Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Vitamin C

01/01/2015

Resumen

La vitamina C es una vitamina hidrosoluble conocida por su función en el sistema inmunológico: protege de infecciones, ayuda a cicatrizar heridas y cortes y contribuye a la formación y reparación de los glóbulos rojos. La vitamina C también interviene en la producción de colágeno, un importante tejido conjuntivo en el cuerpo, y ayuda al organismo a absorber el hierro procedente de las plantas que comemos. Además, la vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, puede actuar como antioxidante protector de las células y los tejidos del cuerpo frente a daños causados por los radicales libres.

Las mejores fuentes alimentarias

La mayoría de las frutas y verduras son excelentes fuentes de vitamina C. Entre las frutas se encuentran el melón, el pomelo, la naranja, la papaya y la fresa. Entre las fuentes vegetales ricas en esta vitamina se incluyen las verduras de hojas verde oscuro, el boniato y el pimiento rojo. Algunos zumos y bebidas de frutas también están enriquecidos con vitamina C.

Ingesta inadecuada y carencias

La deficiencia severa de vitamina C es poco habitual en los países desarrollados. Una deficiencia severa a largo plazo podría degenerar en escorbuto. Los síntomas del escorbuto incluyen inflamación y sangrado de las encías, problemas de cicatrización de heridas y sangrado excesivo. Antes, el escorbuto era habitual entre marineros que pasaban un largo periodo de tiempo en el mar. Cuando se descubrió su origen, se empezó a añadir lima y otros alimentos cítricos a la dieta de a bordo en viajes largos, con lo que se puso fin al problema.

Las personas que fuman necesitan ingerir 35 mg más al día de vitamina C que los no fumadores. Los científicos no han podido determinar por qué motivo esto es así, solo han observado que, en los fumadores, los niveles en sangre de la vitamina son inferiores a los de los no fumadores, a pesar de ingerir las mismas cantidades, y que los organismos de los fumadores tienden a utilizar y metabolizar más vitamina C. Por eso, también se anima a los no fumadores que estén regularmente expuestos al humo del tabaco, a que hagan lo posible por satisfacer y aumentar los niveles diarios recomendados de vitamina C.

Ingesta excesiva

Unas dosis elevadas de vitamina C, principalmente a través de suplementos, pueden dar lugar a trastornos gastrointestinales, como diarrea e hinchazón.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon