilalanina y no requiere etiquetado especial en relación con la fenilcetonuria. La FDA revisó más de 113 estudios en humanos y animales antes de regular el neotame.

La sacarina se descubrió en 1879 y fue aprobada para el uso en Estados Unidos en 1879. La sacarina es entre trescientas y quinientas veces más dulce que el azúcar de mesa y no proporciona ninguna energía, ya que no se metaboliza en el cuerpo humano. Tiene un regusto amargo y ligeramente metálico. El estudio con la mayor población hasta la fecha, en el que participaron nueve mil individuos, mostró que la sacarina no aumenta el riesgo de cáncer y el 15 de diciembre de 2000 el Congreso de los Estados Unidos aprobó una ley para eliminar la etiqueta de advertencia que, desde 1977, era obligatoria en los alimentos y las bebidas que contuviesen sacarina (dichas etiquetas eran obligatorias debido a descubrimientos de que la sacarina provocaba tumores en la vejiga en ratones cuando se les administraban dosis elevadas del edulcorante). La sacarina está aprobada en más de cien países de todo el mundo y el Comité Mixto de Expertos en Aditivos Alimentarios de la FAO y el Comité Científico de la Alimentación Humana de la Unión Europea la han estudiado y han determinado que es segura.

La sucralosa se descubrió en 1976 y fue aprobada para el uso en Estados Unidos en 1988. La sucralosa es seiscientas veces más dulce que el azúcar y no se absorbe en el tracto digestivo, por lo que no aporta calorías a los alimentos consumidos. Se obtiene a partir de moléculas de azúcar reorganizadas donde se sustituyen tres átomos de cloro por tres grupos de hidroxilo en la molécula de azúcar. La sucralosa se ha probado en más de cien estudios.

Azúcares alcohólicos o polioles (GRAS)

Técnicamente, los azúcares alcohólicos no son edulcorantes artificiales. Entre ellos se encuentran el sorbitol, xilitol, lactitol, manitol, isomalt y maltitol, que se utilizan para endulzar alimentos "sin azúcar" como caramelos, galletas y chicles. Los polioles tienen menos calorías que el azúcar, no promueven el deterioro de los dientes y no provocan un aumento brusco de la glucosa en sangre porque no se absorben fácilmente en el flujo sanguíneo. No obstante, si se consumen en exceso, pueden provocar efectos similares a un laxante. Los productos que contienen grandes cantidades de azúcares alcohólicos se deben etiquetar con la advertencia: "Un consumo excesivo puede tener efectos laxantes".

Edulcorantes artificiales pendientes de aprobación por parte de la FDA

El alitame es dos mil veces más dulce que el azúcar. En 1986 se registró una petición en la FDA. Al igual que el neotame, el alitame es un derivado del aspartamo. Está aprobado para el uso en distintos productos de alimentación y bebidas en Australia, Nueva Zelanda, México, Colombia, Indonesia y la República Popular China.

El ciclamato se descubrió en 1937, se prohibió en 1969, y se volvió a presentar una solicitud de aprobación en 1982. Después de que la FDA lo prohibiese en 1969, debido al hallazgo de que a dosis elevadas podía provocar tumores de vejiga en ratones, el uso del ciclamato se ha aprobado en más de cincuenta países. Este edulcorante es un derivado del ácido ciclohexilsulfámico y es treinta veces más dulce que la sacarosa. En mayo de 2003, la Unión Europea redujo la ingesta diaria media recomendada de este edulcorante en refrescos, zumos y bebidas a base de leche, a partir de la evidencia de que la tasa de conversión del ciclamato en el cuerpo era mayor de lo que se creía anteriormente.

El esteviósido (stevia) se obtiene a partir de las hojas de un arbusto sudamericano. A pesar de que pueda aportar un sabor dulce a los alimentos, en Estados Unidos no se puede comercializar como edulcorante porque la FDA la considera un aditivo alimentario no aprobado. La stevia es un edulcorante de alta intensidad y bajo en calorías trescientas veces más dulce que la sacarosa. Está aprobado en Japón, Corea del Sur, Brasil, Paraguay y Argentina. No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha determinado que los datos son insuficientes para etiquetarlo como edulcorante.

Los edulcorantes artificiales aportan un sabor dulce como el del azúcar pero sin las calorías añadidas. No perjudican los dientes y son una alternativa aceptable para las personas con diabetes o quienes desean reducir su consumo de sacarosa. Los edulcorantes artificiales y sus subproductos y componentes metabólicos no se consideran perjudiciales para las personas a los niveles que se utilizan habitualmente. Si se utilizan en el contexto de una dieta saludable, por lo general, los edulcorantes artificiales son seguros para su consumo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon