Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

'París puede esperar': los cinco roadtrips que querrás hacer por Francia

Logotipo de Traveler Traveler 15/06/2017 Traveler

© Proporcionado por Traveler

"Conducir es la única manera de ver un país"

“Finjamos que no sabemos dónde vamos o ni siquiera dónde estamos”, le dice Jacques (Arnaud Viard) a Anne (Diane Lane) en París puede esperar, la ópera prima a los 80 años de una veterana detrás de las cámaras del cine, Eleanor Coppola, mujer de Francis Ford Coppola, madre de Sofia, Roman y Gian-Carlo Coppola.

Ese es el perfecto comienzo de un viaje idílico en coche, del roadtrip perfecto. Ellos se suben a un descapotable en la Costa Azul francesa con destino París, pero él tiene otras ideas para hacer el viaje más placentero y sensorial. When in France… deberías probar tantos vinos como puedas, maridarlos con tantos quesos como puedas, recorrer sus carreteras entre árboles, al borde de los campos de lavanda…

París puede esperar y recorrer Francia en coche es uno de los mejores planes para un verano perfecto. Quizá tan inolvidable como para Anne (¿un álter ego de Eleanor con ese marido gran figura del cine que no la hace caso? La peli tiene su miga). Así que repasamos su roadtrip y te proponemos otros igual de hedonistas.

 

DE CANNES A PARÍS

Entre 800 y 900 kilómetros. Según las carreteras que elijas. ¿Nuestra recomedación? Cuanto más pequeñas, mejor. Selecciona “Evitar autopistas” en el navegador y conduce y para tantas veces como lo hacen Jacques y Anne.

Su recorrido: arranca en Cannes, La Croisette y sus hoteles de lujo la dejan pronto atrás para recorrer La Provenza francesa. Los campos de lavanda y flores aromáticas, los mercados con telas primaverales y la Montaigne Sainte Victoire, la misma que pintó Cézanne. Atraviesas Aix-en-Provence, Arles y llegas, como ellos, hasta Pont du Gard para hacer un picnic a sus pies con los panes y quesos que antes compraste en algún mercado local.

Desde ahí continúan hasta Lyon por el borde del Ródano. Y en Lyon entran en el Musée Miniature et Cinéma (Museo de miniaturas y cine) y en el Musée des Tissus (el Museo de las telas); comen en Daniel et Denise, esos pequeños bistrós de manteles de cuadros rojos que deberías buscar siempre en tus viajes y se detienen en Vézelay, uno de los pueblos más bonitos de Francia, para apreciar su catedral.

Otras paradas recomendables: Avignon, Rousillon, Les Baux-de-Provence. Siguiendo los pasos de los impresionistas. Puedes simplemente seguir la Route Nationale 7, conocida también como la Carretera de las vacaciones.

LOS CASTILLOS DEL LOIRA

Unos 600 kilómetros, según los castillos que quieras incluir. Tienes 21 para elegir. Duración: al menos piensa en una semana. Recorrido: puedes seguir itinerarios ya elegidos por las guías profesionales, puedes inventarte el tuyo propio, según los castillos que más te interesen. Puedes empezar por el extremo más occidental en Saumur (y su castillo) o por el más oriental en Sancerre.

Paradas muy recomendables: los castillos de Chambord, Chenonceau, Amboise, Azay-Le-Rideau, Blois, Cheverny (y buscar a Tintín), Clos-Luce (o la casa de Leonardo Da Vinci), Langeais, Villandry (y sus huertas y jardines), Sully-sur-Loire, Loches…¿Lo mejor de este viaje? Que es perfecto para hacer en familia, con niños de cualquier edad que se divertirán con las historias de príncipes, princesas, reyes y reinas, auténticos culebrones para los adultos.

LA RUTA DE LOS VINOS DE ALSACIA

De Thann a Marlenheim, unos 121 kilómetros. Recorrido: la región nordeste de Francia que se divide en el Bajo Rin y el Alto Rin y hace frontera con Alemania y Suiza. Es una carretera claramente señalizada, un recorrido turístico bien pensado por los franceses para que conozcas algunos de sus pueblos más pintorescos y pruebes sus mejores vinos.

Paradas: pueblos de nombre casi impronunciable por la influencia alemana como Eguisheim, Riquewihr, el Castillo de Haut-Kœnigsbourg, Kirrwiller… Un desvío a Colmar. ¿Fin del viaje? Cuando termines con los vinos y los pueblos idílicos, visita Estrasburgo y su catedral.

DEL SURF A LOS VINOS: DE BIARRITZ A BURDEOS

Es un viaje de 200 kilómetros lleno de paradas intermedias. Recorrido: un road trip que incluye deporte, mar, gastronomía y buen vino es todo lo que puedes necesitar para concentrar en unas vacaciones perfectas de una semana.

Paradas: Biarritz, como punto de partida y sus playas y cultura surfista, Anglet y Bayonne; sigue las olas hasta Hossegor y Mimizan Plage; y acaba en Burdeos donde empieza la segunda parte del viaje, los vinos. Desde ahí, al menos una excursión obligatoria: Saint-Émilion.

GALETTES Y PLAYAS: NORMANDÍA Y BRETAÑA

Pueden llegar a ser mil kilómetros si quieres recorrer las dos regiones enteras. Al menos, reserva una semana, más de 10 días si vas en coche hasta allí. La mejor idea y te recorres todo entrando y saliendo de la costa.

Recorrido: desde Nantes, que no es Bretaña, pero es un buen punto de salida (podrías empezar incluso antes, en La Rochelle), a Rouen. Paradas: Erdeven, Ile-Tudy, Rochefor-en-Terre, Moncontour, Brest, St. Malo, el Monte St. Michel, Saint-Suliac, Rennes en Bretaña, donde también puedes enlazar con los recorridos de las esclusas y sus casas. Ya en Normandía: Bayeux (el desembarco de Normandía), Lyons-la-Forêt, Caen, Le Havre y Rouen.Y como los castillos del Loira, es un viaje perfecto para hacer con niños.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Traveler

image beaconimage beaconimage beacon