Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los 10 hábitos saludables que cambiarán tu físico para siempre

mujerhoy.com mujerhoy.com 08/05/2014 Mujerhoy.com
Un descanso saludable aumenta tu productividad laboral diaria © MujerHoy Un descanso saludable aumenta tu productividad laboral diaria

1. Bye bye azúcar. Intenta (hoy en día es prácticamente imposible hacerlo del todo) suprimir el azúcar de tu dieta todo lo que puedas. Casi cualquier alimento elaborado lleva azúcar incorporado, ya sea cómo tal o 'disfrazado' con otro nombre (dextrosa, fructosa, glucosa, sacarosa, azúcar invertida, maltosa...). Así que evita en la medida de lo posible los alimentos procesados y opta por opciones más naturales y saludables.

2. Camina al menos media hora al día. Un básico que cualquier médico nos recomendaría y que menos cumplimos. Hay muchos trucos para cumplirlo. Aparca un poco más lejos de tu destino, date una vuelta después de comer, bájate un par de paradas antes en el bus, camina hasta el supermercado más lejano...

3. Más verduras, frutas y hortalizas en tu dieta. Quizás esta sea la época de la historia en la que más fácil tenemos acceder a alimentos naturales... Sin embargo muchas veces nos dejamos vencer por la comodidad y optamos por opciones ya preparadas. Ten fruta y verdura siempre que puedas a la vista, verás como te acaba apeteciendo más. Por cierto, ¿Cuándo fue la última vez que paladeaste el sabor de una pieza de fruta? Haz la prueba.

4. Haz las cinco comidas diarias. Otro reto de nuestro tiempo que cada vez es más difícil de hacer por nuestros horarios, responsabilidades, trabajos, etc. Ten siempre una pieza de fruta y un tentempié a mano (jamón, atún, pavo, yogur...) para evitar tentaciones en forma de atracones o visitas a la máquina. Además, está demostrado que dividir nuestras comidas en 5 veces no aumenta las calorías, si no que hace que comamos menos a lo largo del día y que nuestro metabolismo esté más activo.

5. Ejercicios a intervalos de alta intensidad. ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste agotado después de una visita al 'gym'? Muchas veces nos comportamos como auténticos 'autómatas' a la hora de hacer ejercicio... Es por eso que los últimos avances en materia de 'fitness' indican que lo ideal es combinar ejercicios anaeróbicos con aeróbicos: de esa fusión nacen los ejercicios a intervalos de alta intensidad (HIIT). Algunas disciplinas tan populares como el Cross Fit se basan en ello... ¡Abajo el sedentarismo y la rutina!

6. Cocina menos... Y haz más comidas a la plancha, cocinadas al vapor y hervidas. Tu cuerpo lo agradecerá. Al cocinarlos, los alimentos cambian sus propiedades. Te sorprendería saber la de grasa que puedes añadir a un alimento cuando es guisado, estofado o frito. La carne y el pescado no son una excepción. Además, ahorrarás tiempo para tu día a día.

7. Haz ejercicio en casa. Si no tienes tiempo de ir al gimnasio, no dejes que te venza la pereza al llegar a casa. Hay un sinfín de ejercicios que puedes hacer sin prácticamente nada de equipamiento. Nuestro cuerpo está diseñado para estar en movimiento casi perpetuo y soportar grandes esfuerzos. ¿Lo has puesto a prueba?

8. Descansa. Algo complicado, pero que es muy efectivo. Lo habrás notado: si un día no descansas lo suficiente, al final entras en una 'rueda' sin fin en el que cada día estaremos un poquito más cansados. 8 horas de sueño deben bastarte. Para ello, ponte una hora límite para acostarte y procura dejar el suficiente espacio (1 hora) entre la cena y la cama.

9. Déjate acompañar. Hacer ejercicio en compañía es más divertido y motivador, además de que te permitirá ver mejor tu nivel de progresos. Pero si no encuentras a nadie que haga ejercicio contigo prueba a usar frases motivadoras, utiliza vídeos de YouTube de 'fitness', descárgate alguna 'app' de ejercicio y hazte una foto semanal para ver como cambia tu cuerpo.

10. Envasados, cuanto menos, mejor. Esto se aplica a lo que decíamos antes del azúcar y es por culpa de... La sal. Los alimentos precocinados, las bolsas de 'snacks' y otros tantos ejemplos usan y abusan de la sal refinada. No decimos que suprimas la sal por completo, si no que la desplaces de tu dieta. Muchos alimentos naturales ya tienen cloruro sódico entre sus componentes, así que cuanto menos sal, mejor para ti.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mujer Hoy

image beaconimage beaconimage beacon