Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pautas de alimentación

01/01/2015

Las Dietary Guidelines for Americans (Pautas de alimentación para norteamericanos) son la base de la política nutricional nacional en Estados Unidos. Están diseñadas para ayudar a los norteamericanos a tomar decisiones sobre alimentación que fomenten la buena salud y reduzcan el riesgo de enfermedades. Estas pautas las publica de manera conjunta el Departamento de Agricultura (USDA) y el Departamento de Servicios Sanitarios y Humanos (HHS) de Estados Unidos. El primer conjunto de pautas se publicó con el título Nutrition and Your Health: Dietary Guidelines for Americans (Nutrición y salud: pautas de alimentación para norteamericanos) en 1980. A partir de entonces, se nombró un comité de asesoramiento para que revisara estas pautas cada cinco años en función de las últimas investigaciones sobre alimentación y salud.

Evolución de las pautas de alimentación

En la década de los 70, los científicos comenzaron a identificar nexos de unión entre los hábitos de alimentación y el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas, diabetes de tipo 2 y cáncer. Se dieron cuenta de que era importante seguir una dieta saludable, no solo con el objeto de prevenir enfermedades causadas por la carencia de algunos nutrientes, sino también porque esto puede desempeñar un papel importante a la hora de disminuir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas. En Estados Unidos, las enfermedades cardíacas, la diabetes y el cáncer eran entonces, y aún siguen siendo, causas muy importantes de mortalidad y discapacidad, por lo que era necesario ayudar a los norteamericanos a elegir dietas que fomentaran una buena salud. Más adelante, se hizo evidente que la dieta saludable es una de las formas más asequibles y efectivas de tratar y controlar las enfermedades crónicas.

El primer paso importante en las pautas de alimentación dictadas por el gobierno federal fue la publicación en 1977 de Dietary Goals for the United States (Objetivos de alimentación para Estados Unidos) por el Comité elegido por el Senado sobre Nutrición y Necesidades Humanas. En esta publicación, se recomendaba aumentar la ingesta de carbohidratos y reducir la ingesta de grasas, grasas saturadas, colesterol, sodio (sal) y azúcar. En ese momento, se produjo un acalorado debate entre los científicos nutricionistas sobre estas recomendaciones. Algunos nutricionistas creían que no se conocía lo suficiente sobre los efectos de la dieta en la salud para realizar sugerencias tan específicas como las que se estaban proporcionando.

En 1980, se publicó la primera edición de Dietary Guidelines for Americans (Pautas de alimentación para norteamericanos) de USDA y HHS. Estas son las siete pautas:

En la segunda edición, que se publicó en 1985, se realizaron unos cuantos cambios, pero la mayor parte de las pautas permanecieron intactas. Los cambios que se realizaron fueron en la pauta sobre el peso, que se cambió por “mantener el peso deseable”, y en la última pauta, en la que “alcohol” se cambió por “bebidas alcohólicas”.

Después de la publicación de la segunda edición de Dietary Guidelines, se publicaron dos informes muy influyentes sobre la dieta y la salud. El Surgeon General's Report on Nutrition and Health (Informe general de cirujanos sobre nutrición y salud) se publicó en 1988 y el informe del National Research Council (Consejo de Investigación Nacional) 'titulado Diet and Health—Implications for Reducing Chronic Disease Risk (Alimentación e implicaciones en la salud para reducir el riesgo de enfermedades crónicas) se publicó en 1989. Ambos informes apoyaban el objetivo de las pautas para fomentar unos buenos hábitos de alimentación para que la gente se mantuviera sana. En 1990, en la tercera edición de las pautas, se adoptó un tono más positivo que en las ediciones anteriores, con frases como “elegir una dieta”, o “utilizar … solo con moderación”, en lugar de “evitar un exceso de…”. Muchos educadores de nutrición lo consideraron un paso positivo.

La cuarta edición fue la primera en incluir la pirámide de pautas de alimentación, que se había introducido en 1992. También fue la primera edición en la que se hablaba de las dietas vegetarianas y de los recién introducidos “Datos nutricionales” de las etiquetas de los alimentos. La quinta edición, de 2000, ampliaba el número de pautas a diez y las organizaba en tres mensajes: “Mantener una buena forma física (Aim for Fitness), comer alimentos saludables (Build a Healthy Base) y elegir con sensatez (Choose Sensibly)” (ABC).

Con la sexta edición de 2005, se introdujo una nueva pirámide de alimentación denominada MyPyramid. Esta pirámide tenía como fin ayudar a los norteamericanos a ser más conscientes de lo que comían y de sus necesidades nutricionales. Estaba diseñada para ayudar a aprender a comer una dieta saludable, a llevar un estilo de vida activo, y a mantener o conseguir gradualmente un peso saludable que reduzca el riesgo de enfermedades relacionadas con el peso. MyPyramid personalizaba las recomendaciones alimentarias en función de la altura, el peso, la edad, el sexo, el nivel de actividad y los objetivos de peso de cada persona. MyPyramid no fue muy bien recibido entre muchos educadores en nutrición, que consideraban que el gráfico era confuso y los consejos eran tan exageradamente detallados y específicos que desmotivarían a cualquier persona. En junio de 2011, MyPyramid fue sustituido por el gráfico y las pautas más sencillas de MyPlate.

Las pautas de alimentación para norteamericanos de 2010

El 31 de enero de 2011, USDA y HHS anunciaron la publicación de 2010 Dietary Guidelines for Americans (Pautas de alimentación para norteamericanos de 2010). La edición de 2010 fue la séptima de las pautas y se creó específicamente para ayudar a combatir el creciente problema de obesidad en los Estados Unidos. Se centraba en ofrecer recomendaciones muy fáciles de comprender y muy sencillas de poner en práctica en la vida diaria para personas muy ocupadas.

Estas son algunas de las pautas de 2010:

Las pautas de 2010 también incluyen una gran variedad de otras recomendaciones. Los dos temas recurrentes de las recomendaciones son mantener un equilibro calórico constante para lograr y mantener un peso saludable y centrarse en consumir comidas y bebidas muy nutritivas. El texto completo de las recomendaciones, así como una gran variedad de herramientas interactivas y otra información útil sobre nutrición, se pueden encontrar en http://www.cnpp.usda.gov/dietaryguidelines.htm.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon