Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La alimentación en las personas mayores

01/01/2015

¿Qué es?

La alimentación en las personas mayores se centra en aquellos alimentos que favorecen la salud y la longevidad y que previenen las enfermedades derivadas de la edad. Los cambios fisiológicos que afectan en gran medida las necesidades nutricionales de las personas mayores incluyen:

  • disminución del ritmo metabólico
  • reducción de la masa muscular
  • aumento de la grasa corporal
  • disminución de la mayoría de necesidades de vitaminas y minerales
  • ¿Qué ventajas tiene?

    Una buena alimentación y mantener un peso saludable pueden:

  • reducir el riesgo de padecer numerosos problemas de salud crónicos derivados de la edad (o mejorar sus síntomas), como el colesterol alto, la hipertensión, la diabetes tipo 2, las cardiopatías, la osteoporosis y la demencia
  • contribuir a la flexibilidad y a la movilidad
  • favorecer la agudeza mental
  • ¿Cuáles son los riesgos y las precauciones que deben tomarse?

  • Las personas mayores con sobrepeso u obesidad corren el riesgo de padecer diabetes tipo 2, hipertensión, colesterol alto, osteoartritis, aterosclerosis, cardiopatías, ictus, algunos tipos de cáncer y enfermedades de la vesícula biliar.
  • Por otro lado, aquellas personas mayores con infrapeso pueden llegar a sufrir pérdidas de memoria, osteoporosis, pérdida de fuerza muscular, hipotermia, estreñimiento y debilitamiento del sistema inmune.
  • Una mala alimentación constituye un factor de riesgo para la aparición de numerosos problemas de salud relacionados con la edad.
  • La deficiencia de proteínas y la falta de ejercicio también son factores de riesgo para la sarcopenia—una pérdida degenerativa de masa muscular y de fuerza.
  • Las personas mayores suelen tener menos sed, por lo que también existe el riesgo de deshidratación.
  • La cafeína aumenta la micción, que puede contribuir a la deshidratación y a los trastornos del sueño.
  • Algunos alimentos, bebidas y suplementos alimenticios—como el alcohol, los productos lácteos y las verduras que contienen vitamina K—pueden interaccionar con algunos medicamentos o modificar sus efectos.
  • Entre los obstáculos que dificultan a las personas mayores llevar una buena alimentación, se incluyen:

  • ingresos limitados
  • cambios vitales que afectan al día a día, como la jubilación o la pérdida del cónyuge o de algún familiar
  • soledad y aislamiento
  • pérdida de apetito
  • menor sentido del olfato y del gusto, que puede reducir el apetito o dificultar la capacidad de distinguir si un alimento está estropeado
  • ausencia de nociones de cocina o de ganas de cocinar
  • dependencia de aperitivos y de la comida rápida
  • conocimiento nutricional inadecuado
  • problemas dentales u orales y dificultad al masticar
  • menor producción de saliva, lo que dificulta tragar los alimentos
  • artritis o problemas de movilidad
  • problemas cognitivos
  • ¿Cómo funciona?

  • Aunque las necesidades calóricas son diferentes en cada persona y dependen del nivel de actividad física, se ha sugerido que los hombres de más de 50 años deben reducir su ingesta diaria de calorías en 600 y las mujeres en 300.
  • Se recomienda que las mujeres a partir de 51 años ingieran entre 1.600 y 2.200 calorías al día y los hombres, entre 2.000 y 2.800.
  • La pérdida muscular se puede ralentizar incluyendo todos los días proteína en la dieta y practicando ejercicios de fuerza.
  • Los alimentos con alto contenido en grasas saturadas y grasas trans, colesterol, sodio y azúcar constituyen factores de riesgo en el aumento del colesterol malo (o LDL), la arteriosclerosis y a la aparición de cardiopatías.
  • Las dietas bajas en grasas y colesterol reducen el riesgo de sufrir cardiopatías y diabetes, y mejoran el flujo sanguíneo al cerebro.
  • La obesidad, la hipertensión y el colesterol alto aumentan el riesgo de padecer demencia.
  • Las dietas ricas en calcio y la práctica habitual de ejercicios de fuerza son los pilares para la salud de los huesos. La cantidad diaria recomendada (CDR) de calcio es de 1.200 miligramos en las mujeres a partir de 51 años y de 1.000 miligramos para hombres de entre 51 y 70 años. A partir de los 71 años, se recomienda que los hombres consuman 1.200 miligramos de calcio al día.
  • La vitamina D es necesaria para la absorción de calcio. La CDR para la vitamina D es de 600 UI para personas entre 51 y 70 años y de 800 UI en personas de más de 70 años, siempre contando con una mínima exposición al sol.
  • La vitamina B12 es importante para la producción de glóbulos rojos y en el funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso.
  • Si bien algunos alimentos son la fuente nutricional preferente, una única toma diaria de un suplemento mineral o multivitamínico puede cubrir las carencias nutricionales.
  • La Asociación Americana del Corazón recomienda que las personas con enfermedades coronarias consuman aproximadamente un gramo de ácido eicosapentaenoico (EPA) y de ácido docosahexaenoico (DHA) al día, con preferencia procedente de alimentos como el pescado azul.
  • Otros problemas que pudieran surgir con la alimentación de las personas mayores se pueden abordar de la siguiente manera:

  • simplificando la preparación de los alimentos con el microondas, una olla de cocción lenta o una vaporera.
  • si se padecen problemas de masticación, comiendo alimentos más blandos—frutas en conserva, verduras en crema o puré, carne picada, pudin, yogur y zumos de fruta y verduras—
  • comprar alimentos genéricos, de marca blanca o a granel; aprovechar las ofertas o cupones de descuento; dividir y congelar la comida sobrante; compartir alimentos y beneficiarse de los programas de comidas comunitarios o de los cupones para alimentos
  • obtener ayuda para comprar o mediante la contratación de servicios de comida a domicilio
  • ¿Qué opinan los expertos?

    La buena alimentación en las personas mayores es importante por los siguientes motivos:

  • ayuda a prevenir y tratar las enfermedades y problemas de salud derivados de la edad
  • favorece la movilidad y la cognición
  • mantiene o mejora la calidad de vida
  • Para obtener más información, visita “Eating Well Over 50” (Comer bien pasados los 50) y la página de información de NIH Senior Health “Eating Well As You Get Older” (Comer bien conforme nos hacemos mayores).

    Gestión anuncios
    Gestión anuncios
    image beaconimage beaconimage beacon