Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Las enfermedades psicosomáticas aumentan con la crisis

25/06/2014 abc
Las enfermedades psicosomáticas aumentan con la crisis © ABC Las enfermedades psicosomáticas aumentan con la crisis

Los médicos de atención primaria han alertado del incremento de enfermedades psicosomáticas como dispepsia, acúfenos, fatiga o dolor crónico, entre los pacientes como consecuencia del estrés que genera la actual crisis económica.

En el marco del 35º Congreso Nacional de Semergen, los especialistas han señalado que son muchos los factores que pueden intervenir en el desarrollo de estos trastornos (circunstancias puntuales o mantenidas en el tiempo, factores físicos o ambientales como los cambios de estación, personales, familiares, laborales o sociales). «Están aumentando los síntomas físicos desencadenados por situaciones de estrés y los trastornos de ansiedad y depresión debido a la crisis actual, porque influye a nivel personal, familiar, laboral y social y se mantiene en el tiempo», advierte la doctora Raquel Ramírez Parrondo, médico de Familia y Psicoterapeuta de la Clínica Universidad de Navarra (en Madrid).

Aunque no existe una cuantificación objetiva del impacto de la actual crisis económica en el repunte de estos trastornos en nuestro medio, su efecto en la práctica clínica diaria es evidente. «Cualquier situacion de crisis, en sentido genérico, como factor estresante agudo, implica un proceso de reorganización, que si falla puede generar síntomas», explica el doctor Diego Cebrián Novella, facultativo especialista de Área del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Ramón y Cajal.

Solventar adecuadamente estos problemas depende, en gran parte, de que el médico aprenda técnicas terapéuticas específicas, pero también de imponer cierto sentido común en la práctica clínica. «No debemos ver al enfermo como un paciente psiquiátrico y debemos dar crédito a sus dolencias, evitando así el excesivo uso del sistema sanitario, puesto que no atenderlo correctamente supone seguramente una nueva consulta al cabo del tiempo», apunta el doctor Cebrián.

Cómo son las enfermedades psicosomáticas

Las enfermedades psicosomáticas aumentan con la crisis

El acúfeno es una percepción de sonido en ausencia de un estímulo acústico externo. Es un síntoma frecuente, que está presente en un 15% de la población general. El 90% se adapta adecuadamente a él, pero al resto les preocupa y les molesta, influyendo negativamente en su calidad de vida. En la mayoría de los casos los acúfenos pueden abordarse satisfactoriamente con un tratamiento integral.

El dolor es un motivo de consulta común en las consultas de Atención Primaria. El 20% de la población de mediana edad sufre dolor crónico, y este porcentaje asciende al 50% en los ancianos. El dolor crónico es el que persiste más allá de seis meses o más del tiempo de curación normal de una enfermedad determinada, y puede llegar a producir una discapacidad física desproporcionada.

La dispepsia funcional define a los síntomas originados en la región gastroduodenal en ausencia de enfermedad orgánica, sistémica o metabólica que los expliquen. En la población general tiene una prevalencia de 20-40%. Repercute significativamente en la calidad de vida de estos pacientes y en su ambiente laboral y sociofamiliar.

La fatiga es una falta de energía física y mental. Un 5-20% de la población en algún momento de su vida puede presentar fatiga durante un mes. Puede ser una respuesta a un esfuerzo importante físico o psíquico o puede relacionarse con alguna enfermedad: artritis reumatoide, esclerosis multiple, síndrome de fatiga crónica, anemia, depresión.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon