Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las células T, claves en la protección de la vacuna de la gripe

25/06/2014 S. Gutiérrez
Virus de la gripe © ABC Virus de la gripe

Una población única de células inmunológicas, las células T, que aparecen en la sangre después de la vacuna antigripal estacional podría estimular el desarrollo de anticuerpos protectores del cuerpo contra la gripe, según un estudio realizado en niños y adultos que se publica en Science Translational Medicine.

Virus de la gripe

La vacuna de la gripe estacional se usa desde hace años, pero hasta ahora los científicos han tenido pocos datos sobre cómo funcionan realmente. Saber cómo las vacunas activan la producción de anticuerpos podría ayudar a los a mejorar la eficacia de las vacunas en poblaciones que son más susceptibles a la infección, como los muy jóvenes y los ancianos.

Anticuerpos

En este trabajo, los investigadores han descubierto descubrieron un subgrupo especial de células T que aparecen en la sangre tras la vacunación antigripal. Dichas células expresan tres marcadores: CXCR5, CXCR3 e ICOS, y están relacionadas con el desarrollo de anticuerpos protectores contra la gripe. Al analizarlos en profundidad, los autores descubrieron que estas células T funcionan al ayudar a las células B «memoria» preexistentes a estimular la producción de anticuerpos. La variación de células B de «memoria» contra la gripe aumenta con la edad, a través de la vacunación y exposición al virus año tras año.

Así, los investigadores creen que tiene sentido que las personas de más edad mayor posean un amplio suministro de células B «memoria» listas para combatir varios tipos distintos de gripe. También creen que el fracaso en los ancianos a la hora de inducir una respuesta de anticuerpos protectores tras la vacuna antigripal podría estar asociado con la falla para inducir este grupo especial de células T que expresa los tres marcadores, sugieren los autores. Y, añade, que estudios más detallados dirigidos a hallar las vías de aprovechar estas células T podrían potencialmente mejorar el diseño de las vacunas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon