Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

El cáncer tiene su propio código de barras

15/01/2014 ABC
El cáncer tiene su propio código de barras © ABC El cáncer tiene su propio código de barras

Como un código de barras para el cáncer. Así es como comparan los investigadores del Hospital General de Massachusetts, en EE.UU., una nueva tecnología que permite el análisis simultáneo de cientos de marcadores de proteínas relacionadas con el cáncer procedentes de muestras de pacientes obtenidas a través de métodos mínimamente invasivos. Esta nueva técnica, explica en «Science Translational Medicine», utiliza anticuerpos vinculados a los «códigos de barras» de ADN que permiten detectar una amplia gama de proteínas diana y, al mismo tiempo, es muy potente y «exquisitamente sensible». Los investigadores creen que es una valiosa herramienta para avanzar en la información sobre la biología de la progresión del cáncer, así como para determinar por qué los tratamientos son o no eficaces.

Cada vez más se utilizan técnicas mínimamente invasivas -como la punción-aspiración con aguja fina o el análisis de las células tumorales circulantes- para realizar un seguimiento de la respuesta al tratamiento oncológico; dichas pruebas son sencillas y su coste no es elevado, además de ser mucho menos invasivas que otras como simple las biopsias. Sin embargo, hasta ahora los científicos solamente podía analizar unas pocas de las células que se obtienen con estos procedimientos. «Lo que nosotros hemos hecho es ampliar la información que podemos obtener de sólo unas pocas células», explica César Castro, autor del artículo. «En lugar de tratar de adquirir más tejido a estudiar, henos perfeccionado el proceso de análisis de forma que ahora se puede realizar con unas pocas células».

Así, ahora se pueden analizar cientos de marcadores simultáneamente. «Ya no estamos limitados por las escasas cantidades de células obtenidas a través de procedimientos mínimamente invasivos -dice Castro- Ahora, nuestro ‘cuello de botella’ será nuestra propia comprensión de las distintas vías involucradas en la progresión de la enfermedad y la modulación de las dianas farmacológicas».

La técnica funciona mediante el uso de un pequeño fragmento de ADN con una secuencia única o código de barras. El código de barras, explican, se enlaza a un anticuerpo específico que se une a una proteína determinada. Así, código de barras y el anticuerpo etiquetados de manera fluorescente pueden revelar qué proteínas diana están presentes. Los investigadores identificaron 88 proteínas diana distintas en células de cáncer de mama, y también detectaron proteínas en muestras de tejido de pacientes con cáncer de pulmón y piel.

Dado que la técnica funciona con muestras de sangre, e incluso con líquido cefalorraquídeo, los investigadores creen que podría potencialmente ser usada para estudiar muchas otras enfermedades identificando marcadores para tratarlas con más eficacia.

Medicina personalizada

«Hemos demostrado que esta técnica funciona mucho más allá de los entornos controlados del laboratorio», señala Castro, que añade que «en última instancia, las implicaciones de este tipo de tecnología podrían ser enormes. En plena era de la medicina personalizada podríamos aprovecharla no sólo para controlar, sino también para predecir la respuesta al tratamiento. Así, al obtener muestras de los pacientes antes de iniciar el tratamiento, y luego exponerlos a diferentes fármacos oncológicos o terapias dirigidas, podríamos seleccionar el tratamiento más adecuado para cada individuo».

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon