Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La depresión, un factor de riesgo más de enfermedad cardiovascular

25/02/2014 E. ORTEGA
La depresión, un factor de riesgo más de enfermedad cardiovascular © ABC La depresión, un factor de riesgo más de enfermedad cardiovascular

La depresión, además de ser una enfermedad psiquiátrica, puede considerarse desde ahora como un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular. Así, la depresión se añade a otros ya conocidos factores de riesgos, como la obesidad, la diabetes, la hipertensión y el tabaquismo. Un comité de 12 expertos acaba de hacer esta recomendación a la American Heart Association (AHA).

El grupo ha revisado cientos de estudios para identificar la relación entre la depresión y los problemas cardíacos. Y, según sus conclusiones que se publican en «Cirulation», la mayoría de los artículos han visto que la depresión hace que las personas sean más propensas a tener un ataque al corazón o fallecer a causa de una enfermedad cardíaca .

«Los resultados no nos sorprenden», afirma Robert M. Carney. Recuerda que son muchos los estudios que han informado que la depresión se asocia con una mayor mortalidad. «Pero, aunque sospechábamos que íbamos a encontrar este vínculo, ahora estamos más seguros que nunca de que la depresión es un factor de riesgo de mortalidad en personas que tienen enfermedades del corazón».

25 años

Los profesores Universidad de San Luis, en EE.UU., Carney y Kenneth E. Freedland han estudiando los efectos de la depresión en la enfermedad cardíaca durante más de 25 años. Según Carney, cuando las personas pierden peso, bajan su presión arterial o dejar de fumar, disminuye su riesgo de enfermedad cardiovascular; pero hasta el momento ningún estudio ha demostrado que el tratamiento de la depresión disminuya el riesgo cardíaco.

«Desafortunadamente muy pocos estudios han analizado esta cuestión», reconoce Carney. Parte del problema es que los tratamientos disponibles no funcionan en todos los pacientes; incluso las mejores terapias para la depresión conducen a la remisión en sólo alrededor uno de cada dos pacientes deprimidos.

Pero Carney y Freedland creen que disponer de mejores tratamientos para la depresión pueden mejorar la supervivencia. «A mejores terapias, mejor calidad de vida del paciente. Sin embargo, antes de que podamos afirmar que el tratamiento de la depresión puede mejorar la salud del corazón o la supervivencia en pacientes con enfermedades del corazón, necesitamos más investigación».

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon