Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Un nuevo estudio asocia la vacuna de la gripe con un mínimo riesgo de parálisis

25/06/2014 Ernesto Ortega

Los espermatozoides se mueve más rápido en invierno

La vacuna monovalante inactivada para la gripe A (H1N1) parece estar asociada con un mayor riesgo de síndrome de Guillain-Barré, un trastorno autoinmune del sistema nervioso periférico, donde el cuerpo comienza a atacar los nervios implicados en el movimiento, y a veces la respiración y otras funciones, según una investigación publicada en la revista The Lancet. 

No es éste el primer estudio, ni el último, que analiza esta relación. En 2011 se publicó un extenso análisis en British Medical Journal que confirmaba que no existe vínculo entre la vacuna de la gripe A H1N1 y el síndrome de Guillain-Barre. Los datos del estudio señalaban que las vacunas que tienen adyuvante (un adyuvante es una sustancia añadida a una vacuna para estimular la respuesta del sistema inmunológico ante la vacuna) empleadas durante la pandemia de la gripe A en 2009 no incrementaron sustancialmente el riesgo de síndrome de Guillain-Barré. Otro estudio, publicado en JAMA en 2012 y realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Laval, en Quebec (Canadá), llegó a la conclusión que la vacuna de la gripe H1N1 se asociaba con un riesgo pequeño pero significativo de padecer esta enfermedad.


El síndrome de Guillain-Barré se caracteriza, en general, por un rápido desarrollo de debilidad motora y arreflexia (ausencia de reflejos). Se cree que esta enfermedad es autoinmune, y que se activa mediante un estímulo de origen externo. Si bien es una enfermedad grave que los pacientes suelen tardar meses en recuperarse, en torno al 80 por ciento de las personas experimentan una recuperación completa con el tratamiento adecuado.

Más casos

Utilizando los datos de seis sistemas de vigilancia de eventos adversos para monitorizar la seguridad de las vacunas durante el programa de vacunación de 2009 en EE.UU., un grupo de investigadores del National Vaccine Program Office analizó el número de casos de síndrome de Guillain-Barré que se produjeron entre los cerca de 23 millones de personas que recibieron la vacuna. En total, los investigadores registraron 77 casos de síndrome de Guillain-Barré 91 días después de la administración de la vacuna H1N1 y calcularon que la tasa de incidencia del síndrome de Guillain-Barré fue 2,35 veces mayor en los 42 días posteriores a la vacunación en comparación con un periodo de tiempo más tardío.

Dado que este síndrome se cree que afecta a una persona de cada 100.000 en la población de referencia, esto equivale a alrededor de 1,6 casos excesivos del síndrome en cada millón de personas vacunadas.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon