Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Vitamin B9

01/01/2015

Resumen

Quizá has oído que las mujeres deben tomar folato, antes y durante el embarazo, para prevenir defectos congénitos. Y es cierto. El folato, una vitamina hidrosoluble del grupo B, favorece la producción de ADN y forma células nuevas sanas, por lo que es de gran importancia para las futuras madres. Sin embargo, todos necesitamos folato, porque junto con la vitamina B12, contribuye a crear glóbulos rojos normales. Existen dos formas de folato en nuestra dieta: el que procede de forma natural de los alimentos, conocido como folato alimentario, y el ácido fólico, que es la forma usada en los aportes complementarios y alimentos enriquecidos.

Las mejores fuentes alimentarias

Entre los alimentos ricos en folato están las verduras de color verde oscuro, las judías y los cereales enriquecidos. Algunas frutas, como el melón verde, las naranjas y los zumos de pomelo son también ricos en folato. En 1998, con el fin de prevenir la anomalía congénita del tubo neural (anomalía en el cerebro o la columna vertebral del feto), las autoridades federales de Estados Unidos comenzaron a exigir a los fabricantes que enriquecieran con ácido fólico los productos elaborados con cereales. Por ello, productos como el pan, la pasta, la harina, los cereales de desayuno y el arroz pueden contribuir notablemente al aporte de folato.

Con una combinación de alimentos enriquecidos y naturales conseguirás el folato que necesitas fácilmente.

Ingesta inadecuada y carencias

Con el tiempo, una ingesta insuficiente de folato puede dar lugar a anemia megaloblástica, una enfermedad que provoca que los glóbulos rojos adopten un tamaño anormalmente grande y no transporten oxígeno para alimentar correctamente a las células del cuerpo. Los síntomas de esta patología son debilidad, cansancio, irritabilidad, dificultad para concentrarse y dificultad para respirar. Si va acompañada por carencias de hierro o vitamina B12, que tienen síntomas similares, esta afección sería difícil de diagnosticar.

Las mujeres embarazadas que no toman suficiente folato, especialmente durante el primer trimestre, corren el riesgo de tener un bebé con una anomalía congénita del tubo neural.

Ingesta excesiva

Un consumo excesivo de folato a través de los alimentos, no parece tener efectos adversos, al menos no en personas sanas. Pero tampoco vayas ahora a ingerir de forma masiva folato: los científicos dicen que una cantidad por encima de la recomendada no aporta ningún beneficio.

Las personas con riesgo de tener carencia de vitamina B12, deben tener especial cuidado de no tomar demasiado ácido fólico con aportes complementarios y alimentos enriquecidos. Un alto consumo de ácido fólico complementario puede enmascarar o retrasar el diagnóstico de carencia de vitamina B12, lo que puede poner a estas personas en riesgo de padecer lesiones neurológicas. La carencia de vitamina B12 impide que el cuerpo produzca glóbulos rojos suficientes y que las células del cuerpo reciban el oxígeno que necesitan. Si la concentración de vitamina B12 permanece baja durante demasiado tiempo, puede dar lugar a daños celulares irreversibles en el cerebro y en los nervios.

Las personas más expuestas a padecer carencia de vitamina B12 son aquellas que siguen una dieta vegana (la vitamina B12 se encuentra en los alimentos de origen animal), adultos mayores de 50 años (que con frecuencia no producen suficientes enzimas digestivas, necesarias para una absorción eficaz de la vitamina B12) y toda persona que tenga algún problema digestivo que disminuya la absorción de nutrientes (por ejemplo, la celiaquía o la enfermedad de Crohn). Consulta a tu médico si estás en alguno de estos grupos.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon