Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una dieta salada durante la infancia causa adultos hipertensos

25/06/2014 S. Gutiérrez
Muchos menús de comida rápida, que incluyen hamburguesa, patatas medianas y refresco, contienen casi 4g de sodio © ABC Muchos menús de comida rápida, que incluyen hamburguesa, patatas medianas y refresco, contienen casi 4g de sodio

Demasiada sal durante la infancia puede ser un peligroso factor de riesgo para tener la tensión arterial elevada de adultos. En un estudio publicado en la revista Pediatrics, un equipo de investigadores de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) aseguran que algunos niños están consumiendo tanta sal como los adultos, lo que eleva el riesgo de desarrollar hipertensión, un factor de riesgo para la enfermedad cardíaca y la muerte prematura. En el caso de EE.UU. el riesgo de tener hipertensión arterial de adulto es del 37% en los niños con sobrepeso u obesidad.

Según la Academia Americana de Pediatría, las recomendaciones diarias de sodio, para niños de 1 a 3 años, estarían por debajo de los 1.500mg diarios, menos de 1.900mg en los de 4 a 8 años, menor a 2.200mg en los de 9 a 13 y inferiores a 2.300mg en los de 14 a 18 años. Sin embargo, muchos menús de comida rápida, que incluyen hamburguesa, patatas medianas y refresco de medio litro, contienen casi 4g de sodio en una sola comida, algo que claramente supera las dosis recomendadas.

Demasiada sal

Los científicos han revisado datos de 6.235 niños de entre 8 y 18 años en EE.UU. Se contemplaron aspectos como la dieta y la presión arterial. Sus datos muestran que los más de 6.200 niños que participaron en la investigación consumieron de media 3.400 miligramos de sal diariamente, es decir 1.000 miligramos más (47%) que la dosis máxima recomendada (2.300 mg). 

El estudio revela que un 15% sufría una presión arterial elevada.

Los niños mayores tienden a consumir más sal que los más pequeños. Y, dicen los autores, a mayor cantidad de sal, mayor presión arterial. Así, el informe afirma que los niños con el mayor consumo de sodio tenían el doble de probabilidades de tener pre-hipertensión o hipertensión que los que consumían la menor cantidad de sal. Además, los niños que consumían más sal y tenían sobrepeso o eran obesos triplicaban el riesgo de hipertensión.

Los expertos, coordinados por Quanhe Yang , advierten que la hipertensión es un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular. Si eso se le añade el sobrepeso o la obesidad, podemos estar hablando de una generación de adultos más cardiovulnerables.

Cesta de la compra

Muchos menús de comida rápida, que incluyen hamburguesa, patatas medianas y refresco, contienen casi 4g de sodio

La buena noticia, sin embargo, es que la reducción en la ingesta de sal entre los niños puede tener un profundo efecto en la presión arterial y disminuir el riesgo de hipertensión que la pérdida de peso sea o restricción de sodio solo. «Si podemos reducir la ingesta de sal inicio en la infancia, ello se traduciría en un cambio significativo en la presión arterial de la población, tanto ahora como en el futuro», señalan.

Otro dato del estudio señala que más del 75% de la sal consumida por los estadounidenses proviene de alimentos industrializados y de restaurantes. En España, según la Sociedad Española de Hipertensión - Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), el 80% de la sal que consumimos proviene de las conservas y precocinados.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon