Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Vientre plano: los mejores alimentos, ejercicios y hábitos para lograrlo

mujerhoy.com mujerhoy.com 12/06/2014 Mujerhoy.com / Raquel Alcolea / Silvia Torres
Una mujer con el vientre plano sostiene un reloj en sus manos © MujerHoy Una mujer con el vientre plano sostiene un reloj en sus manos

Objetivo, vientre plano. Una "tripita" lisa no sólo es saludable, sino que además favorece, contribuye a una silueta estilizada y además hace que la ropa siente mucho mejor.

A medida que se acerca el verano o las altas temperaturas, la necesidad de eliminar esos kilitos de más en la tripa puede llegar a convertirse en una obsesión. Sin embargo, los expertos, entre ellos la nutricionista estadounidense Cynthia Sass, tienen claro que es una utopia pretender tener un vientre plano las 24 horas del día. "Después de comer y beber, la comida y los líquidos ocupan un espacio en el estómago y los intestinos, y eso significa algo de expansión en la zona abdominal".

Esto quiere decir que tener la tripa hinchada no indica necesariamente un problema de salud, pero sí es cierto que algunos alimentos pueden favorecer la inflamación del vientre mientras otros tienen un efecto casi nulo y permiten mantener el abdomen plano.

Los mejores alimentos para un vientre plano:

Pepinos. Al igual que reducen la inflamación de los ojos, disminuyen la del intestino. Este vegetal contiene quercetina un flavonoide antioxidante que ayude a reducir la inflamación. Se ha demostrado en varios estudios que el pepino es capaz de inhibir la actividad de las enzimas pro inflamatorias.

Plátanos. Es un alimento rico en potasio , al igual que el aguacate, los kiwis y las naranjas. Todos ellos previenen la retención de líquido regulando los niveles de sodio. En el caso de las bananas, al ser ricas en fibra soluble con un buen remedio para el estreñimiento.

Papaya. Contiene una enzima (papain) que facilita la digestión. Además se le atribuyen propiedades anti inflamatorias, así como una gran riqueza de fibras que fortalecen el tracto digestivo.

Espárragos. Es el super alimento antiinflamatorio pues ayuda a eliminar todo el exceso de agua del organismo, aliviando toda la inflamación y la incomodidad generado por las digestiones largas.

Yogurt con probióticos. Las bacterias del yogurt son probióticas y ayudan a regular la digestión y a mantener el buen estado del tracto digestivo.

Gengibre. Es un antiinflamatorio natural y una gran ayuda para la digestión porque relaja los músculos del tracto digestivo, lo cual alivia y reduce la inflamación. Además, contiene una enzima que absorbe las proteínas, reduciendo los gases producidos por las proteínas.

Los hábitos más saludables

Pero para que la alimentación sea efectiva, es importante que vaya acompañada de ejercicio y de unos hábitos de vida concretos. Con la ayuda de Irene Cañadas, nutricionista de myBodyStores.com y Álex Vidal, nutricionista de Alimenta't, Institut d'Educación Nutricional, recopilamos las siete claves que te ayudarán a poner a punto tu vientre de cara al verano:

1. Establece una rutina de ejercicios diaria. Con solo 10 minutos al día tu cuerpo puede cambiar de manera radical. Coge una rutina, por ejemplo, por la mañana o antes de cenar, y durante unos 10 minutos prepara una tabla de cuatro ejercicios abdominales de tres series cada una. "Es importante que seas constante y lo asumas como algo tan cotidiano como lavarte los dientes", explica Irene Cañadas. "Si hablamos de eliminar grasa abdominal no podemos buscar o pretender encontrar una dieta o alimentos que reduzcan la grasa de una zona tan específica. Tenemos que ver nuestro cuerpo como un todo. No podemos olvidar que la "estructura" que más grasa puede quemar es el músculo y que por lo tanto el ejercicio físico debe ser nuestro mejor aliado para conseguir tal fin", aclara Álex Vidal.

2. Bebe mucho líquido a lo largo de la jornada e intenta introducir en tu rutina diuréticos que te ayuden a eliminar líquidos. "La cola de caballo, el té verde o la alcachofa serán grandes aliados para reducir la zona abdominal en poco tiempo", comenta Cañadas.

3. ¡Cuidado con los gases! Inflaman tu vientre y te hacen sentir hinchada. Evítalos reduciendo el consumo de lácteos, los alimentos ricos en grasas, los vegetales como el brécol, la coliflor, el repollo, el pimiento, el maíz, las cebollas o los rábanos. Igualmente, las legumbres secas y los endulzantes artificiales. Irene Cañadas aconseja evitar también las ciruelas y las uvas, así como los cereales como el trigo y el pan elaborado a base de salvado, mientras que Álex Vidal recomienda reducir la ingesta de líquidos/agua en las comidas (por la mayor posibilidad de absorber aire mientras bebemos comiendo), evitar el consumo de refrescos y bebidas con gas, así como los productos o alimentos que contengan edulcorantes artificiales como manitol, sorbitol. Las frutas ricas en enzimas ayudan a mejorar el proceso de la digestión (piña o papaya, por ejemplo).

4. Olvídate de las cenas copiosas y pásate a las carnes y pescados blancos combinados con verduras de bajo índice glucémico. Intenta cenar entre tres y cuatro horas antes de irte a dormir y recuerda que mientras duermes las calorías no se consumen, ¡se acumulan!

5. Prueba con los quemadores de grasa. Quizás todos estos consejos ya los has probado y no acabas de encontrar el impulsor que te ayuden a bajar los últimos centímetros. ¡Prueba con los quemadores de grasa! El CLA o la L-Carnitina actúan de manera rápida y efectiva y pueden ser la solución final.

6. Equilibrio. Si realizas una comida cada 3 o 4 horas (dando protagonismo a alimentos de origen vegetal ricos en fibra como frutas, verduras y hortalizas) conseguiremos una ingesta calórica balanceada y reduciremos la posibilidad de "comer más de lo que toca" durante nuestra jornada.

7. Mastica mucho y cuida la respiración. Masticar bien la comida facilita la digestión y también contribuye a acelerar la sensación de saciedad. También es importante respirar e inspirar de forma correcta. Esto implica mantener la mayor distancia posible entre la nuca y el perineo, con el vientre metido hacia adentro, como haría una bailarina de ballet.

El orden de los factores sí altera el producto

Coloca los abdominales en el último lugar de la lista. Según explica Myatt Murphy, autor del best seller 'The Body you want in the time you have', el orden para conseguir un abdomen plano es el siguiente: dieta, ejercicio cardiovascular, construir músculo, y, en cuarto y último lugar, los abdominales.

Si quieres perder de modo seguro 1 kilo a la semana ésta sería la rutina a seguir: Pasar una hora preparando comida sana, veinte minutos de cardio entre tres y cinco veces por semana, quince minutos haciendo ejercicios de fuerza tres veces por semana, y finalmente 5 minutos diarios tres veces por semana haciendo abdominales.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mujer Hoy

image beaconimage beaconimage beacon