Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Una enfermedad autoinmune puede dar las claves para la vacuna del sida

Home-HealthAndFitness 10/03/2014 E. ORTEGA
Una enfermedad autoinmune puede dar las claves para la vacuna del sida © ABC Una enfermedad autoinmune puede dar las claves para la vacuna del sida

La capacidad de una única persona para generar anticuerpos esenciales para controlar la infección del VIH puede haber proporcionado información clave para desarrollar la tan ansiada vacuna del virus del sida. La persona en cuestión padece un tipo de especial lupus, una rara enfermedad en la que el sistema inmune ataca las células y los tejidos del organismo, y además está infectada con el VIH. Y, tal y como explica un artículo que se ha publicado hoy en «The Journal of Clinical Investigation», su sistema inmune ha sido capaz de generar un tipo de anticuerpos neutralizantes, anticuerpos claves en la respuesta inmune, que se consideran esenciales para que una vacuna obtenga una respuesta efectiva contra el virus del sida.

«Hemos encontrado una persona con lupus eritomatoso sistémico (LES) con infección crónica por el VIH para determinar y hemos visto que su respuesta inmune, especial debido a su enfermedad, produce este tipo de anticuerpos neutralizantes de amplio espectro claves para desarrollar una vacuna», apunta Barton F. Haynes, director del Instituto de Vacunas Humanas de la Universidad de Duke, en EE.UU., y autor principal del estudio. Además, señala, gracias a él tenemos un mejor comprensión de los procesos involucrados en la respuesta inmunológica.

Uno de los mayores obstáculos para la creación de una vacuna eficaz contra el VIH ha sido la dificultad en la obtención de una amplia respuesta de anticuerpos neutralizantes, anticuerpos que en ocasiones se generan en algunas personas infectadas con el VIH, aunque no antes de los 2 años de la infección.

En 2005, el equipo de Haynes encontró que algunos anticuerpos neutralizantes de amplio espectro contra el VIH desencadenaban una reacción cruzada con los tejidos del cuerpo, en un proceso llamado autorreactividad Los anticuerpos autorreactivos, explica Haynes, están bajo control del sistema de tolerancia del sistema inmune.

Control de tolerancia

La hipótesis de Haynes ha sido que estos anticuerpos neutralizantes autorreactivos no se producen de forma rutinaria porque nuestro propio sistema inmune los considera nocivos y, por está razón, los mantiene bloqueados. Así, el VIH encuentra un mecanismo de escape único ante estos anticuerpos neutralizantes y se adapta hasta asemejarse a los tejidos del organismo. Sin embargo, en una enfermedad autoinmune como el lupus, dichos controles de tolerancia inmune son defectuosos, por lo que los anticuerpos neutralizantes se siguen desarrollando.

Ahora Haynes y Mattia Bonsignori han identificado a un individuo con lupus pero infectado también con el VIH que , después de varios años, ha generado los anticuerpos neutralizantes deseados. Cabe destacar que los anticuerpos ampliamente neutralizantes que se encuentran en el individuo con lupus era autorreactivos y reaccionaron con moléculas similares en el cuerpo llamadas ADN de doble cadena (dsDNA, por sus siglas en inglés), que se producen en personas con lupus que no tienen el VIH. «La reactividad cruzada del anticuerpo neutralizante con dsDNA fue muy sorprendente y proporcionó apoyo a la hipótesis de que los anticuerpos ampliamente neutralizantes son similares a los anticuerpos que aparecen en los pacientes con lupus que no están infectados con el VIH», explica Bonsignori.

Ahora bien, los resultados no sugieren de ninguna manera que los individuos con lupus son inmunes al VIH y, que éstos como el resto de las personas deben protegerse para no ser infectados por el virus, pero sí que plantean que cuando las personas con lupus no se infectan por VIH, con el tiempo pueden producir anticuerpos ampliamente neutralizantes, aunque por desgracia demasiado tarde para ayudar a combatir la infección.

«Nuestro estudio es decisivo para nuestra comprensión de la biología de las respuestas de los anticuerpos a ante el VIH –señala Bonsignori-. Tenemos la esperanza de que nos ayudarán a mejorar las estrategias para el diseño de vacunas experimentales capaces de superar el control de la tolerancia».

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon