Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Y a los cuatro años volvió a caminar

25/06/2014 Ernesto Ortega
Muchas personas no pueden volver a caminar tras una lesión medular © ABC Muchas personas no pueden volver a caminar tras una lesión medular

Muchas personas no pueden volver a caminar tras una lesión medular

Después de cuatro años de reclusión en una silla de ruedas, Rick Constantino, de 58 años, puede volver a caminar de nuevo tras de someterse a una cirugía, denominada neurotomía periférica selectiva, que ha logrado reparar el uso de su pierna.

Constantino tuvo un derrame cerebral después de un accidente de coche, lo que le provocó una parálisis en el lado derecho de su cuerpo. Los músculos de las piernas no respondían y no podía caminar, explica Justin Brown, cirujano de la Universidad de California-San Diego (EE.UU.), centro donde se ha hecho la intervención.

«Tras mi lesión me dijeron que nunca volvería a caminar y que pasaría el resto de mi vida en una silla de ruedas; ahora, gracias a la cirugía, ya puedo apoyar el pie en el suelo para caminar», señala Constantino.

Antes de la cirugía, el paciente se sometió a tratamientos con botox y rehabilitación física en un intento de restaurar el uso de su pierna. Los resultados fueron positivos, pero insuficientes. «Cuando las demás opciones no lograron resultados satisfactorios, se optó por la cirugía», señala Brown. La intervención quirúrgica tuvo lugar un viernes y dos semanas más tarde estaba caminando sin andador e incluso ha completado una carrera de 1,5km sin ayuda.

Espasticidad

La cirugía, denominada neurotomía periférica selectiva, es un procedimiento que se realiza con a través de un microscopio. Se hace una incisión detrás de la rodilla para llegar al nervio tibial y a continuación se recortan los ramos nerviosos molestos hasta en un 80 por ciento. Cortar el nervio reduce el «ruido» que se transmite de nuevo a la médula espinal, lo que causa la espasticidad o rigidez muscular.

Los expertos creen que dependiendo de cada paciente y de sus antecedentes, la técnica puede ser apropiada para los pacientes con lesiones cerebrales y de médula espinal, accidentes cerebrovasculares o tumores, parálisis cerebral o esclerosis múltiple.

Gestión anuncios
Gestión anuncios
image beaconimage beaconimage beacon