Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Paleodieta

01/01/2015

¿Qué es?

Las paleodietas—también conocidas como dietas paleolíticas o del hombre de las cavernas—persiguen emular la alimentación de los cazadores y recolectores que poblaban la Tierra hace más de 10.000 años, antes de la aparición de la agricultura y de la domesticación de animales. Estas dietas se basan en la premisa de que los cazadores y recolectores de la Prehistoria estaban más sanos que los humanos de hoy en día porque comían alimentos a los que se había adaptado evolutivamente el organismo, además de que eran más activos físicamente, por lo que no padecían las enfermedades crónicas modernas como la obesidad, las cardiopatías, el cáncer o la diabetes. Las paleodietas son ricas en proteínas y en grasas, y bajas en carbohidratos y sodio refinados.

¿Qué ventajas tienen?

Las paleodietas están concebidas como planes de alimentación para toda la vida. Loren Cordain afirma que su paleodieta puede contribuir a combatir problemas de salud como la diabetes, la hipertensión, el colesterol alto, el acné y el síndrome del intestino irritable. Otros beneficios a destacar:

  • posible pérdida de peso
  • consumo elevado de frutas y verduras frescas, ricas en vitaminas y minerales, como factor importante para mantener una buena salud
  • se insiste en el consumo de carne magra y de carne de animales criados en libertad y alimentados con pastos, que contienen mayores niveles de ácidos grasos omega 3 y, a su vez, tienen efectos beneficiosos sobre el sistema cardiovascular
  • reduce o elimina el consumo de alimentos procesados
  • permite comer hasta saciarse en lugar de controlar las raciones o las calorías
  • posible aumento de la energía gracias a la estabilización de los niveles de azúcar e insulina en sangre por el consumo de frutas y verduras con bajos índices glucémicos
  • ¿Cuáles son los riesgos y las precauciones que deben tomarse?

  • Cuando se siguen dietas con poca variedad de alimentos, puede ser complicado obtener las vitaminas y los minerales necesarios.
  • Las paleodietas no permiten el consumo de productos lácteos que constituyen una fuente excelente de calcio, un mineral esencial en la formación y mantenimiento de unos dientes y huesos fuertes.
  • Los cereales, que tampoco se incluyen en la paleodieta, se consideran componentes importantes para una dieta saludable, además de ser una fuente de fibra alimentaria que favorece la digestión.
  • La restricción de carbohidratos puede causar letargia y fatiga, al menos al principio, y puede aumentar el riesgo de cetosis.
  • Por otro lado, un consumo ilimitado de alimentos hipercalóricos sin practicar ejercicio puede dar lugar al aumento de peso y riesgos para salud.
  • Asimismo, el consumo de grandes cantidades de carne roja rica en grasas aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • La carne procedente de animales alimentados con pastos es cara.
  • ¿Cómo funcionan?

    Las paleodietas se limitan fundamentalmente a los alimentos que estaban a disposición de los seres humanos hace 10.000 años.

  • Algunas paleodietas recomiendan el consumo de carne magra de animales criados en unas condiciones similares a las de su estado salvaje, mientras que otras insisten en el consumo de carne roja rica en grasas. No obstante, todas coinciden en el consumo de carne de animales criados en libertad y alimentados con pastos.
  • Aunque unas pocas paleodietas aconsejan el consumo de alimentos crudos, las prácticas agrícolas y de procesamiento de alimentos actuales requieren que la carne, el marisco y los huevos se cocinen o se sequen para prevenir el riesgo de intoxicaciones alimentarias.
  • A pesar de que en la Prehistoria los seres humanos consumían cereales silvestres, la mayoría eran muy diferentes a los cereales domésticos y es probable que su poder nutricional no fuera tan elevado.
  • Las paleodietas deben empezarse de forma gradual, siguiendo unas directrices laxas durante el período de transición.
  • Algunas recomiendan practicar mucho ejercicio, sobre todo al aire libre, mientras que otras no mencionan nada al respecto.
  • Además de la carne, otros alimentos permitidos son:

  • frutas
  • verduras y hortalizas
  • pescado
  • huevos
  • algunos aceites
  • leche de almendra y de coco
  • Los alimentos muy limitados o prohibidos incluyen:

  • cualquier alimento obtenido con tecnología (incluida la agricultura), con procesamiento y enlatado
  • cereales, incluidos el arroz, trigo y maíz
  • legumbres como los cacahuetes y la soja
  • verduras con almidón como las patatas, aunque muchas paleodietas permiten el consumo de batatas y boniatos.
  • todos los lácteos
  • azúcares refinados
  • sal
  • ¿Cómo es una comida normal?

    El desayuno de la paleodieta de Cordian (una “tortilla de guerrero de fin de semana” de una a dos porciones), contiene:

  • 2 huevos revueltos: de corral, orgánicos y grandes
  • 1 cucharadita de aceite de oliva
  • 2 cebolletas cortadas en dados
  • 1 taza de hojas de espinaca orgánica
  • 2 tomates orgánicos pequeños
  • 1/2 aguacate orgánico cortado en trozos pequeños
  • ¿Qué opinan los expertos?

    Las paleodietas se consideran dietas relámpago:

  • En el Paleolítico, la esperanza de vida era mucho menor que hoy en día, y por lo tanto no era habitual que los seres humanos vivieran lo suficiente como para desarrollar problemas como las cardiopatías o la obesidad, que contribuye a la aparición de numerosas enfermedades crónicas.
  • Numerosos expertos creen que las paleodietas no aportan todos los nutrientes necesarios y por eso pueden ser difíciles de seguir a largo plazo.
  • Las dietas que aconsejan grandes cantidades de carne roja rica en grasa y huevos son particularmente polémicas, ya que las grasas saturadas se vinculan con la aparición de enfermedades cardiovasculares y de cáncer colorrectal.
  • Aunque el pescado azul es una buena fuente de ácidos grasos omega 3, se trata de un alimento hipercalórico y puede contener mercurio y otras toxinas.
  • No obstante:

  • El consumo de muchas y variadas frutas y verduras es importante para la salud en general.
  • El menor consumo de alimentos procesados y azúcares refinados aporta evidentes beneficios para la salud.
  • Algunas investigaciones sugieren que las paleodietas pueden ayudar a regular los niveles de glucosa en sangre en las personas con diabetes tipo 2.
  • Para obtener más información, visita http://www.thepaleodiet.com.

    Gestión anuncios
    Gestión anuncios
    image beaconimage beaconimage beacon