Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

La impotencia sexual también es cosa de jóvenes

25/06/2014 abc
La impotencia sexual también es cosa de jóvenes © ABC La impotencia sexual también es cosa de jóvenes

Cuando hablamos de impotencia sexual o disfunción eréctil, el perfil que nos viene a la cabeza es el de un hombre de cierta edad, pero los jóvenes no están exentos de sufrirla. Desde Boston Medical Group, especializados en el tratamiento de disfunciones sexuales masculinas, alertan del incremento de pacientes menores de 25 años con problemas de disfunción eréctil como consecuencia de los abusos con el alcohol. De hecho, el número de pacientes con disfunción eréctil que han acudido a alguno de los centros médicos del grupo ha aumentado un 5% durante este último año.

«El alcohol retarda, distorsiona y enlentece la percepción y respuesta de nuestros sentidos como reflejos, visión, audición o respuesta sexual, ya que deprime el funcionamiento del sistema nervioso central», explica Jose Benítez, director médico de Boston Medical Group. «Esto sucede tanto en el bebedor ocasional como en el habitual, ya que es consecuencia directa de una ingesta excesiva de alcohol, con la diferencia de que en los pacientes alcohólicos estos trastornos se van convirtiendo en crónicos y en ocasiones de carácter irreversible», añade.

La impotencia sexual también es cosa de jóvenes

En torno al alcohol se han creado una serie de mitos, que los jóvenes aceptan como ciertos, como que las sustancias etílicas facilitan las relaciones interpersonales, incrementan la actividad y mejoran el funcionamiento sexual, ya que favorece la desinhibición del individuo en muchos casos. Pero la realidad es que el consumo de alcohol provoca trastornos en los mecanismos de la erección, produciendo disfunción eréctil transitoria, o crónica en muchos de los casos en los que se ha producido un abuso prolongado.

El doctor Benítez destaca también que el alcohol «inhibe el buen funcionamiento del sistema nervioso central, por lo que no se produce una correcta comunicación entre el estímulo y el cerebro, dando lugar a que el sistema circulatorio entorpezca la llegada de la sangre al pene, dificultando la erección, y por tanto la penetración y el coito».

El alcohol es la principal causa de los problemas de disfunción eréctil de los hombres entre 18 y 35 años, según un estudio de Boston Medical Group. La investigación se ha llevado a cabo en nuestro país entre 447 hombres con problemas de disfunción eréctil, con edades comprendidas entre los 18 y los 35 años.

«En general, nuestra percepción es que unos hábitos de vida poco saludables como el abuso del alcohol, el consumo de drogas o el tabaco, tienen un impacto muy negativo en la salud general de los varones menores de 25 años, y como consecuencia también en su salud sexual», analiza el doctor Benítez, quien advierte de que estos malos hábitos, a la larga, tendrán consecuencias negativas en el correcto funcionamiento de otros órganos. «En muchas ocasiones la disfunción eréctil es el primer síntoma de que algo no está funcionando correctamente en nuestro organismo como problemas cardiovasculares o un funcionamiento anómalo del sistema nervioso central», aclara.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon