Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un gen se asocia con la obesidad y la felicidad

25/06/2014 Ernesto Ortega
Muchas personas obesas son también felices. Fotolia © ABC Muchas personas obesas son también felices. Fotolia

Un gen parece, según un equipo de la Universidad McMaster (Canadá), ser responsable de que algunas personas obesas sean también felices. Los científicos aseguran haber encontrado pruebas de que el gen FTO -el principal contribuyente genético a la obesidad- se asocia con una reducción del 8% por ciento de reducción en el riesgo de la depresión. En otras palabras, no se trataría sólo de un gen de la obesidad, sino de un «gen de la felicidad»

Los autores de la investigación, publicada en la revistaMolecular Psychiatry, reconocen que aunque la cifra es modesta, identifica una nueva base molecular para la depresión.

Los estudios de familias con gemelos, hermanos y hermanas, han demostrado un componente genético en el 40 por ciento de los casos de depresión. Sin embargo, cuando se ha tratado de asociar genes con la depresión no se han logrado resultados concluyentes.

Relación equivocada

Muchas personas obesas son también felices. Fotolia

Además, estos resultados desafían la percepción común de la relación recíproca entre la depresión y la obesidad: es decir, que las personas obesas se deprimen debido a su apariencia y la discriminación social y económica, y que las personas deprimidas pueden llevar estilos de vida menos activos y cambiar los hábitos alimenticios para hacer frente a la depresión que los termina por convertir en obesos.

Los investigadores valoraron el estado genético y psiquiátrico de los pacientes incluidos en el estudio EpiDREAM, que analizó 17.200 muestras de ADN de participantes de 21 países. Así, se encontraron con que la variante genética del FTO que predispone a la obesidad previamente identificada estaba asociada con una reducción del riesgo de depresión del ocho por ciento. Los datos se confirmaron mediante el análisis del estado de los pacientes en otros tres estudios internacionales.

Papel protector

Los investigadores reconocen que el hecho de que el gen de la obesidad tenga un papel protector sobre la depresión se haya identificado en otros cuatro estudios diferentes apoya su conclusión. Así, subrayan que es «la primera evidencia» de que el gen FTO se asocia con la protección frente a la depresión mayor, independientemente de su efecto sobre el índice de masa corporal.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon