Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La dieta para la menopausia

01/01/2015

¿Qué es?

Las dietas recomendadas para la menopausia satisfacen las necesidades nutricionales de las mujeres que se encuentran en esta etapa, a la vez que ayudan a paliar sus síntomas (sofocos, sudores nocturnos, problemas para conciliar el sueño y aumento de peso, entre otros) y a reducir el riesgo de padecer osteoporosis y cardiopatías.

¿Qué ventajas tiene?

  • Mantener una buena alimentación y el control de las calorías consumidas contribuye a mantener un peso saludable ya que el metabolismo se ralentiza, se previenen enfermedades como la osteoporosis y se reduce el riesgo de padecer cáncer de mama.
  • Por otro lado, una dieta baja en grasas puede reducir o evitar por completo los sofocos.
  • Aparte, la práctica de ejercicio también puede contribuir a aliviar algunos síntomas de la menopausia y reduce el riesgo de osteoporosis.
  • ¿Cuáles son los riesgos y las precauciones que deben tomarse?

    Por lo general, mantener una dieta nutricionalmente equilibrada y un plan de ejercicios aprobado clínicamente no implica riesgo alguno. Sin embargo, los remedios de hierbas y algunos suplementos para calmar los síntomas de la menopausia no están regulados y sus fabricantes no están obligados a demostrar que su consumo es seguro o efectivo.

  • Es necesario consultar con un médico antes de tomar cualquier suplemento o hierba para los síntomas de la menopausia.
  • Los suplementos dietéticos y de hierbas pueden interferir con algunos medicamentos.
  • Algunos remedios o suplementos, como la dehidroepiandrosterona (DHEA), el dong quai o el trébol rojo implican riesgos adicionales.
  • Las mujeres con problemas de salud como endometriosis o miomas, y las que tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de mama, útero u ovarios, deben extremar las precauciones al tomar fitoestrógenos (estrógenos naturales de las plantas) y otros medicamentos o sustancias que aumenten los niveles de estrógeno en el organismo.
  • ¿Cómo funciona?

  • En torno a los 45-50 años de edad, las mujeres deben empezar a reducir las raciones de comida para disminuir 200 calorías diarias.
  • La dieta baja en grasas y de alto contenido en fibra recomendada, que a su vez es rica en frutas, verduras y cereales integrales, se ajusta a lo establecido en la guía MyPlate del gobierno de Estados Unidos.
  • La fibra soluble puede contribuir a reducir los niveles de colesterol y el riesgo de padecer cardiopatías.
  • La fibra insoluble de las verduras y de los cereales integrales ayuda a prevenir el estreñimiento.
  • Los ácidos grasos omega 3 también pueden contribuir a la prevención de cardiopatías y de accidentes cerebrovasculares.
  • En la medida de lo posible, es preferible que los nutrientes procedan de alimentos y no de suplementos. El aporte de nutrientes diario recomendado para mujeres de más de 50 años incluye:

  • calcio para la salud de los huesos—1.200 miligramos procedente de los lácteos, las almejas, las sardinas, el brócoli y las legumbres;
  • vitamina B6—1,5 miligramos procedente del pescado, del hígado de ternera y demás casquería, de las patatas y demás verduras con almidón, así como de la fruta y de otros cítricos;
  • vitamina B12—2,4 microgramos procedente del hígado, el riñón, el pescado, las aves de corral, los huevos, los productos lácteos y los alimentos enriquecidos;
  • vitamina D—600 IU (800 IU en el caso de mujeres con más de 70 años) procedente de la leche y del zumo de naranja enriquecidos, de algunos cereales, del salmón y del atún.
  • consumir al menos tres veces al día alimentos ricos en hierro como carne roja magra, aves de corral, pescado, huevos, verduras de hoja verde, nueces y cereales enriquecidos.
  • Otras sugerencias para controlar los síntomas de la menopausia:

  • las bebidas calientes, la comida picante y el alcohol pueden provocar sofocos;
  • la cafeína puede agravar los problemas para conciliar el sueño;
  • un estudio indica que, en algunos casos, los suplementos de omega 3 pueden reducir los sofocos;
  • practicar ejercicio regularmente durante al menos 30 minutos contribuye a mantener un peso saludable, la resistencia ósea y alivia el estrés, lo que puede traducirse en una mejora de los cambios de humor y de los patrones de sueño;
  • el yoga puede reducir la incidencia de sofocos.
  • ¿Qué opinan los expertos?

  • Un importante estudio realizado en 2012 descubrió que las dietas bajas en grasas pueden contribuir a reducir o eliminar los sofocos y que las mujeres que pierden más de 4,54 kg en un año tienen más posibilidades de no padecer más sofocos.
  • No obstante, existen estudios contradictorios con respecto a la efectividad de los extractos de soja y de los suplementos para tratar los síntomas de la menopausia. Aparentemente, el consumo de extractos de soja es seguro a corto plazo, pero a largo plazo está asociado con el engrosamiento de las paredes del útero.
  • Un comité de institutos nacionales de salud concluyó en 2005 que el ginseng puede ser útil para controlar los cambios de humor y los trastornos del sueño típicos de la menopausia, y puede contribuir a producir una sensación general de bienestar. Sin embargo, no se demostró que fuera efectivo en el tratamiento de los sofocos.
  • Los fitoestrógenos se suelen recomendar para tratar síntomas de la menopausia como los sofocos. Sin embargo, el National Center for Complementary and Alternative Medicine (Centro Nacional para la Medicina Alternativa y Complementaria) no ha encontrado pruebas suficientes que respalden esta afirmación. De hecho, se sospecha que el uso a largo plazo de fitoestrógenos puede tener efectos perjudiciales sobre los tejidos sensibles a las hormonas, como el pecho y el útero.
  • El cohosh negro se comercializa como remedio para los sofocos, los sudores nocturnos y la sequedad vaginal. Sin embargo, los estudios publicados sobre esta sustancia no son unánimes.
  • Del mismo modo, los resultados sobre los efectos de la linaza en el tratamiento de síntomas menopáusicos también son contradictorios.
  • Los estudios realizados sobre el uso de DHEA para el tratamiento de sofocos han arrojado resultados dispares y se teme que su uso a largo plazo pueda tener efectos perjudiciales y aumentar el riesgo de cáncer de mama.
  • Por otro lado, no se ha demostrado que el dong quai sea efectivo en la reducción de sofocos. Además, esta sustancia interacciona con la warfarina, lo que puede desembocar en complicaciones hemorrágicas.
  • Asimismo, se ha demostrado que los efectos del trébol rojo sobre los síntomas de la menopausia no son significativos.
  • Para obtener más información, visita la página de información de la Academy of Nutrition and Dietetics “Eating Right During Menopause (Comer bien durante la menopausia)” y la página de información del Centro médico de la Universidad de Maryland “Menopause (Menopausia).”

    Gestión anuncios
    Gestión anuncios
    image beaconimage beaconimage beacon