Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Juanjo Rodríguez, personal trainer: "Paula Echevarría me sorprende en los entrenamientos porque le pico y siempre se supera"

25/06/2014 MujerHoy
Juanjo Rodríguez, entrenador personal © MujerHoy Juanjo Rodríguez, entrenador personal

Juanjo Rodríguez, entrenador personal

Lleva vinculado al deporte desde niño y dio sus primeros pasos profesionales en el ámbito de la rehabilitación de lesiones, algo que le ha marcado pues es un tema que tiene muy en cuenta en sus sesiones. Juanjo Rodríguez es hoy el entrenador personal de Mar Saura, a la que lleva entrenando desde hace muchos años, aunque en la actualidad también trabaja con Paula Echevarría, Alicia Hernández (Dolores Promesas), Veva Longoria o Mónica Estarreado... Eso sí, tiene claro que no desearía que se le conociera por ser un entrenador de "celebrities", sino como alguien que intenta transmitir este lema: "Mejorar el cuerpo y la mente es mejorar la calidad de vida".

Mujerhoy.com: ¿Cualquier persona puede alcanzar un cuerpo 10 o un físico espectacular como el de algunas celebrities?

Juanjo Rodríguez: Es complicado... porque entran en juego varios factores. Un factor importante es la genética. Hay personas que con muy poco pueden conseguir mucho. Sin embargo, otras personas que trabajan mucho es probable que no lleguen a conseguir el cuerpo con el que sueñan. Pero lo que sí es verdad es que todo el mundo puede lograr sus objetivos. Quizá no sea un cuerpo 10, pero... ¿por qué no pensar en un cuerpo 9? Para conseguir un cuerpo 10 se necesita mucho trabajo. No es algo que se logre con una "horita al día". Y no sólo depende del tiempo de entrenamiento, pues también hay que tener en cuenta otros aspectos como el modo de vida, los hábitos, la alimentación...

Para alguien que nunca ha hecho ejercicio y se plantea cuidarse, ¿cómo aconsejas empezar?

Yo arrancaría con un par de días a la semana. ¿Por qué no más? Porque la idea es que esa persona se vaya acostumbrando y se enganche a la dinámica del entrenamiento. Si intentas trabajar más días, no dejas descansar el cuerpo y es más fácil que uno se canse y abandone. Poco a poco se iría incorporando a las sesiones un tercer día en la que se trabajará con otra actividad. Si le gusta caminar, aconsejo caminar; si lo que prefiere es la natación, nadar; y si con lo que se siente bien es con la bicicleta, pues la bicicleta... Progresivamente y dependiendo del nivel de motivación de la persona, se irán incrementando las sesiones. Pero en líneas generales, una persona que lleve un cierto tiempo entrenando (entre seis meses y un año) podría entrenar tres o cuatro días a la semana en sesiones en las que se intercalarían entrenamientos de fuerza y de carácter aeróbico.

¿Qué zonas requieren más esfuerzos en el caso de las mujeres? ¿Y en los hombres?

La zona del glúteo y las piernas es la zona que habitualmente la mujer más suele ensanchar, al igual que en el caso del hombre sucede con la tripa. Los hombres suelen tener interés en fortalecer los pectorales y los brazos y también la tripa.

¿Existe alguna edad adecuada para hacer ejercicio o en la que no sería aconsejable hacer ejercicio?

Cualquier edad es buena. He trabajado con gente de 30, de 40, de 60 años y hasta de 80. Lo único que cambia es el objetivo con el que se hace el ejercicio. Dependiendo de la edad que tiene esa persona se definen unos objetivos diferentes. A una persona mayor, por ejemplo, no le vas a pedir que busque un cuerpo perfecto. Su objetivo será mantenerse bien y que su día a día no suponga un esfuerzo extra.

¿Qué pasa con las personas que por falta de tiempo no pueden hacer ejercicio? ¿Aconsejas alguna actividad casera?

Si no tiene tiempo o no tiene los recursos necesarios para ir a un gimnasio o para trabajar con un entrenador personal, puede adquirir unas pesas de dos o tres kilos, algunas gomas y aparatos sencillos, con los que es posible hacer muchos ejercicios en casa o en cualquier lugar, desde unas sentadillas, hasta subir y bajar escaleras... se trata de utilizar los recursos que tengas a tu alcance para practicar una dinámica constante de ejercicios.

¿Hasta en la oficina puede alguien hacer ejercicio?

Pues claro que sí. En todos sitios se puede hacer ejercicio. En la silla, en las escaleras, en un pasillo... La imaginación es lo que mejor funciona a la hora de ejercitarse. Hay que utilizar los elementos que tienes a tu alrededor para ello. Hay mil variedades de ejercicios. De hecho, yo suelo trabajar tanto en los gimnasios como en lugares en los que apenas hay nada y tienes que tener imaginación para incorporar a la sesión todo aquello que tengas cerca. Puede ser además divertido.

¿Qué tipo de ejercicios resultan más penosos o costosos?

Normalmente suelo decir a las personas con las que trabajo que me digan si no pueden hacer o no quieren hacer un ejercicio en concreto (porque les resulta muy duro o muy aburrido), pero no para que lo dejen de hacer sino con la idea de variarlo para que resulte más atractivo. De todas formas, suelo variar mucho los ejercicios para que las sesiones no sean monótonas, aunque dentro de una continuidad. Además, en el caso de que haya un ejercicio que sepas que le cuesta más a una persona lo vas introduciendo de formas distintas, de modo que no se dé cuenta que está ejercitando esa parte del cuerpo.

¿Cómo se consigue que una persona se enganche al deporte?

Es importante que uno se sienta muy a gusto con la persona que está entrenando. Y del otro lado, el entrenador tiene que saber cuándo esa persona puede dar más de sí o cuando está cansado y adaptar las sesiones al momento vital en el que se encuentre. No se puede pedir el cien por cien todos los días.

¿Qué motivaciones podemos dar a aquellas personas a las que no les queda más remedio que entrenar solas, sin la ayuda de un entrenador personal?

Lo principal a la hora de entrenar en solitario es, que si observa que le da pereza o que se aburre, que intente hacer las sesiones más cortas, que se proponga 20 minutos al día. Lo más importante es crear una rutina y que esa rutina que crees no te suponga un esfuerzo. A partir de ahí puedes ir pidiendo más. Es una forma de engancharte poco a poco al entrenamiento, que te sientas bien y que no te suponga un esfuerzo muy grande. Lo importante es ser constante, sobre todo para aquellas personas que tienen tendencia a abandonar el ejercicio con facilidad. El primer objetivo es conseguir una rutina.

¿A qué horas del día es más recomendable hacer ejercicio?

Normalmente hacer ejercicio a primera hora de la mañana, muy temprano, no es demasiado aconsejable. La explicación está en que cuando uno se levanta por la mañana tu cuerpo no está del todo preparado para el ejercicio, las articulaciones y la amortiguación no están del todo "engrasados". Eso sí, si es ésa la hora a la que se puede hacer ejercicio no hay ningún problema, simplemente se hacen sesiones más suaves. Lo mejor es hacer ejercicio a la hora que uno pueda y que logre crear una rutina.

¿Crees que está en auge la figura del entrenador personal?

El deporte está en auge desde hace muchos años y seguirá en auge porque se está comprobando que el hecho de hacer ejercicio ayuda a que uno se sienta mucho más a gusto y esas mejoras físicas también ayudan a un cambio mental porque te sientes mejor y eso al final es salud. La mente es muy importante, sobre todo si consigues no pensar durante ese tiempo de ejercicio en los problemas que tienes.

Hay algo importante que también hay que tener en cuenta y es que existen muchas lesiones: problemas de espalda, de rodilla, de cervicales... Y eso hace que haya muchas personas que estén empezando a darse cuenta de que si no refuerza y trabaja esa musculatura, seguirá con molestias. Está cambiando el chip, sobre todo en el caso de la gente mayor.

Algunas mujeres piensan que le va mejor el yoga o el taichi, que otro tipo de ejercicios porque tienen miedo a que les ensanche. ¿Existen tipos de personas a los que les va mejor un tipo de ejercicio?

Es algo mental, realmente y depende de con lo que se siente mejor cada persona. Pero la verdad es que es difícil que una mujer consiga un cuerpo muy musculado (en cuanto al volumen). Tendrías que aportar otras cosas que no da el organismo o suplementos concretos para dar al organismo lo que el cuerpo de la mujer no produce de forma natural. Pero eso no es lo que la mujer quiere, lo que realmente quiere la mujer es compactar.

¿Das consejos de alimentación?

Soy cero partidario de las dietas o de decir qué es exactamente todo lo que tiene que comer una persona porque cuando esa persona vuelva tras ese régimen o dieta a su vida diaria hará lo que quiera. Prefiero ir dando recomendaciones puntuales. Y yo empiezo por la cena porque en general es donde siempre comemos más de lo que debemos.

¿Qué debemos evitar comer a la hora de cenar?

No es aconsejable cenar pasta y algunos alimentos con índices glucémicos altos. También recomiendo que no coman pan, ni en la merienda ni en la cena. Empiezo ahí y poco a poco voy ampliando las recomendaciones. Sé que es difícil, de hecho tengo que confesar que mi perdición son los snacks. De hecho, intento no comprar o que no haya en casa habitualmente porque no puedo evitar picar.

¿En qué se diferencia la forma de entrenar de hace años y la de ahora?

Ha cambiado mucho, no tiene nada que ver. Ha cambiado la forma de hacer todo. Antes no se miraba si te podías lesionar y eso es algo que yo miro mucho, sobre todo porque vengo del ámbito de la rehabilitación. Tengo que confesar además que existen algunos ejercicios (o incluso deportes) que yo no haría nunca y que no digo por no molestar a aquellas personas que los practican con asiduidad.

Eres el entrenador personal de Paula Echevarría, Mar Saura, Mónica Estarreado, Alicia Hernández...

Entreno a varias personas conocidas, pero sólo digo los nombres de aquellas que me han dado su permiso para nombrarlas o que ya han difundido que trabajan conmigo.

¿Cómo entrenas con Paula Echevarría y con Mar Saura?

Lo que hago con Paula Echevarría es un entrenamiento nuevo con electroestimulación muscular, con una máquina específica, que permite hacer ejercicio dinámico o estático, que permite activar las capas musculares más profundas. Son sesiones de entre 20 y 30 minutos, intensas, en las que por supuesto también hay que esforzarse.

Paula me ha sorprendido gratamente en los entrenamientos. Se pica mucho o más bien soy yo el que intenta motivar o picar a Paula y ella se entrega.

Con Mar Saura (que además es bloguera de Mujerhoy.com), con la que llevo muchos años entrenando, también he trabajado con este método de electroestimulación, pero desde que está embarazada hemos dado paso a otro tipo de sesiones.

Dices que tanto Paula Echevarría suele reaccionar bien cuando se le pide más... ¿Cómo consigues motivarle?

Le pico diciendo que la máquina le va a superar o también le hablo de lo que consiguen algunas amigas suyas, como por ejemplo Alicia, de Dolores Promesas, y Paula siempre responde y se intenta superar.

¿Te llega a pedir alguna las personas con las que entrenas que quiere conseguir el cuerpo o la parte del cuerpo de algún famoso?

No, no, eso no suelen pedir. Lo que sí suelen preguntar es en cuánto tiempo pueden conseguir un objetivo concreto. Y yo a esa pregunta siempre contesto: "Mal empezamos".

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon