Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los test no detectan algunas cardiopatías de atletas profesionales

25/06/2014 Agencias
Las pruebas no detectan graves alteraciones cardiovasculares en jugadores y muchos son autorizados para practicar el deporte © ABC Las pruebas no detectan graves alteraciones cardiovasculares en jugadores y muchos son autorizados para practicar el deporte

La estenosis aórtica y enfermedades de la aorta son poco frecuentes, pero importantes como causas de muerte súbita en atletas jóvenes y competitivos, por lo general mientras juegan al baloncesto o al fútbol, según concluye una investigación que se dará a conocer este domingo en las sesiones científicas anuales del Colegio Americano de Cardiología que se celebran en San Francisco (EE.UU.).

Las pruebas no detectan graves alteraciones cardiovasculares en jugadores y muchos son autorizados para practicar el deporte

A pesar de que los jóvenes atletas están obligados a pasar exámenes de salud para hacer deporte, las pruebas no detectan importantes alteraciones cardiovasculares en jugadores y muchos son autorizados para practicar el deporte a pesar de las sospechas de peligrosas enfermedades cardiovasculares, según la investigación sobre un registro de pacientes que fallecieron de muerte súbita, realizado por Kevin Harris, de la Fundación del Instituto del Corazón de Minneapolis (EE.UU.).

La estenosis aórtica, que ocurre cuando la válvula aórtica del corazón no está totalmente abierta, se considera una causa poco frecuente, pero importante, de la muerte en los jóvenes. La disección aórtica y rotura que se producen con las rasgaduras y rupturas de la pared aórtica, respectivamente, son condiciones catastróficas que no se asocian generalmente con la muerte de los individuos más jóvenes. Sin embargo, el papel de estas enfermedades muy graves no se entienden como causas de muertes en el campo de atletismo y su identificación en la rutina de cribado de pre-participación. «Si bien la mayoría de estos atletas jóvenes están siendo examinados, hay una gran variabilidad de desgracias en el proceso de selección y hemos tenido datos muy escasos sobre la eficacia de estos esfuerzos de detección», explica Harris.

Registro nacional

Para el estudio, los investigadores de MHIF analizaron los casos de muerte por enfermedad de la aorta (incluida la disección, la rotura o la coartación) y la estenosis aórtica en el Registro Nacional de Estados Unidos sobre Muerte Súbita en Atletas Jóvenes. De las 2.588 muertes en el registro, 44 eventos estaban relacionados con estenosis aórtica (19) o enfermedad de la aorta (25). De promedio, este grupo de atletas tenía 17,6 años y 40 eran hombres.

Los deportes más importantes representados en este grupo son el fútbol y el baloncesto, el béisbol y el softbol. Dieciocho de las 19 muertes relacionadas con la estenosis aórtica se produjeron justo después del ejercicio, 16 muertes atribuidas a la enfermedad de la aorta se dieron durante el ejercicio, seis ocurrieron durante la actividad sedentaria y dos durante el sueño. Los datos sobre la investigación de preparticipación estaban disponibles para 34 de los 44 atletas. De las 34 muertes, 15 atletas jóvenes habían sido evaluados específicamente por cardiólogos, a tres de los atletas se les había reconocido una anomalía aórtica y ocho habían sido previamente diagnosticados de estenosis aórtica o válvula aórtica bicúspide, que se produce cuando una válvula aórtica sólo tiene dos válvulas en lugar de tres. El 25 por ciento de los atletas (11 de 44) se quejaron de síntomas de pecho, la espalda o dolor abdominal en días anteriores al colapso. Tres de los 11 habían sido analizados en urgencias y dos de los 11 habían sido revisados por un cardiólogo el día antes de la muerte.

«La mayoría de los atletas en este estudio habían sido autorizados para participar en los deportes y un tercio habían sido evaluados por un cardiólogo», subraya Harris que añade que «en el proceso de revisión generalizada no se detectaron importantes alteraciones cardiovasculares en 19 de las muertes. Los otros 15 casos sospechosos de enfermedades cardiovasculares fueron detectados, pero a los atletas se les permitió seguir participando en deportes competitivos».

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon