Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ser sonámbulo es más grave de lo que se cree

25/06/2014 S. Gutiérrez

El onambulismo adulto, es una enfermedad potencialmente grave y las consecuencias de los episodios de sonambulismo no deben ser ignoradasFOTOLIA

Andar por la noche, si no se trata, puede provocar comportamientos violentos, autolesiones o lesiones a los compañeros de cama, trastornos del sueño, somnolencia diurna excesiva, fatiga y malestar psicológico. Según un estudio publicado en Sleep, el sonambulismo adulto es más grave de lo que se piensa y puede inducir a conductas violentas y llegar afectar a la salud de los que lo padecen.

«Hemos visto una mayor frecuencia de síntomas durante el día como somnolencia, fatiga, insomnio, depresión y ansiedad así como una calidad de vida alterada en los pacientes con sonambulismo cuando se les compara con voluntarios no sonámbulos», explica Yves Dauvilliers, director del Laboratorio del Sueño del Hospital en Montpellier, (Francia) y autor principal. En su opinión, «lo que generalmente se considera una enfermedad benigna, el sonambulismo adulto, es una enfermedad potencialmente grave y las consecuencias de los episodios de sonambulismo no deben ser ignoradas».

Los resultados de este trabajo, que analizó a 100 personas diagnósticadas de sonambulismo y otros 100 casos control, muestran que el 22,8 por ciento de los sonámbulos presentan episodios nocturnos diarios y que 43,5 por ciento semanales. Además, en un 58% de las personas sonámbulas presentan comportamientos violentos relacionados con el sueño -17 por ciento que tuvieron al menos un episodio de lesiones en la pareja que requirió atención médica-. Las lesiones más frecuentes fueron hematomas, hemorragias nasales y fracturas, y uno de los participantes había sufrido múltiples fracturas y traumatismos graves en la cabeza después de saltar por una ventana del tercer piso.

El sonambulismo es una parasomnia frecuente que afecta hasta un 4% de los adultos. Durante un episodio de sonambulismo el cerebro está parcialmente despierto, dando lugar a comportamientos complejos, pero no hay conocimiento de las acciones.

Estrés y sueño

Los expertos identificaron algunos factores desencadenantes que aumentan la frecuencia y gravedad de los episodios, especialmente relacionados con eventos estresantes y fuertes emociones positivas, privación del sueño y, con menor frecuencia, ingesta de drogas o alcohol o actividad física intensa nocturna.

Los investigadores concluyen que «el sonambulismo es una entidad infradiagnosticada que tiene consecuencias diurnas y produce trastornos del estado de ánimo que conducen a un mayor impacto en la calidad de vida. Su carga en los adultos necesita ser tenida en cuenta».

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon