Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Phosphorus

01/01/2015

Resumen

El fósforo es el segundo componente más importante de los huesos y los dientes. El primero es el calcio. El fósforo ayuda a mantener un pH normal (equilibrio acidobásico) en el cuerpo, y además, genera y utiliza energía.

Las mejores fuentes alimentarias

Casi todos los alimentos contienen fósforo. Son especialmente ricos en este mineral los productos lácteos (leche, yogur, helado, queso), la carne, el pescado, el tofu y los huevos. Los aditivos alimentarios que se añaden en la elaboración de alimentos pueden contribuir también a la ingesta de fósforo, como el ácido fosfórico que se encuentra en algunos refrescos.

Ingesta inadecuada y carencias

La carencia de fósforo es bastante infrecuente en personas sanas. La carencia de fósforo en la dieta suele observarse únicamente en personas con una inanición extrema, consumidores crónicos de antiácidos que contengan aluminio, alcohólicos y diabéticos en recuperación de una cetoacidosis (enfermedad en la que la sangre se vuelve ácida). Una carencia de este mineral produce bajas concentraciones de fósforo en sangre, que se caracteriza por anorexia, anemia, debilidad muscular, dolor óseo, confusión, aumento de la predisposición a infecciones, dificultad para caminar y, en los casos graves, la muerte.

El consumo de altas dosis de antiácidos que contienen aluminio puede dar lugar a concentraciones anormalmente bajas de fósforo en sangre. El aluminio de estos antiácidos puede unirse al fósforo e impedir así que esté disponible para el cuerpo. Las personas que consumen de forma crónica dosis altas de antiácidos que contienen aluminio deben consultar a su médico al respecto.

Ingesta excesiva

Una ingesta excesiva de fósforo, procedente de cualquier fuente, produce concentraciones elevadas de fósforo en sangre. Este hecho es infrecuente en personas sanas y se observa principalmente en personas con insuficiencia renal terminal e hipervitaminosis D. Los efectos adversos de esta afección son una menor absorción de calcio y la calcificación de los tejidos, especialmente los riñones.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon